Pagar recibos de agua y luz a nombre del propietario acredita posesión continua [Casación 619-2018, Huánuco]

45357

Sumilla: El demandante y su madre han ejecutado actos posesorios de manera continua, pública y pacífica, pero no como titulares del derecho de propiedad sobre el bien sublitis, sino reconociendo que la titularidad del derecho de propiedad sobre el mismo es la demandada, esto es, sin intencionalidad de poseer como propietario; siendo que cualquier reconocimiento expreso o tácito del derecho del dueño implica falta de posesión a título de dueño.


Corte Suprema de Justicia de la República
Sala Civil Permanente
CASACIÓN N° 619-2018,Huánuco
PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA

Lima, seis de julio de dos mil veintiuno.

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

I. VISTA, la causa número seiscientos diecinueve – dos mil dieciocho, en audiencia pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a ley, y de conformidad con el Dictamen Fiscal 287-2018-MP-FN-FSC de fecha doce de diciembre de dos mil dieciocho se emite la siguiente sentencia:

I.1. Asunto

Viene a conocimiento de este Supremo Tribunal, el recurso de casación interpuesto por Wenceslao Pacheco Gómez[1], contra la sentencia de vista de fecha dos de noviembre de dos mil diecisiete[2], que revoca la sentencia apelada[3], de fecha veinticuatro de marzo de dos mil diecisiete, que declara infundada la demanda sobre prescripción adquisitiva de dominio; y reformándola, la declararon fundada, con lo demás que contiene.

I.2. Antecedentes

a. Demanda

Alfredo José Chávez Galarza interpone demanda de prescripción adquisitiva de dominio de bien inmueble, a efectos de que se le declare propietario y titular registral del inmueble ubicado en el Lote 14 de la Manzana “E” zona 1 Parcela A-2 de la Urbanización 1 Lote 14 con numeración 537-539-541 de la urbanización de Paucarbambilla, distrito de Amarilis, provincia y departamento de Huánuco inscrito en la Ficha N° 24945 y su continuación en la Partid a N° 02018864 del Registro de Propiedad Inmueble de la Oficina Registral de Huánuco.

Señala como argumento que sustenta su demanda: (i) Que su persona cumple con lo normado, puesto que viene poseyendo el bien inmueble materia de prescripción desde mil novecientos setenta y siete, es decir treinta y cinco años de manera pública, continua y pacífica; que su madre Yolanda Galarza Salazar adquirió el bien inmueble materia de litis mediante contrato celebrado en confianza plena y buena fe en mil novecientos setenta y siete con los señores Julia Rosalía Olaza Peña y su cónyuge Wenceslao Pacheco Gómez, prueba de ello es que jamás se les perturbó, contrarió o incomodó en su posesión, siendo que luego de contratar conjuntamente su señora madre y sus hermanos Meyer, Ana María y su persona, ingresaron a posesionar el bien inmueble, posesión que mantiene y continua ejerciendo en forma ininterrumpida ahora con su cónyuge e hijos; (ii) este derecho real se demuestra efectivamente con el ejercicio concreto de actos materiales de posesión del bien, siendo que como se advierte de los medios probatorios que el recurrente se comportó y actuó como propietario, efectuando pagos de impuesto predial y recibos de agua y luz eléctrica, que si bien es cierto aparecen hasta el dos mil cinco a favor de los ahora demandados, también es verdad que tiene en su poder todos los recibos o comprobantes porque es quien efectuó y continuó realizando los pagos, cumpliendo con las obligaciones referente al bien pues se comporta hasta la actualidad como propietario a mérito del tiempo que ejerce la posesión y que a la fecha pretende se le reconozca la propiedad y titularidad registral; y (iii) al estar en contacto directo con el inmueble materia de prescripción se ejecutó actos material inherentes a la propiedad, ejerciendo una posesión continua, pública y pacifica como lo acredita con sus medios probatorios que adjunta.

b. Rebeldía

Mediante resolución número doce, se declara rebelde al demandado Wenceslao Pacheco Gómez.

c. Contestación a la demanda

David Napoleón Zelaya Huanca, en su calidad de curador procesal de la demandada Julia Rosalía Olaza Peña, ha absuelto la demanda, señalando esencialmente los siguientes argumentos de defensa: (i) El demandante argumenta poseer el bien materia de litis en tiempo mayor al estipulado en la norma sustantiva de manera, pública, continua y pacífica; sin embargo, no ha demostrado la forma pacífica de ingreso al bien y la forma como lo mantiene hasta la fecha; por lo que la concurrencia de los elementos para el sustento de la acción recae en vacías, en tal sentido no procedería otorgarle el derecho de ser propietaria a mérito de la posesión; (ii) de los medios probatorios consistentes en el permiso sanitario expedido por el Ministerio de Salud – Región de Salud Centro Oriental con fecha cuatro de mayo de mil novecientos ochenta y dos a favor de Meyer M- Chávez Galarza y el Padrón del Comité de Pro Pavimentación del Jirón Los Tulipanes Mz. E Lote N° 14 Urbanización Paucarbambilla de fecha dieciséis de agosto de mil novecientos noventa y seis en el que aparece registrada Yolanda Galarza Salazar, corresponden a terceros ajenos al demandante; y (iii) el denominado comportamiento o actuación como propietario implica mayores acciones que el habitar el inmueble, por lo que el juzgado debe dilucidar de los medios probatorios adjuntos, si realmente ha efectuado demás actos materiales u objetivos dentro del inmueble que otorguen certeza que ostenta una posesión continua y pública, más aun cuando existiendo documento como cartas notariales y denuncia al Ministerio Público contra el demandado que acreditan que nunca habitaron en forma pacífica, más por el contrario pese a todos los requerimiento que se les ha hecho llegar para que desocupen el inmueble.

d. Sentencia de mérito

Tramitada la causa conforme a ley, el Juzgado Civil Transitorio de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, mediante sentencia contenida en la resolución de fecha veinticuatro de marzo de dos mil diecisiete, que declara infundada la demanda sobre prescripción adquisitiva de dominio.

Se exponen las siguientes razones medulares que justifican la decisión: (i) Si bien es cierto que el demandante ha presentado documentales consistentes en impuesto predial del declaración jurada de autovaluo del dos mil cinco al dos mil doce, así como los recibos de los servicios de agua y luz del dos mil seis al dos mil doce, las cuales tienen como contribuyente al demandante Alfredo José Chávez Galarza, respecto al inmueble materia de litis; sin embargo del dos mil cinco al dos mil doce solamente han transcurrido siete años de que el recurrente actuó como propietario respecto del predio, toda vez que en relación a los anteriores años mil novecientos ochenta y dos, y mil novecientos noventa y uno al dos mil cinco del recibo por consumo de energía eléctrica y agua se encuentra a nombre de la demandada y titular registral Julia Rosalía Olaza Peña de Pacheco; (ii) el permiso sanitario expedido por el Ministerio de Salud Región de Salud Centro Oriental, de fecha cuatro de mayo de mil novecientos ochenta y dos, se encuentra a nombre de Meyer M. Chávez Galarza y en el Padrón del Comité de Pro Pavimentación de los Jirones Tulipanes Manzana “” Lote 14 Urbanización Paucarbambilla de fecha dieciséis de agosto de mil novecientos noventa y seis figura el nombre de su madre Yolanda Galarza; y si bien es cierto también ha presentado constancia de posesión emitido por el Presidente de la Asociación Señor Juan Miguel González Pinares de fecha veintidós de setiembre de mil novecientos ochenta y siete, así como la constancia otorgada por el actual Presidente del Consejo Directivo de Asociación señor Jofree Villanueva Ruíz de fecha quince de febrero del dos mil doce en la cual señala que el demandante Alfredo José Chávez Galarza formó parte del Consejo Directivo de la Asociación los años mil novecientos ochenta y nueve a mil novecientos noventa y uno y el memorial de fecha doce de enero del dos mil doce; sin embargo, en dichas fechas, el bien inmueble pertenecía a su señora madre Yolanda Galarza Salazar, conforme lo indica el propio accionante en su demanda, quien además falleció el veintidós de setiembre del dos mil tres; siendo además que los Certificado de Posesión N° 037-GDL-MDMA-2006, Certificado de Posesión N° 016-2011-GDURMDA y el Certificado de Posesión N° 011-2012-GDURMD A datan de los años dos mil seis, dos mil once y dos mil once, por lo que estando a lo expuesto, nos encontramos que el demandante no ha acreditado que se haya encontrado en posesión del bien inmueble materia de litis, por el plazo de diez años que exige nuestro ordenamiento adjetivo; requisito sine qua non, para la procedencia de la usucapión de un bien inmueble, tal y conforme lo establece el artículo 950 del Código Procesal Civil, el mismo que no se cumple en el caso de autos, aunado a ello, que conforme es de verse del Caso 118-2012, existe una denuncia preliminar en contra de Alfredo José Chávez Galarza por el presunto delito contra el patrimonio en la modalidad de Usurpación, Daños y Apropiación Ilícito en agravio de Wenceslao Pacheco Gómez, de lo que se colige, que la posesión ejercida por el demandante sobre el bien inmueble materia de litis, tampoco es pacífica, incumpliendo con ello con el requisito exigido por la norma acotada, que la posesión sea pública y pacífica, lo cual no se verifica en el caso de autos, debiendo por tanto desestimarse la acción interpuesta; y (iii) por otro lado el demandante señala que su extinta madre Yolanda Galarza Salazar adquirió la propiedad del inmueble mediante contrato celebrado en mil novecientos setenta y siete con los demandados Julia Rosalía Olaza Peña y Wenceslao Pacheco Peña, lo que significa que quien ejerció la posesión del inmueble fue la madre del demandante y este fue un servidor de la posesión regulado por el artículo 897 del Código Civil, el mismo que no se concibe como poseedor porque ejerce el poder posesorio de otra persona en relación de dependencia o subordinación al ser hijo de Yolanda Galarza Salazar. Al fallecimiento de su madre, el demandante ocupa el inmueble en virtud de la extensión de derecho que le confiere el referido contrato, pero resulta que el demandante no señala qué contrato celebró su madre con los demandados, menos lo ha acreditado de su existencia.

[Continúa…]

Descargue la jurisprudencia aquí


[1] Ver página 1108
[2] Ver página 1094
[3] Ver página 975

Comentarios: