Siete películas que todo aspirante a juez o fiscal debería ver

7180

El cine nos ha acercado a la figura de los juicios, mostrándolos como eventos fascinantes y protagonizados por personajes memorables. Y si bien el sistema de justicia peruano es muy diferente al norteamericano, siempre hay algo de lo que se puede aprender.

Estas cintas nos han presentado situaciones y jueces que pueden ser una motivación para los que sueñen con ejercer esta profesión. Por lo que hemos realizado una selección de filmes que todo aspirante a juez o fiscal debería ver.

1. Cuestión de honor 

Cuestión de honor es una película citada constantemente por ese emocionante intercambio de palabras entre Jack Nicholson y Tom Cruise. Pero la gente suele olvidar el resto de proceso que motiva la cinta y la importancia del juez Julius Alexander Randolph.

Si buscáramos resumir la actitud o imponencia de este personaje, más allá del talento que el actor J.A. Preston pone en escena, sería tomando esta escena.

Coronel Jessup: Apreciaría si se dirigiera a mí como Coronel o Señor. Creo que me lo he ganado. 

Juez Randolph: La defensa se dirigirá a los testigos como Coronal o Señor.

Coronel Jessup: No sé que clase de unidad está dirigiendo aquí…

Juez Randolph: Y los testigos se dirigirán a esta corte como Juez o «Su señoría». Estoy seguro de que yo también me lo he ganado. Tome asiento, Coronel.

2. Heredarás el viento 

Este clásico de 1960 cuenta un caso fascinante que tuvo lugar en 1925, cuando un profesor es llevado a juicio por enseñar la teoría de la evolución darwinista.

La complejidad del caso podría hacer que el impacto del juez pase desapercibido, pero el nombre de Mel Coffey es fundamental para entender lo difícil que fue este choque judicial entre ciencia y religión.

Un juez debe verla porque explica la importancia histórica del rol de estos personajes. Sus decisiones y consecuencias no corresponden solo al periodo histórico en el que existe, ya que crea jurisprudencia que determinará el futuro de un conflicto que sigue siendo polémico.

3. Mi primo Vinny

Mi primo Vinny es uno de esos clásicos de culto que nunca recibió mucha atención por estos lares, pero que eso no le quita su rol como una joya legal dentro de sus propias reglas.

La serie nos presenta a dos newyorkinos acusados de asesinato y que se ven obligados a pedir la ayuda de su primo, un abogado hablador pero sin experiencia interpretado por el gran Joe Pesci.

Este novato se enfrentará al juez Chamberlain Haller, un agradable, pero severo profesional con el rostro del entrañable Fred Gwynne. Un actor recordado por su papel de Herman Monster en la serie La Familia Monster.

Este juez, gracias al vinculo que crea con el abogado que da titulo a la cinta, es un ejemplo de empatía, sensibilidad, humanidad y, sobre todo humor. Características que pueden hacerse presentes en casos puntuales, pero también en la cotidianidad fuera del trabajo.

4. Larry Flynt: el nombre del escándalo

La presencia de esta cinta en esta lista obedece a la justicia poética y a una curiosidad única en la historia del cine. El juez Morrisey, encargado de determinar el destino del Larry Flynt encarnado por Woody Harrelson es… el mismismo Larry Flynt de la vida real.

El director Milos Forman, en su locura y genialidad, optó que el hombre responsable de la suerte del delirante magnate del porno fuera el susodicho. Un statetment de que el cine puede ajustar el destino y cobrarse algunas deudas pendientes.

5. Culpable en la mafia 

Si alguien te dice que Vin Diesel tenía potencial de actor dramático antes de ser el «pelado de Rápidos y Furiosos«, no te miente. Prueba de eso es la existencia de Culpable en la mafia, una de las últimas joyas del fallecido Sidney Lumet.

Un mafioso de poca monta, Jackie Dinorscio, es atrapado y decide defenderse él mismo en lo que se convertiría en el proceso criminal más largo de la historia. El juicio es disparatado, digno de pasar a la historia y con un hombre que estuvo al frente de él.

El juez Sidney Finestein, con el rostro del actor de serie B Ron Silver, es un ejemplo de paciencia. Es un testimonio viviente de que el derecho puede ser un mundo extraño y apasionante. Pero con énfasis en lo extraño.

6. El vengador

Con el pésimo nombre de El vengador para Latinoamérica, Law Abiding Citizen nos cuenta la historia de Nick Rice. Él, interpretado por Jamie Foxx, decide dejar pasar un complejo caso de asesinato para no perjudicar su racha de victorias. Esto generará una reacción en cadena de acontecimientos que lo llevarán a cuestionar su verdadero rol en el sistema judicial.

El filme, dentro de su propuesta más pegada a la acción que al drama, es una dura crítica al sistema y al compromiso de los agentes de la ley. Es, además, uno de esos casos en los que la crítica se pone de acuerdo en no celebrar la propuesta, mientras que el público parece convencido de la efectividad de la película. Un proyecto que dividió.

7. Crimen perfecto

El duelo entre una leyenda como Anthony Hopkins y un recién llegado Ryan Gosling representa muy bien la esencia de Crimen perfecto. Un millonario, interpretado por el primero, se ve involucrado en un sonoro crimen y a por él va un joven, pero ambicioso fiscal con el rostro de Gosling. Parece ser un caso fácil que le dará visibilidad, pero a veces el poder pesa más que la justicia.

El filme es una recreación del mito de David y Goliat. Una oda a favor de las promesas y la juventud, aunque sin descuidar la moraleja convencional que propone que el ego debe aterrizarse para poder triunfar.

Bonus track

El juez

Ya hablamos de El juez en otro post. Robert Downey Jr. produce esta cinta sobre el factor humano de la justicia, sobre la complicado relación de un juez de pueblo con su hijo, un exitoso abogado de la gran ciudad.

Comentarios: