Testigo protegido en caso por homicidio fue asesinado en Santa Anita

829

Un testigo protegido en un caso por homicidio ocurrido en Santa Anita, en diciembre del año pasado, fue asesinado de un disparo en la cabeza en el mismo distrito. El hecho ocurrió en el cruce de las calles Avellanas y las Nueces.

La víctima, identificada como Mauro Antonio Cumpa Herihuay (37), se encontraba con un amigo en un local de comida cuando ocurrió el incidente. Su acompañante y la dueña del negocio también resultaron heridos.

Lea más: ¿Quién es un testigo protegido en el proceso penal peruano?

El hermano de la mujer narró lo sucedido en diálogo con América Noticias:

Estaban contando sus monedas [las víctimas]. Mi hermana estaba esperando que le paguen, da la vuelta y escucha los disparos. Ella pensó que era su balón de gas, pero uno de ellos [el acompañante], que logró escapar de la ráfaga de balas, se acerca hacia ella y [a mi hermana] le cae una bala.

Ambos agraviados fueron trasladados al hospital Hipólito Unanue, sin embargo, solo la mujer se encuentra estable.

Según los testigos, dos desconocidos se acercaron en una moto lineal al inmueble. Uno de ellos descendió, abrió fuego y luego regresó al vehículo para huir junto a su acompañante.

Lea más: Diferencia entre la valoración de las declaraciones de un «testigo protegido» y un «colaborador eficaz» [Casación 1294-2021, El Santa]

El caso

Cumpa Herihuay formaba parte de un caso por homicidio en calidad de testigo protegido. El proceso fiscal se lleva a cabo por la muerte de un dirigente, de una empresa de mototaxis, en el distrito de Santa Anita.

La víctima ya había declarado ante el Ministerio Público, según la versión de sus familiares. Sin embargo, una semana antes de su deceso, desconocidos le enviaron un arreglo fúnebre para atemorizarlo. Junto a él, añadían una nota donde aseguraban conocer su itinerario y su rutina. Por esta razón, había solicitado protección a la Policía Nacional (PNP).

Comentarios: