Falsos positivos en las pruebas rápidas de drogas, especialmente en marihuana

759

El presente artículo nació a partir de la diversa casuística que hemos podido observar principalmente a nivel de diligencias preliminares. Hemos podido tomar conocimiento de algunos resultados a nivel policial o fiscal sobre algunas personas que pasan por los exámenes de orina tomados por personal de criminalística de la Policía Nacional para verificar si han consumido algún tipo de droga y concluyen con resultados positivos, a pesar que a través de otros medios de prueba se obtuvieron conclusiones contradictorias. Esto es lo que en la medicina forense le llaman los falsos positivos, y es por eso que haremos llegar algunas recomendaciones al respecto.

Las pruebas rápidas de detección de drogas en orina que utilizan inmunoensayos de flujo lateral basados en anticuerpos impregnados con oro coloidal actualmente son el método más utilizable globalmente para realizar pruebas de tamizaje[1]. Esto se debe a su facilidad de uso, rapidez y velocidad para obtener los resultados a un costo económicamente razonable; sin embargo, esta prueba no es completamente fiable, por lo que trataremos de explicar los motivos por los cuales no se puede confiar plenamente en ella, existiendo otras pruebas de mayor fiabilidad.

Por tales motivos, como hemos señalado en el párrafo anterior, en la actualidad la prueba de orina resulta ser el método más utilizado para los servicios de salud ocupacional, diligencias de la Policía Nacional del Perú y laboratorios clínicos que realizan exámenes para las empresas que buscan descartar contrataciones laborales no deseables y mantener un espacio libre de drogas, y de esta forma aumentar su nivel de productividad, disminuir el riesgo de accidentes, entre otros peligros asociados.

Es por eso, que consideramos importante conocer que existen interacciones que pueden presentarse en un examen y generar falsos positivos en una prueba rápida de orina. Asimismo, hemos podido saber que debido al consumo de diferentes medicamentos y por otras situaciones ajenas que en la práctica, se ha podido conocer que también se generan falsos positivos.

En esta oportunidad nos vamos a detener un momento para explicar cómo viene funcionando los exámenes o pruebas rápidas en relación a la marihuana.

¿Qué son las pruebas rápidas de detección de marihuana?

Las pruebas rápidas de detección de drogas –marihuana- consisten en unas tiras reactivas en las cuales se encuentran impregnados anticuerpos que han sido diseñados para adherirse a alguna sustancia en particular. En caso se encuentre presente dicha sustancia, la prueba mostraría un resultado positivo para marihuana en un lapso de 3 a 10 minutos, aproximadamente.

Asimismo, las pruebas rápidas de detección de drogas se encuentran disponibles en diversas presentaciones, incluyendo tiras de inmersión, tarjetas de inmersión y pruebas multiparamétricas[2], así como en frascos integrados.

Estas pruebas rápidas detectan de manera diferenciada la presencia de uno y hasta más de catorce tipos de drogas, entre ellas la marihuana, cocaína, anfetaminas, metanfetaminas, opiáceos o morfina, benzodiazepinas, barbitúricos, entre otras.

Las pruebas de orina son las que tienen mayor demanda, esto se debe a su precio competitivo y a su método fácil de aplicación.

¿En qué consiste la prueba de drogas en cabello?

Otro de los exámenes que se realizan para detectar si una persona ha consumido marihuana es la prueba de drogas en cabello que permite una detección histórica más amplia en comparación con cualquier otro método de diagnóstico de consumo de drogas. Es importante mencionar que el riesgo de adulteración de muestra –trampa- es mínimo, puesto que la muestra se recolecta directamente por parte del examinador cortando un conjunto de cabellos desde el cuero cabelludo del paciente.

La ventana de detección de una prueba de drogas en cabello varía, pues típicamente el cabello crece en promedio a un ritmo de media pulgada por mes, por lo cual una muestra típica de 4.5 centímetros puede brindarnos información respecto a un consumo hasta 90 días previos al muestreo. 

Estamos ante un método ideal y verídico cuando se busca detectar con mucha anticipación y tener una mayor certeza si una persona ha consumido drogas, puesto que las pruebas de cabello son menos susceptibles de adulteración que las pruebas de orina. Este tipo de examen proporciona un registro semipermanente del uso de drogas.

Las drogas que circulan por todo el cuerpo se adhieren al cabello a medida que este crece, por lo tanto, si la droga se ingirió recientemente se encontrará en el cabello cerca del cuero cabelludo, pero en el caso que la droga hubiera sido ingerida en el pasado, esta será encontrada en el cabello que ha crecido.

Igualmente, el método cromatografía líquida/espectrometría masas -prueba de droga en cabello- es un método sencillo de aplicar, toda vez que el cabello es un elemento fácil de obtener y almacenar, haciendo que la detección de marihuana tenga más fiabilidad para el público por su confiabilidad. En añadidura, esta técnica es aplicada en su mayoría de veces para determinar no solo el consumo puntual, sino también el uso crónico de la marihuana.

Estamos ante una prueba que resulta difícil de manipular o falsear, como puede ocurrir en el análisis de orina, pues es importante mencionar que existen otros factores determinantes que pueden alterar el resultado en la prueba de orina, como la realización de una rutina de ejercicio, cantidad consumida de la sustancia, peso de la persona, tipo de alimentación, medicamentos, metabolismo, horas de sueño, cambio o equivocación en el etiquetado o personas, los cuales no afectan en lo absoluto a las pruebas de marihuana, demostrando así que el examen toxicológico en el cabello tiene una mayor fiabilidad que el de orina por ser más objetivo.

A manera de conclusión sobre el examen de ambas pruebas, la experiencia ha demostrado que el cabello es el único espécimen biológico que puede almacenarse por un tiempo máximo de 90 días sin sufrir alteraciones si se conserva adecuadamente, para lo cual utilizando cálculos retrospectivos es posible conocer el consumo de una droga a lo largo del tiempo. Basándose en que su crecimiento es regular el dato obtenido es bastante aproximado sobre todo cuando no se conoce con exactitud el crecimiento de este (Revista Forense de Honduras)[3].

¿Por qué la prueba de cabello es más confiable que la prueba de orina?

Las pruebas de orina habitualmente son elementos parcialmente fiables para detectar el consumo de marihuana durante un periodo determinado; sin embargo, existen ocasiones en las que aparecen dudas sobre si el consumo efectivamente se ha dado; entonces, para tener un resultado cien por ciento confiable y con mayor fiabilidad, hay que recurrir al análisis de marihuana en cabello, de esta manera se podrá tener la certeza de que la persona sometida a esta prueba ha estado consumiendo marihuana.

El Departamento de Bioquímica de Automovilistas Europeos Asociados -Organización de Defensa de Automovilistas- ha analizado que existen medicamentos que pueden tener una estructura parecida a las drogas que detecta el aparato con el cual se realiza el examen toxicológico de orina y pueden dar un falso positivo, como las anfetaminas, metilanfetaminas, metadona, opiáceos, fenciclidina, barbitúricos, canabinoides y benzodiacepinas. Por ejemplo, tenemos algunos medicamentos como:

  • Clorpromazina (Largactil)
  • Dextrometorfano (Romilar)
  • Ibuprofeno
  • Naproxeno
  • Prometazina (Actithiol antihistamínico, Fenergan expectorante)
  • Quetiapina (Seroquel)
  • Sertralina
  • Tioridazina
  • Trazodona (Deprax), etc.

Del mismo modo, la Western New York Urology Associates menciona que aproximadamente entre 30 al 50 por ciento de todos los resultados positivos son falso-positivos, lo cual significa que la prueba encontró la presencia de drogas ilícitas, aunque ninguna haya sido tomada. Los errores de laboratorio cuentan en una cantidad significativa con los llamados falso-positivos, pudiendo atribuirse a más de 300 medicamentos sin receta que pueden contaminar la prueba, tal como puede observarse en la presente tabla.

La marihuana o también denominada cannabinoides es una de las drogas ilícitas de mayor consumo a nivel global La mayoría de los inmunoensayos disponibles detectan la presencia del metabolito urinario del ∆tetrahidrocannabinol (THC), conocido como 11-nor-∆9-tetrahidrocannabinol-9-ácido carboxílico[4]. Los falsos positivos de marihuana son asociados a uso de medicamentos como el marinol, secundario a inhalación pasiva de humo de marihuana, uso de inhibidores de bomba de protones y la ingestión de productos derivados de cáñamo (cannabis sativa)[5]. También se han reportado falsos positivos asociados al uso de inhibidores de bomba de protones (medicamento pantoprazol).

Debo reiterar que existen diversas causas relacionadas con falsos positivos, las cuales han sido publicadas en la literatura científica sobre la materia. Alrededor de un 17% de los conductores sometidos a los test de drogas dan positivo en España y el 2% lo hace tras haber ingerido medicamentos y no por el consumo de sustancias ilegales. Un positivo puede producirse por dos motivos: el rastro en el organismo de alguna sustancia tras varios días de su consumo, lo que no implica estar bajo sus efectos, o cuando el conductor efectivamente está bajo los efectos de dicha sustancia. Las causas más comunes pueden agruparse en cuatro categorías[6]:

  • Uso de medicamentos de prescripción y OTC (Over The Counter o venta libre).
  • Metabolitos de medicamentos que presentan reacciones cruzadas con la droga examinada.
  • Consumo de productos alimenticios que poseen en sus componentes la droga examinada.
  • Sobredosis de medicamentos que sobrepasan los límites de detección de las drogas de abuso.

Conclusiones

  1. Las pruebas rápidas de drogas de muestra de orina utilizadas para detectar si alguien ha consumido droga –marihuana- realizadas por el laboratorio de la PNP se ha podido verificar que en algunos casos se han obtenido falsos positivos, lo que no resulta totalmente fiable.
  2. El análisis de confirmación de marihuana realizado en el cabello es un método sencillo de obtener y de poder almacenar, haciendo que la detección tenga mayor fiabilidad. Asimismo, esta técnica es aplicada para determinar no solo el consumo puntual, sino también su uso crónico.
  3. La prueba de marihuana mediante el cabello es un test completamente confiable, puesto que se puede conocer de forma precisa si una persona ha estado consumiendo dicha droga; este proceso permite una detección bastante acertada del consumo de marihuana más que otras pruebas como el de saliva u orina.
  4. La prueba de cabello resulta difícil de manipular o falsear como ocurre en el análisis de orina, por cuanto existen factores que pueden alterar el resultado, como la realización de una rutina de ejercicio, tipo de alimentación, consumo de algún tipo de medicamentos, metabolismo, cambio o equivocación en el etiquetado o personas, lo que demuestra que el examen toxicológico en el cabello tiene una mayor fiabilidad que el de orina por ser más objetivo.

Recomendaciones

  1. Teniendo en consideración que la evidencia científica viene demostrando que el examen de orina no demuestra confiabilidad, siendo todo lo contrario con la prueba del cabello, por lo que ante una situación de que aparezca alguna duda o un falso positivo se dé mayor validez a la prueba de cabello por ser un examen con una mayor rigurosidad científica.
  2. Habiéndose advertido que últimamente se vienen dando con cierta frecuencia casos de falsos positivos para droga –marihuana-, situación que perjudica enormemente a cualquier ciudadano, quien, a pesar de no haber consumido droga, le sale un resultado positivo, esto le genera no solamente problemas de naturaleza penal, sino administrativo –póliza de seguros-, motivo por el cual el legislador debe precisar que ante la presencia de un caso de falso positivo se otorgue mayor validez a la prueba de cabello por ser más fiable y por sus criterios científicos que se encuentran establecidos dentro de las reglas de la sana crítica.

[1] Las pruebas de tamizaje consisten en realizar exámenes para la detección de enfermedades que no son evidentes a la vista o enfermedades que aún no se han manifestado. Estas pruebas son importantes porque permiten detectar la enfermedad anticipadamente e iniciar rápidamente los tratamientos correspondientes.

[2] Las pruebas multiparamétricas son pruebas antidrogas en panel para muestras de orina, que brindan un método fácil, rápido y confiable que las posicionan como los exámenes más populares para estudios toxicológicos.

[3] Alvarenga M. Determinación de drogas de abuso en pelo. Rev. cienc. forenses Honduras. 2016; 2(1): 47-55.

[4] Brahm, NC., Yeager, LL., Fox, MD., Farmer, KC., Palmer, TA. (2010). Commonly prescribed medications and potential falsepositive urine drug screens. Am J Health-Syst Pharm, 67(16), 1344-1350.

Vincent, E., Zebelman, A., Goodwin, C. (2006). What common substances can cause false positives on urine screens for drugs of abuse? J Fam Practice, 55(10), 893-897.

Saitman, A., Park, H., Fitzgerald, R. (2014). False-Positive Interferences of Common Urine Drug Screen Immunoassays: A Review. J Anal Toxicol. 38, 387-396.

Kwong, T. (2008). Clinical False-Positive Drug Test Results. De: Handbook of Drug Monitoring Methods: Therapeutics and Drugs of Abuse. Springer. Pp 395-406.

[5] Kwong, T. (2008). Clinical False-Positive Drug Test Results. De: Handbook of Drug Monitoring Methods: Therapeutics and Drugs of Abuse. Springer. Pp 395-406.

[6] Center for Substance Abuse Treatment. (2012). Addiction Counseling Competencies: The Knowledge, Skills, and Attitudes of Professional Practice. Technical Assistance Publication (TAP) Series 32 (HHS Publication No. (SMA) 12-4668. Rockville, MD: Clinical Drug Testing in Primary Care.

Comentarios:
Socio senior y jefe del Área Penal del Estudio Muñiz. Especialista con más de 30 años de dedicación en derecho penal y procesal penal, incluido 10 años de experiencia laboral en el Ministerio Público. Reconocido por el ranking Leaders League en el año 2019 y 2020. Máster con mención en Derecho Penal. Doctor en Derecho. Postgrado en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca (España). Cursos y diplomados en Litigación Oral y Derecho Procesal Penal en Chile y Colombia. Excatedrático en Derecho Procesal Penal en la UIGV.