¿Qué debo considerar antes de animarme a comprar una vivienda?

Escribe Nalú Luna Mirano, consultora jurídica en materia inmobiliaria.

5175

El sueño de la casa propia o departamento propio está siempre presente en nuestros proyectos de inicios de año, especialmente si ya tenemos algunos ahorros, un trabajo aunque sea medio estable, o tenemos familia y el cuerpo nos pide a gritos independizarnos.

Sin embargo, te animo a que tomes con calma esta empresa y te informes porque es una de las decisiones más importantes de la vida.

1. Tipo de propiedad

Lo primero que debes tener claro es qué tipo de propiedad deseas adquirir. Si quieres mudarte ya, lo más probable es que tus opciones sean un departamento, una casa o la construcción sobre un terreno que puede que no sea tuyo.

Cualquiera sea tu respuesta, analiza tus necesidades y los pros y contras de cada opción. Por ejemplo, si quieres algo económico y cómodo, un departamento es una buena opción, a menos que tu familia tenga más de cinco integrantes y, además, seas amante de los animales y espacios abiertos. En ese caso, te conviene buscar una casa porque estarás más cómodo o cómoda.

Por otro lado, si quieres construir sobre la propiedad de tus padres o los padres de tu pareja, te sugiero que impulses los trámites de independización del terreno que vayas a construir para evitar futuros conflictos, o si tu idea es independizar un departamento, lo puedes hacer a través de un procedimiento de independización de aires. En ambos casos, debes consultar los requisitos que exige la Ley 27157, Ley de regularización de edificaciones.

2. Ubicación

Una vez que tienes claro qué tipo de propiedad deseas adquirir, es importante que sepas en qué zona deseas comprar. Los precios varían bastante dependiendo de la zona, sin embargo, siempre puedes buscar zonas que tengan accesibilidad a transporte público y privado, o distritos más económicos que limiten con la zona ideal.

Otro dato a revisar en la ubicación es el planeamiento de zonificación que tienen las municipalidades. Resulta que muchas veces queremos construir una casa o departamento en una zonificación que no lo permite. Para sacarte de todas dudas es recomendable revisar los mapas de zonificación que están disponibles en todas las municipalidades, y también en forma virtual.

3. Financiamiento

Si ya buscaste portales inmobiliarios o redes, entonces ya tienes una idea de cuánto necesitas para adquirir la propiedad que deseas. En ese caso, solo necesitas revisar tus ahorros, y ver si te alcanza o si es necesario obtener un crédito.

Ten en cuenta que la mayoría de bancos te pide al menos el 10 % del valor total de la propiedad como cuota inicial si lo que buscas es una propiedad para vivienda.

4. Bancos o financieras

Averiguar en los bancos en los que ya tienes cuentas de ahorros o tarjetas de crédito es una mejor opción porque no tienes que presentar tantos papeles para acreditar que eres sujeto de crédito, y eso acortará el tiempo de análisis de crédito y acelerará el trámite de una eventual hipoteca.

5. Montos finales

No olvides los impuestos exigidos por ley, pagos en notaría y remodelaciones si son necesarios. El monto de cuota inicial no es suficiente, además hay otros pagos fuertes, como el pago de impuestos (que en el caso del comprador es el alcabala). Los pagos en notaría los realiza el comprador y se suman al crédito hipotecario. Finalmente, considera las remodelaciones y equipamiento si son necesarios.

6. Asesoría

Contrata un profesional que te ayude en la búsqueda de tu propiedad, mejor aún si es un abogado especializado en derecho inmobiliario. Si bien ahora las redes nos proporcionan un sinfín de alternativas, las empresas inmobiliarias o los agentes inmobiliarios tienen propiedades que muchas veces están filtradas y cuentan con su respectivo estudio de títulos. Esto te evitará asumir el riesgo de fraudes inmobiliarios o ventas ficticias. Una propiedad puede tener tanta historia como la vida de varias generaciones de familias, y es necesario saber cómo revisar los documentos legales para verificar que la propiedad está totalmente saneada, sin vicios ni defectos que la graven.

7. Sé diligente

Involúcrate en la compra de tu propiedad. Revisa los documentos y pregunta a la persona que te está asesorando. La parte más interesada en esta compra eres tú. Aunque no seas abogado, hay documentos que puedes revisar. Por ejemplo, en una compraventa son necesarios: la partida registral completa de la propiedad, la declaración de autoavalúo y el DNI de los propietarios. Revisa que en estos tres documentos los propietarios sean los mismos y que los nombres figuren tal cual están en los DNI. Otro documento que puedes solicitar, virtual y presencialmente, es el Certificado Registral Inmobiliario (CRI). Este documento te da un resumen de los principales datos del inmueble que deseas adquirir.

8. Visita tu futuro barrio

Date un tiempo para visitar la zona. Puede ser después del trabajo o un fin de semana. Busca un lugar tranquilo en un parque aledaño para ver con detenimiento cómo es el lugar donde podrás compartir con tu familia. Pregunta al personal de seguridad cómo es el barrio el resto de los días. La mejor información que vas a obtener es la que puedas palpar desde tu propia experiencia.

El proceso de compraventa siempre nos deja lecciones, pero, al final de todo, nos queda la satisfacción de comprar el lugar en donde haremos crecer nuestras raíces. Si ya estás en medio del proceso, te deseo ánimo, paciencia y mucho éxito.

 

Publicado el: 2 Feb 2021 a las 17:40

Comentarios: