¿Qué son las diligencias preliminares?, por Edhin Campos Barranzuela

3439

Sumario: 1. Introducción, 2. Desarrollo del tema, 3. A modo de conclusión.


1. Introducción

La implementación del nuevo sistema procesal penal acusatorio en nuestro país permite que los procesos penales sean más céleres y, desde luego, con mayor inmediación, publicidad y contradicción.

En tal sentido, el Código Procesal Penal ha definido claramente tres fases en el proceso penal común, estas son: la investigación preparatoria, la etapa intermedia y el juzgamiento.

2. Desarrollo del tema

Por tal razón, diversos juristas coinciden en precisar que la primera etapa, se divide en dos. La investigación preliminar y la investigación preparatoria formalizada.

Precisamente, hoy abordaremos el tema sobre las diligencias preliminares, que como su propio nombre lo indica, son aquellas primeras acciones que realiza la Policía Nacional o el Ministerio Público, tan pronto toma conocimiento de la sospecha de la comisión de un hecho que reviste los caracteres de delito.

Existen diferentes formas por las cuales la Policía Nacional, el Serenazgo y el Ministerio Público pueden tomar conocimiento de la noticia criminal, dependiendo a si la denuncia fue de parte, por acción popular, por un funcionario público extrapenal, o por los propios medios de comunicación social.

La fase preprocesal o de investigación criminal está a cargo de la Policía Nacional y realizan las diligencias preliminares, que tienen por finalidad inmediata, realizar los actos urgentes o inaplazables, destinados a determinar si han tenido  lugar los hechos, objeto de conocimiento y su delictuosidad, así como asegurar los elementos materiales de su comisión, individualizar a las personas involucradas en su comisión, incluyendo a los propios agraviados.

Diversos juristas coinciden en precisar que las diligencias preliminares tienen como finalidad fundamental constatar mediante la percepción de los sentidos, si han tenido lugar los hechos materia de conocimiento, y si como consecuencia de las diligencias preliminares, el fiscal podrá disponer la formalización de la investigación preparatoria.

La investigación preliminar se apertura con la información de la noticia criminal y pretende vincular al presunto autor con el hecho punible, pues si se investiga que el hecho no constituye delito, no se ha individualizado al presunto autor o los hechos han prescrito, se puede archivar el caso.

Una de las principales características de las diligencias preliminares está determinado por la urgencia, dado el peligro que puede significar la demora en tal situación. Solo de presentarse una situación propicia se tratará de asegurar los elementos materiales de la comisión delictiva y a las personas involucradas en su comisión, conforme lo estable el art. 330 inciso 2 del Código Procesal Penal.

Por tal razón, el fiscal tan pronto tome conocimiento de la comisión de un hecho punible, puede disponer las primeras diligencias preliminares, para recabar los elementos de convicción y además podrá constituirse al lugar de los hechos, con el personal y medios especializados y efectuar un examen con la finalidad de establecer la realidad de los hechos, e impedir que el delito produzca consecuencias ulteriores, y que se altere la escena del crimen.

Por lo que, en cualquier momento, el fiscal puede requerir ante el juez de investigación preparatoria, la detención preliminar judicial. Siempre que existan razones plausibles para considerar que la persona ha cometido un delito sancionado con pena privativa de la libertad superior a cuatro años, y por las circunstancias del caso, puede desprenderse cierta posibilidad de fuga y obstaculización de la averiguación de la verdad; en tanto no exista el supuesto de flagrancia delictiva.

Asimismo, no hay que perder de vista que la detención preliminar judicial dura 48 horas, puede ser ampliada hasta 10 días y en casos excepcionales puede extenderse hasta 15 días por tráfico ilícito de drogas, terrorismo y espionaje. Es importante no confundir esta institución con la prisión preventiva, cuya duración máxima es de 9 meses, 18 en casos complejos y puede extenderse a 36 meses cuando se trata de crimen organizado. La primera busca asegurar la presencia del imputado para realizar diligencia urgentes; en cambio la segunda, busca asegurar la presencia del imputado a la etapa de la investigación y del juicio oral y así asegurar el cumplimiento de una probable sanción penal.

3. A modo de conclusión

En consecuencia, las diligencias preliminares constituyen el inicio de una investigación y bien desarrolladas, conforme a la tutela jurisdiccional efectiva, el derecho a la defensa y al contenido esencial del debido proceso, garantizan éxito y una causa probable para llevarlo a juicio oral público. Se corre traslado.


Te puede interesar: El plazo de las diligencias preliminares | Jefferson Moreno

Comentarios: