El amor en LP: Diana Seminario y la necesidad de mantener fresca una relación

1970

¿Cómo se conocen y enamoran una abogada laboral y un ingeniero especializado en refrigeración? Es una respuesta que solo tiene Diana Seminario, la conductora de «Viernes laboral«.

Antes de ser una de las principales caras de LP y ser la crush de sus seguidores, era una estudiante de derecho que celebraba el «fin de los finales» en un bar. Y como si fuera una escena de película romántica, un extraño que hoy conoce mejor que a nadie se le acercó. El resto, podría ser la trama de un libro que ella podría escribir, más no firmar porque en su historia con Martín hay detalles… y detalles.

Las diferencias suman

Diana comparte el dicho de que un abogado no debería estar con otro abogado. No por una cuestión de competencia o ego, sino porque disfruta llegar a casa y dejar de lado las palabras de un juez y los formalismos de la carrera.

Recuerda, nuevamente, los días de la universidad y las salidas con sus amigos. Todos ellos eran abogados y, sin darse cuenta, lo que debía ser una conversación informal se convertía en un debate sobre las aplicaciones de la ley. En su hogar, la realidad es diferente y celebra que la jurisprudencia no la persiga a su rincón secreto.

Dicho eso, aclara que el amor no es tema ajeno a su especialización. No son pocos los empleadores que cuestionan los alcances de una relación entre los trabajadores. Sobre todo cuando estos llegan tarde, están idos o disminuyen su producción.

Al escuchar esas historias, sonríe. Sabe, mejor que nadie, que el amor es así.

Enriquecer la relación

El diálogo que tienen ambos busca huir de los prejuicios que hay contra los abogados, pero no siempre se logra este objetivo. Diana reconoce que usas sus herramientas profesionales como la buena labia y la estrategia para ganar las discusiones. Siempre con la premisa de que uno debe morir en su razón.

Por otro lado, el ingeniero se mantiene impávido y cuadriculado al momento de discutir, lo que la saca de quicio. Cada uno usa las armas que la jornada los ha ayudado a moldear y eso resulta divertido. Aun así, hay que seguir alimentando la relación.

Antes de la pandemia, los viajes de aventura eran una alternativa para darle un plus a lo suyo. Ahora, buscan potenciar nuevas facetas como el nuevo perfil de bartender que Martín ha descubierto en su interior.

Los juegos de mesa han sido una nueva aparición en estas fechas, aunque Diana reconoce que aquí surge algo de piconería por parte de ambos. Pero entre fichas, la unión se encuentra con nuevos matices y eso la hace muy feliz.

El mensaje final 

Luego de abrir su corazón, parece que Diana Seminario no tiene mucho más por decir. Pero, por debajo de la mascarilla, parece sonreír con énfasis mientras dice lo siguiente:

«Ya se lo dije recientemente en su cumpleaños, pero lo admiro mucho en todas sus facetas. Deseo que crezca en todas las facetas que uno puede desarrollarse. Martín, tienes y tendrás siempre toda mi admiración…».

Comentarios: