‘De manera ilegal se viene promocionando el uso del dióxido de cloro como tratamiento efectivo contra el covid-19 y otras enfermedades’

El autor es excongresista, fundador de Aspec, director del Instituto de Consumo de la USMP

14972

De manera ilegal se viene promocionando el uso del dióxido de cloro como tratamiento efectivo contra el covid-19 y otras enfermedades. A pesar de diversas prohibiciones y alertas sanitarias, una enorme red de proveedores en 37 países, incluido el Perú, comercializan libremente estas sustancias que ponen en riesgo la salud y la vida de los pacientes. Las autoridades deben intervenir.

Una enorme red internacional de proveedores de dióxido de cloro (CDS) viene promoviendo su uso como un eficaz tratamiento para curar diversas enfermedades, entre ellas el covid-19, a pesar de que las alertas sanitarias emitidas dan cuenta de que su uso es peligroso y pone en riesgo la salud y la vida de los consumidores. Además, no cuentan con autorización, por lo que su oferta y venta constituyen una violación al Código de Protección y Defensa del Consumidor[1] y a las propias directrices de Naciones Unidas para la Protección del Consumidor[2].

En el Perú existen diversos proveedores, algunos de los cuales ofrecen sus productos a través de Mercado Libre[3] con afirmaciones e imágenes realmente temerarias como la siguiente:

Código SALUD, CDC Dióxido de Cloro (CL02)

“Una posible solución potencialmente segura y efectiva para superar el covid-19 y otras futuras pandemias”. El dióxido de cloro es posiblemente el mayor descubrimiento en beneficio de la salud de las personas en los últimos 100 años. Un potente antipatógeno, un conocido antiviral, un alcalinizante del cuerpo. Su uso es permitido por la Agencia de Medicamentos de la Unión Europea y es usado en varios países del mundo, incluyendo España, como potabilizador del agua de consumo de la población. Además, goza de múltiples patentes mundiales como tratamiento curativo.

Dice que creen en la denominada “Soberanía de la Salud”, donde cada persona pueda elegir cómo tratarse y/o curarse de su enfermedad, sin la intervención del estado o intereses económicos y corporativos.

¿Soberanía del consumidor es comprar e ingerir cualquier cosa arriesgando su salud? Eso es absurdo. Aquí no se trata de quitar la soberanía del consumidor, que por supuesto la tiene, sino de su derecho a que se le garantice que los productos que se ofrezcan en el mercado y en especial los de uso médico, estén científica y clínicamente demostrados en cuanto a su eficacia y seguridad. Eso solo se logra con una Autorización o Registro Sanitario, que en este caso no tienen.

Otros productos promocionados

MMS[4] dice estar aprobado por U. E. para tratar el ELA[5], y por FDA como antimicrobiano, con decenas de patentes en la medicina, miles de testimonios en el mundo. Ofrece resolver los problemas de alergias, artritis, asma, autismo, cáncer, colesterol, diabetes. Además, afirma que el MMS es un purificador a base de clorito de sodio que elimina patógenos, bacterias, parásitos, hongos y virus. Sostiene que el MMS, conocido también como Dióxido de Cloro, es efectivo en más de 80 enfermedades desde resfriados hasta la malaria, diabetes, autismo y cáncer; fortalece el sistema inmunológico y oxigena el organismo brindando una mejor salud.

Pero lo más absurdo es que luego de prometer tantas propiedades del producto, consigna una advertencia que a la letra dice:

Deslinde de responsabilidad: Tanto los productos a base de clorito de sodio como las declaraciones expresadas aquí, no han sido evaluados por la FDA. Asimismo, no están destinadas para diagnosticar, tratar, curar, prevenir la enfermedad ni reemplazar el consejo de un profesional médico licenciado.  Los resultados obtenidos pueden variar en cada persona.

MARCA: DACCSA[6]

CDS también conocido en sus inicios como MMS. Usado como excelente tratamiento para tratar el covid 19 así como otras enfermedades. No tiene efectos secundarios y se puede tomar también como tratamiento preventivo. También utilizado como purificador del agua

CDS PROFESIONAL DIOXIPERU[7]

Modelo ANTI VIRUS Y BACTERIAS. La fórmula química del Dióxido de Cloro es ClO2. Esta fórmula muestra que hay un átomo de cloro (Cl) y 2 átomos de oxígeno (O2) en una molécula de Dióxido de Cloro. Estos 3 átomos se mantienen unidos por electrones para formar la molécula de Dióxido de Cloro. Este gas se puede utilizar en forma de un saturado en agua destilada y se puede beber o aplicar directamente sobre la piel, o incluso en la boca. Esta saturación del gas en agua destilada se le llama CDS.

Si bien esta marca no habla de COVID 19, lo recomienda para beber y lo promociona como Antivirus y Anti Bacterias.

Registro internacional de proveedores del dióxido de cloro[8]

Uno de los principales sitios web promotores de estas sustancias a nivel internacional es “hectorgonzalo” (https://hectorgonzalo.com/) que tiene registrados a más de 250 proveedores en 37 países.

En el Perú aparecen registrados a la fecha 17 proveedores en diversas ciudades como Arequipa, Lima, Chorrillos, Cusco, Chiclayo y Huancayo.

Alertas sanitarias emitidas

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU., FDA [9] emitió una carta de advertencia a una empresa que está comercializando productos fraudulentos y nocivos conocidos como “Miracle Mineral Solution” (solución mineral milagrosa) para la prevención y tratamiento de la “enfermedad del nuevo coronavirus 2019” (COVID-19). La FDA[10] ha advertido a los consumidores que no compren o tomen productos de dióxido de cloro que se venden en línea como tratamientos médicos, ya que la agencia no tiene conocimiento de ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presentan riesgos considerables a la salud de los pacientes. La FDA está tomando esta medida para proteger a los estadounidenses y como parte de su respuesta a la pandemia global del COVID-19.

Señala la comunicación de la FDA que “a pesar de advertencias previas, a la FDA le preocupa que todavía estamos viendo productos de dióxido de cloro a la venta con afirmaciones engañosas de que son seguros y eficaces para el tratamiento de enfermedades, ahora incluyendo el COVID-19. La venta de estos productos puede poner en peligro la salud de una persona y retrasar el tratamiento médico apropiado,” dijo el Comisionado de la FDA, el doctor Stephen M. Hahn, M.D. “Continuamos tomando medidas y vigilando los tratamientos fraudulentos durante esta emergencia de salud pública, y le recordamos al público que busque asistencia médica de sus proveedores de atención médica”.

Adicionalmente, se informa que la FDA emitió una carta de advertencia conjunta con la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) a Genesis II Church of Health and Healing por vender productos de dióxido de cloro que afirman fraudulentamente que pueden tratar o prevenir el COVID-19 en adultos y niños. Esto es especialmente preocupante ya que los niños son una población vulnerable que puede correr un mayor riesgo de sufrir reacciones adversas si consumen dióxido de cloro. La FDA y la FTC le solicitaron a la empresa que respondiera en 48 horas, describiendo los pasos específicos que ha tomado para corregir las infracciones. Las empresas que venden productos que afirman, sin tener aprobación, que previenen, tratan o curan el COVID-19 serán sujetas a medidas de aplicación, incluyendo entre otras, un embargo u orden judicial.

La FDA indica que ha recibido reportes de personas que experimentaron eventos adversos graves después de tomar un producto de dióxido de cloro:

  • Insuficiencia respiratoria causada por una condición grave en donde la cantidad de oxígeno que se transporta a través del torrente sanguíneo se reduce considerablemente (metahemoglobinemia);
  • Cambios en la actividad eléctrica del corazón (prolongación del QT), lo que puede llevar a ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales;
  • Baja presión arterial mortal causada por deshidratación;
  • Insuficiencia hepática aguda;
  • Conteo bajo de células sanguíneas, debido a la rápida destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), lo que requiere una transfusión de sangre;
  • Vómitos severos; y
  • Diarrea severa.

Las autoridades peruanas también han alertado sobre estos productos. El 19 de noviembre del 2019 la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas emitió la Alerta DIGEMID Nº 41-2019[11] referida al uso de productos conteniendo clorito de sodio y/o dióxido de cloro, los cuales se comercializan con los nombres de “Miracle Mineral Solution“ o “Master Mineral Solution (“Solución Mineral Milagrosa” o “Solución Mineral Maestra”), “Miracle Mineral Supplement” (“Suplemento Mineral Milagroso”), “MMS”,“MMS Clorito de Sodio”, “Solución de dióxido de cloro”, “CDS”, “CDS Dióxido de Cloro”. Estos productos son promocionados en sitios de Internet para tratar una serie de enfermedades como: resfriados, gripe, acné, autismo, cáncer, VIH/SIDA, hepatitis, entre otras. Todos los productos mencionados no cuentan con autorización sanitaria (registro sanitario) en nuestro país.

La alerta puso énfasis en varios aspectos relevantes, entre ellos:

Los productos que contienen clorito de sodio y/o dióxido de cloro son comercializados por internet generalmente como un kit que incluye 01 frasco que contiene clorito de sodio en agua destilada y 01 frasco activador que contiene ácido cítrico en solución, los cuales deben ser mezclados (para obtener dióxido de cloro) antes de beberlos o como frascos conteniendo una solución ya preparada de dióxido de cloro. El dióxido de cloro es considerado un poderoso agente blanqueador, y su consumo puede causar graves daños a la salud, siendo algunos potencialmente mortales.

La presente alerta se basó en diversos comunicados y/o alertas emitidas por autoridades reguladoras de países de Alta vigilancia sanitaria (Estados Unidos, Canadá, España y Francia), así como de algunos países de Latinoamérica (Argentina, Brasil, Colombia y Chile). Entre la información emitida por las agencias reguladoras internacionales, se menciona un comunicado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos FDA, en donde se indica al público en general sobre el peligro de consumir la Solución Mineral Milagrosa y de productos similares, indicando haber recibido nuevas denuncias de personas que presentaron vómito intenso, diarrea severa, presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos.

En tal sentido, la DIGEMID recomendó al público:

– No comprar “Miracle Mineral Solution” o “Master Mineral Solution” (“Solución Mineral Milagrosa” o “Solución Mineral Maestra”), “Miracle Mineral Supplement” (“Suplemento Mineral Milagroso”), “MMS”, “MMS Clorito de Sodio”, “Solución de dióxido de cloro”, “CDS”, “CDS Dióxido de Cloro” u otros productos similares que contengan clorito de sodio y/o dióxido de cl Si está consumiendo estos productos suspenda su uso inmediatamente debido a los riesgos que puede representar para su salud y denuncie los lugares donde se distribuya o comercialice este producto.

– Abstenerse de adquirir productos que no cuenten con registro sanitario a través de internet o comercio ambulatorio, ya que no se puede garantizar la procedencia y composición de los mismos.

– Se exhorta a no reemplazar el tratamiento indicado por su profesional de la salud por otros con este tipo de productos.

– Consultar con su profesional de la salud respecto a los productos promocionados por internet.

En una reciente publicación de Abril/2020 del Departamento de Gestão e Incorporação de Tecnologias e Inovação em Saúde (DGITIS/SCTIE), «Uso de dióxido de cloro contra o COVID-19 del Ministerio de Salud de Brasil [12] se llegan a las siguientes conclusiones:

1. El dióxido de cloro (ClO2) es una sustancia utilizada principalmente para la producción de desinfectantes, blanqueadores, en el tratamiento del agua, etc., y no para uso en humanos. El dióxido de cloro es una sustancia peligrosa, con riesgo cuando se manipula, inhala, ingiere o entra en contacto con la piel y los ojos.

2. La sustancia no está aprobada en ningún lugar del mundo con fines terapéuticos, incluida su fabricación, distribución, comercialización y uso en varios países.

3. No hay evidencia científica que respalde su uso para el tratamiento de COVID-19 o cualquier otra afección de salud, por otro lado, hay informes de eventos adversos graves atribuidos al uso del medicamento.

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) de Ecuador, a través del Centro Nacional de Farmacovigilancia (CNFV) hizo un llamado a la población para que se abstenga de adquirir los productos Clorito de Sodio y Dióxido de Cloro MMS (Solución Milagrosa o Miracle Mineral Solution) a través de plataformas de compra y venta virtual destinados a tratar diferentes enfermedades, ya que al no poseer Registro Sanitario ecuatoriano, no se puede garantizar su seguridad, calidad y eficacia, por lo que representa un riesgo para la salud de la población[13].

El Instituto de Salud Pública del Ministerio de Salud de Chile emitió una Alerta[14] el 20 de abril del 2020 Tanto el Clorito de Sodio como el Dióxido de Cloro son productos químicos utilizados como ingredientes activos de desinfectantes y otros usos industriales, pero no existen antecedentes científicos que respalden su uso contra el Covid-19 u otras enfermedades que se publicitan a través de redes sociales u otros medios de comunicación, por lo que su uso pone en grave riesgo su salud.

La Asociación Toxicológica Argentina, junto con otras sociedades médicas[15] emitieron una Alerta sobre sobre los riesgos para la salud del consumo como medicamento de dióxido de cloro o clorito de sodio para prevenir o tratar Covid-19[16] en la que precisan los siguiente:

La ingesta de estos preparados de dióxido de cloro y/o clorito de sodio pueden provocar cuadros digestivos irritativos severos, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos (metahemoglobinemias, hemólisis, etc,), cardiovasculares y renales, entre otros. Su inhalación, a través de nebulizaciones, por ejemplo, también implicaría riesgos de broncoespasmo, neumonitis química y edema de glotis.

Las sociedades científicas alertamos a la población sobre la ingesta o inhalación de estos productos, que pueden poner en peligro la salud de las personas y a la vez retrasar la atención médica oportuna, sumado a que ni el dióxido de cloro, ni el clorito de sodio han demostrado ser productos seguros o eficaces para tratar ninguna enfermedad, incluida la COVID-19.

Muchos otros países y organizaciones están informando sobre el uso ilegal de este producto y dando las alertas respectivas.[17] [18] [19] [20]

Médico, jefe del Comando COVID-19 de Ayacucho fue destituido por recomendar el uso de dióxido de cloro

Es importante recordar el lamentable episodio protagonizado por el médico Amílcar Huancahuari, jefe del Comando COVID-19 de Ayacucho, fue retirado del cargo luego de que, en conferencia de prensa, informara que el dióxido de cloro es un medicamento recomendado para tratar a los pacientes contagiados con la COVID-19, según informó el gobernador regional de Ayacucho, Carlos Rúa[21].

En dicha conferencia, el médico Huancahuari dijo que el dióxido de cloro es una “solución” para combatir los síntomas de la COVID-19, y que se ha probado en diferentes países como Colombia y Ecuador, teniendo como resultado la recuperación positiva de personas afectadas por el nuevo coronavirus.

Esos frasquitos de solución de dióxido de cloro deben de distribuirse a todos los pacientes que presenten sintomatología del COVID 19, a los que tengan dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza y hasta dificultad respiratoria. Ese producto ya se ha ido probando con personas con la COVID-19 y estas han mejorado notablemente, puntualizó.

Amilcar Huancahuari aseguró que asume las consecuencias y se reafirma en lo dicho sobre los efectos positivos del dióxido de cloro, una solución que contiene 28% de clorito de sodio en agua destilada[22].

Esto nos demuestra la intensidad con la que viene difundiéndose este tratamiento, incluso respecto de algunos médicos, sin medir las consecuencias.

Esto es muy peligroso, porque cuando los pacientes o sus familiares se enfrentan al COVID-19 y los estragos que producen, y peor aún si no tienen la posibilidad de atenderse en un centro médico y recibir los cuidados del caso, acuden a cualquier cosa que se les ofrezca con supuestos efectos mágicos. En ese momento las personas se hacen más vulnerables, no tienen la suficiente tranquilidad para tomar decisiones razonables. Aquí es donde algunos se aprovechan para venderles cualquier cosa sin respaldo médico ni científico, solo por ganarse un dinero.

Normas nacionales que se violan con la venta de estos productos

El Código de Protección y Defensa del Consumidor, aprobado por la Ley 29571, establece diversas disposiciones referidas a la protección de la salud y seguridad de los consumidores. Entre ellas debemos destacar las siguientes:

Artículo VI.-

Políticas públicas 1. El Estado protege la salud y seguridad de los consumidores a través de una normativa apropiada y actualizada, fomentando la participación de todos los estamentos públicos o privados. Para tal efecto, promueve el establecimiento de las normas reglamentarias para la producción y comercialización de productos y servicios y fiscaliza su cumplimiento a través de los organismos competentes.

Artículo 1.- Derechos de los consumidores

1.1 En los términos establecidos por el presente Código, los consumidores tienen los siguientes derechos: a. Derecho a una protección eficaz respecto de los productos y servicios que, en condiciones normales o previsibles, representen riesgo o peligro para la vida, salud e integridad física.

Artículo 25.- Deber general de seguridad

Los productos o servicios ofertados en el mercado no deben conllevar, en condiciones de uso normal o previsible, riesgo injustificado o no advertido para la salud o seguridad de los consumidores o sus bienes.

Artículo 67.- Protección de la salud

67.1 El proveedor de productos o servicios de salud está en la obligación de proteger la salud del consumidor, conforme a la normativa sobre la materia. 67.2 La prestación de servicios y la comercialización de productos de salud a los consumidores se rigen por las disposiciones establecidas en la Ley núm. 26842, Ley General de Salud, normas complementarias, modificatorias o las que la sustituyan y en lo que no se oponga por las disposiciones del presente Código.

La Ley General de Salud, Ley 26842, prohíbe la promoción y comercialización de productos no autorizados, y peor aún, atribuyéndole falsas propiedades, poniendo en riesgo la salud y la vida de los consumidores.

Artículo 58.- Los productos farmacéuticos que se comercializan en el país y demás que correspondan, deben responder en sus análisis cualitativos y cuantitativos a la fórmula y composición declarada por el fabricante y autorizada para su fabricación y expendio al otorgarse el Registro Sanitario.

Artículo 69.- Pueden ser objeto de publicidad a través de medios que se encuentren al alcance del público en general, los productos farmacéuticos que cuentan con Registro Sanitario en el país y autorizados para su venta sin receta médica.

Artículo 70.- Queda prohibida la publicidad en envases, etiquetas, rótulos, empaques, insertos o prospectos que acompañan a los productos farmacéuticos de venta bajo receta médica.

Artículo 71.- La promoción y la publicidad de productos farmacéuticos autorizados para venta bajo receta médica, se encuentra restringida a los profesionales que los prescriben y dispensan. En el caso de tratarse de publicidad gráfica podrá hacerse únicamente a través de revistas especializadas, folletos, prospectos o cualquier otra forma impresa que contenga información técnica y científica…

La información contenida en la publicidad de los productos farmacéuticos en general, debe arreglarse a lo autorizado en el Registro Sanitario.

Dada la gravedad del caso, nuestras autoridades sanitarias y el INDECOPI deberían actuar con firmeza y celeridad para parar rápidamente esta comercialización ilegal que pone en riesgo la salud y la vida de los pacientes.


[1] Ley 29571, publicada el 02-09-10 Disponible aquí. Recuperado 02-07-20.

[2] Resolución 39/248, de 16 de abril de 1985, aprobadas por la Asamblea General, ampliadas posteriormente por el Consejo Económico y Social en su resolución 1999/7, de 26 de julio de 1999, y revisadas y aprobadas por la Asamblea General en su resolución 70/186, de 22 de diciembre de 2015. Disponible aquí. Recuperado 02-07-20.

[3] Disponible aquí. Recuperado 25-06-2020.

[4] Sitio Web de MMS disponible aquí. Recuperado 29-06-20.

[5] Esclerosis Lateral Amiotrófica.

[6] Mercado Libre. Disponible aquí. Recuperado 29-06-20.

[7] Mercado Libre. Disponible aquí. Recuperado el 29-06-20.

[8] Proveedores a nivel internacional, disponible aquí. Recuperado 29-06-20.

[9] Actualización del coronavirus (COVID-19): La FDA advierte a empresa que comercializa productos peligrosos de dióxido de cloro que afirman tratar o prevenir el COVID-19. Disponible aquí. Recuperado el 29-06-20.

[10] La FDA, es una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., protege la salud pública al asegurar la seguridad, eficacia y protección de los medicamentos humanos y veterinarios, vacunas y otros productos biológicos para el uso humano, y los dispositivos médicos.

[11] Alerta Digemid 41-2019, disponible aquí. Recuperada el 29-06-20.

[12] Uso do dióxido de cloro contra o COVID-19, disponible aquí. Recuperado el 30-06-20.

[13] Alerta Ecuador, disponible aquí. Recuperado 30-06-20.

[14] Alerta de Medicamentos Chile, disponible aquí. Recuperado el 30-06-20.

[15] Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental (SIBSA), Asociación Toxicológica Argentina (ATA), Red de Centros de Información y Asesoría Toxicológica de Centroamérica (REDCIATOX), Centro de Información y Asistencia Toxicológica de la Universidad de la República de Uruguay (CIAT), Centro de Información y Atención Toxicológica (CIAT) de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México, Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica de Chile (CITUC), Sociedades de Toxicología y Ambiente, de Medicina del Trabajo y de Medicina Legal del Círculo Médico de Córdoba (Argentina), Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) Programa Salud, Trabajo y Ambiente en América Central (SALTRA).

[16] Alertan sobre el consumo de dióxido de cloro como medicamento para prevenir el COVID-19. Disponible aquí. Recuperado 02-07-20

[17] Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay. Disponible aquí. Recuperado 30-06-20

[18] BBC, disponible aquí. Recuperado 30-06-20

[19] Bolivia, disponible aquí. Recuperado 30-06-20

[20] Ojo Público, disponible aquí. Recuperado 30-06-20

[21] RPP, disponible aquí. Recuperado 30-06-20

[22] América TV, disponible aquí. Recuperado: 30-06-20

Comentarios: