[VÍDEO] ¿Qué fue del Pezweon? El pescadito «inmoral» de testículos rosados vs. Indecopi

Un caso de antología... aquí la historia de un pescadito de testículos gigantes que fue tildado de «inmoral» por Indecopi y tuvo que esperar tres años para que admitan su inscripción como marca.

11931
Francisco Chuquicallata
Autor: Francisco Chuquicallata, periodista especialista en judiciales.

Hace más de una década, un pescadito de testículos rosados de un popular webcómic se ganó el corazón de miles de usuarios en Internet. Este ‘animalito’ fue tildado de inmoral por Indecopi, la autoridad encargada de registrar marcas y patentes en Perú.

Se trataba de El Pezweon, un diseño creado por Carlos Banda y Andrea Tataje, dos jóvenes que identificaron mucho potencial en un modesto dibujo de un pez azul con dos testículos generosos.

En 2008 decidieron registrar la marca El Pezweon ante Indecopi, sin embargo, la entidad rechazó la solicitud y adujo que «era contraria a las buenas costumbres por hacer referencia a un término vulgar».

Los creadores deseaban inscribirlo ante Indecopi para evitar que otros utilicen la imagen del Pezweon con fines comerciales, a excepción de ellos, quienes tendrían exclusividad sobre el pescadito.

Regístrame, pezweon

En primer instancia, Indecopi invocó el articulo 135 de la Decisión 486 – Régimen Común de Propiedad Industrial, que contenía polémicas cláusulas de moralidad. Estas disposiciones fueron usadas para rechazar la inscripción de El Pezweon y aún están vigentes.

En 2009, Indecopi publicó esta resolución sobre el Pezweon, sin embargo, el documento no precisaba por cuál de las causales del artículo se negaba la incripción del pescadito de voluminosos testículos.

Es decir, en ningún renglón se aclaró si el logotivo era contrario a la ley, la moral, las buenas costumbres o al orden público ¿Por cuál de esas cuatro consideraciones se prohibió la inscripción? El artículo invocado fue este:

Lea también: Victoria’s Secret: el día en que el uso de las marcas comercializadas en internet fue reconocido

«De plano había un problema (en la resolución) si uno quiere articular un recurso impugnativo necesita tener claridad sobre cuál es el argumento por el cual se está rechazando. La resolución no especificó por qué razón rechazó: por violar la ley, por la moral, las buenas costumbres o el orden público.», sostuvo Gustavo Rodríguez García, uno de los abogados que patrocinó el caso de El Pezweon junto a la abogada Maritza Aguero.

Indecopi también ensayó diversas definiciones sobre el concepto de moralidad y analizó la estructura del nombre: Pezweon. Así pues, los vocales explicaron que ‘weon’ deriva del término huevón, que significa imbécil y se utiliza de manera peyorativa para calificar a las personas como idiotas.

Sobre esto, Indecopi sostuvo que el El Pezweon contenía «un término no empleado por lo regular como parte del habla socialmente aceptada por la poblaciónl». Sin embargo, la entidad no presentó ningún reporte o estudio que justifique tal afirmación.

«Indecopi no exhibe ningún informe que de manera feasiente que la población considera de tal o cual manera a esa expresión, el conocimiento que uno tiene del habla cotidiana nos hace pensar de que era un término de extendido uso. Además es preocupante que se utilice esta expresión ‘habla culta’ porque finalmente se convierte el juzgamiento marcario en un procedimiento de otra naturaleza», señaló con firmeza el letrado.

Lea también: Denegar el registro de marca por riesgo de confusión con otra que fue cancelada por falta de uso vulnera el debido proceso [Casación 9251-2015, Lima]

Tras la resolución de primera instancia, los creadores del Pezweon plantearon una reconsideración que intentó variar el criterio de los vocales.

Sin embargo, la resolución que resolvió esa reconsideración confirmó el fallo en primera instancia. Es más, el documento precisó que la inscripción de El Pezweon fue rechazada por ser contraria a las buenas costumbres, según lo establecido por las cláusulas de moralidad  que Indecopi aplicó.

«A mi juicio esto es muy peligroso porque es un ejercicio que invita a la arbitrariedad. Una cláusula de moralidad significa que la autoridad marcaria está facultada a denegar una solicitud de registro de una marca porque a su entender esa solicitud podría afectar la moral, las buenas costumbres o el orden público, salvaguardar la moral. Soy enemigo número uno de esas clausulas», señaló con firmeza el letrado.

Finalmente, los creadores de El Pezweon recurrieron a la Sala de Propiedad Intelectual (SPI) del Indecopi, máxima instancia encargada de resolver la controversia ¿Qué pasó con el Pezweon, pezweon, logró su inscripción?

Lea también: [VÍDEO] La vez que «Hitler» se cambió de nombre | #LaPepaLegal

El 23 de febrero de 2011, la SPI ordenó la inscripción de El Pezweon como marca adscrita a la clase 25 para comercializar prendas de vestir, calzados y artículos de sombrerería. A través de esta resolución triunfó la creatividad y la libertad de expresión.

Luego de muchos años, uno de los creadores de El Pezweon explica cómo afrontó el proceso de inscripción del pescadito azul.

Carlos Banda es publicista y tiene 36 años, aprendió sobre derecho de marcas durante el proceso de inscripción de El Pezweon ante Indecopi ¿Un publicista debería conocer sobre derecho de marcas?, fue la escueta pregunta que se le formuló.

«No solo un publicista, toda persona debería tener ese tipo de conocimiento para poder recomendarlo, como publicista sí debería de saber algo para recomendarle a un cliente pequeño que desee registrar su logo. Cuando vas a Indecopi te dan toda la información perfecta, no habría ningún problema, pero no presenten peces con huevos porque se los van a negar», bromea Carlos Banda tras el teléfono.

Carlos Banda ya no produce merchandising sobre El Pezweon, pero no descarta reactivar la venda de camisetas con la imagen del personaje. Aquí la entrevista completa:

Entrevista realizada el 3 de setiembre de 2020:  

 

Hace unos días, el bloguero Henry Spencer nos transportó en el tiempo al publicar un conmovedor vídeo que recopila diversas experiencias sobre El Pezweon y principalmente la suya. El vídeo recuerda que el personaje alcanzó los 30 000 seguidores en Facebook y también reproduce un antiguo comercial televisivo sobre el personaje.

El entrañable pescadito cautivó a los primeros cibernautas del Perú, sigue engrosando su lista de seguidores en Instagram.

Esta publicación es un merecido homenaje al dibujo que desafió los estándares de la libertad de expresión y que nos invita a reflexionar sobre las cláusulas de moralidad que Indecopi aún emplea para evaluar el registro de una marca. Doce años después habría que preguntarse si realmente deberían existir  ¡Larga vida al Pezweon!

Comentarios: