La importancia de los paradigmas investigativos en la investigación jurídica

3352

Sumario: 1. Introducción, 2. Los paradigmas de investigación, 3. Tipos de paradigmas en la investigación, 4. A manera de conclusión.


1. Introducción

El conocimiento de la realidad consiste en acercarse a ella para descubrir y conocer, y sobre esa base buscar su mejora. Este acercamiento permite al investigador saber dónde y cómo está, luego proyectarse a dónde quiere llegar y ver cómo hacerlo.

En ese contexto, cuando el investigador comienza con su labor investigativa, es necesario que tenga una manera definida de ver la vida, que implica conocer y posesionarse en un determinado paradigma que le sirva de guía en el proceso de investigación, pues “no se puede entrar al terreno de la investigación sin tener una clara percepción y conocimiento de qué paradigma direcciona la aproximación que tiene el investigador hacia el fenómeno de estudio” (Ramos, 2015, p. 10).

En este trabajo se buscará explicar de manera general los paradigmas investigativos, su tipología y su importancia para la investigación jurídica, dejando para un posterior trabajo desarrollar de manera concreta cada uno de ellos.

2. Los paradigmas de investigación

Uno de los pioneros, Tomas Kuhn, definió el paradigma como “un conjunto de suposiciones interrelacionadas respecto al mundo social que proporciona un marco filosófico para el estudio organizado de este mundo” (Kuhn, 1962, p. 82). Esto es,  como un sistema de creencias, principios, valores y premisas que determinan la visión que una determinada comunidad científica tiene de la realidad, el tipo de preguntas y problemas que es legítimo estudiar, así como los métodos y técnicas válidos para la búsqueda de respuestas y soluciones (Patton, 1990; Contreras, 1996).

Con el correr de los años, muchos trataron de conceptualizarlo, entendiéndose actualmente como un modelo, un sistema de convicciones y creencias que posee el investigador en relación al componente ontológico, axiológico, epistemológico y metodológico, que conlleva a la búsqueda del camino o vía para la generación de conocimiento científico (Finol & Vera, 2020). Es decir, un modelo que guía y provee al investigador la teoría y los referentes metodológicos para acceder al fenómeno objeto de estudio, proporcionándole un sistema filosófico y de investigación para comprender las cuestiones propias del proceso investigativo (Vasilachis, 2006; Miranda & Ortiz, 2021).

3. Tipos de paradigmas en la investigación

Se habla de muchos paradigmas, conforme al objeto de estudio o el campo del saber que se aborda (Miranda & Ortiz, 2020). Sin embargo, hay consenso en que son tres los paradigmas más utilizados para abordar las investigaciones: “el positivista, interpretativo y el socio crítico” (Gil et al, 2017, p. 73).

3.1 Paradigma positivista

También conocido como cuantitativo, racionalista, es aquella que considera que “la investigación tiene como objetivo comprobar una hipótesis por medios estadísticos o determinar los parámetros de una determinada variable mediante la expresión numérica” (Ricoy, 2006, p. 14). Es decir, en este paradigma son los “modelos matemáticos quienes proporcionan insumos para la organización, asociación y análisis de los datos estudiados” (Berardi, 2015, p. 53).

En este paradigma la realidad estudiada es objetiva, donde el sujeto investigador aborda el objeto con neutralidad, pues busca las causas de los fenómenos sociales mediante la cuantificación y medición de variables, cuyo rigor científico viene dado por la validez y confiabilidad de los instrumentos que se aplican (Finol & Vera, 2020). Mayormente es aplicable en las ciencias exactas, donde la prioridad son las mediciones. Sin embargo, también es aplicable en el campo de las ciencias sociales y comportamentales, para determinar mediante análisis los patrones de conducta de los seres humanos y de la sociedad (Creswell, 2009).

En el campo jurídico se usa este paradigma, por ejemplo, cuando se trata de determinar la eficiencia de ciertos modelos de justicia, determinación y proyección de la carga procesal, opiniones sobre la aplicación de ciertos programas o modelos, entre otros. Sin embargo, debido al carácter interpretativo y argumentativo de las ciencias jurídicas, este paradigma no sería el más indicado, pues en este ámbito se realizan investigaciones orientados a resultados específicos que se construyen a partir del análisis y argumentación teóricos (Elgueta & Pala, 2012).

3.2 Paradigma interpretativo

El paradigma interpretativo es otro que actualmente se viene consolidando con preponderancia en el campo de las ciencias sociales. Se considera que este paradigma constituye el modelo que se basa en la comprensión y descripción de lo investigado, interpretando la interacción entre el sujeto y el objeto, sin que se busque primordialmente generalizaciones a partir de los resultados obtenidos, como sí lo es, en el caso del paradigma positivista. Esto es así, porque “en las disciplinas de ámbito social existen diferentes problemáticas, cuestiones y restricciones que no se pueden explicar desde una metodología cuantitativa” (Martínez, 2013, p. 4).

El paradigma interpretativo considera que la realidad es dinámica y diversa, que depende mucho del significado de las acciones humanas, la práctica social, de los pensamientos y sentimientos de las personas, donde necesariamente debe haber una relación de participación democrática y comunicativa entre el investigador y el objeto investigado. Por lo tanto, como señala Miranda (2020) el valor de este paradigma se encuentra en que “toma en cuenta las experiencias para el entendimiento del mundo y reconoce en la configuración de las subjetividades la influencia de aspectos históricos, culturales y sociales” (p. 9).

La finalidad que busca el paradigma interpretativo es profundizar el conocimiento humano, comprendiendo la conducta de las personas estudiadas, basados en el entendimiento de sus actos, pensamientos, sentimientos, etc. Como señala Ramos (2015) a fin de “construir una conciencia más informada, que comprenda cómo pueden cambiar las estructuras de una sociedad y entendiendo las acciones necesarias para efectuar el cambio” (p. 14).

Este paradigma ha tenido fuerte influencia en ciertas ramas del saber humano, por ejemplo, en el campo de la psicología, donde los terapeutas emplean los métodos de esta investigación para observar a la persona investigada, en una constante interacción entre el observador y el observado. En el campo educativo también tiene una importante aplicación, donde se busca comprender el cambio de la conducta de los educandos como resultado del aprendizaje logrado. Similar situación se ve en el campo jurídico donde se busca mayormente la efectividad de la justicia, de la normativa nacional, entre otros, donde el interés se centra “en el estudio de los significados de las acciones de los seres humanos” (Elgueta & Palma, 2012, p. 141).

En este tipo de estudios lo importante no es llegar a establecer generalizaciones, sino profundizar en el significado que le dan los diversos sujetos al mundo que les ha tocado vivir (Elgueta & Palma, 2012). Ese es el sentido que se da en los estudios jurídicos, por ejemplo, cuando se pretende analizar la motivación de una resolución judicial, no se busca generalizar algo a partir de los hallazgos, sino como la inadecuada motivación puede afectar derechos de los justiciables. O cuando se analiza el plazo razonable en los procesos de flagrancia, no se busca efectuar generalización, sino determinar de qué manera el tiempo muy breve que se le concede a los imputados podría afectar su derecho de defensa por no contar con suficiente plazo para preparar su caso, en base al análisis e interpretación de la resolución judicial.

De esta manera, el paradigma interpretativo que sustenta el enfoque cualitativo de la investigación cobra mayor importancia en las investigaciones jurídicas, pues permite analizar e interpretar hechos o situaciones a partir de los actos procesales de los sujetos que intervienen en un proceso o de los que dan las leyes.

3.3 Paradigma socio crítico

El paradigma socio crítico surge como respuesta a las tradiciones positivistas e interpretativas, buscando terminar con el reduccionismo de la primera y el conservadurismo de la segunda. De esta manera este paradigma no solo busca interpretar los hechos, sino que “añade un componente ideológico con el fin de transformar la realidad además de describirla y comprenderla” (Elgueta & Palma, 2012, p. 144).

Este paradigma al igual que el interpretativo tiene importante presencia en la investigación jurídica, pues permite analizar e interpretar la información obtenida, añadiendo el criterio o posición personal sobre lo analizado. Permite adicionar las posiciones particulares como propuestas o solución a los problemas investigados, sobre la base de ideas, corrientes o políticas dominantes sobre la justicia en estos tiempos.

4. A manera de conclusión

El paradigma investigativo es considerado como un sistema de creencias, principios, valores y premisas que guían la visión del investigador o de la comunidad científica respecto a la realidad estudiada, proveyendo de un marco epistemológico y metodológico para el desarrollo de la investigación.

En el campo de la investigación jurídica los paradigmas investigativos cobran importancia porque ayudan a determinar el qué, cómo, cuándo y para qué desarrollar la investigación, así como se interpretará los resultados obtenidos. Siendo el paradigma interpretativo y el socio crítico los que serían de mayor ayuda para las investigaciones jurídicas.

Referencias

  • Berardi, L. (2015). La investigación cuantitativa. En: Investigación Educativa: Abriendo puertas al conocimiento. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Contexto SRL.
  • Contreras, I. (1996). La investigación en el aula en el marco de la investigación cualitativa en educación: una reflexión acerca de sus retos y posibilidades. Revista Educación, 20(1), 109-125. https://doi.org/10.15517/revedu.v20i1.24571
  • Creswell, J. (2009). Diseño de Investigación. Cualitativo, Cuantitativo y Mixto. Tercera Edición. London: Sage.
  • Elgueta, M. y Palma, E. (2012). La investigación en ciencias sociales y jurídicas. Orión Colección Juristas Chilenos
  • Finol, M. y Vera, J. L. (2020). Paradigmas, enfoques y métodos de investigación: análisis teórico. Revista Científica Mundo Recursivo, 3 (1): 1-24.
  • Gil, J. L. et al. (2017). Los paradigmas de investigación educativa, desde una perspectiva crítica. Revista Conrado, 13(58), 72-74. Recuperado de aquí.
  • González, J. (2001). El paradigma interpretativo en la investigación social y educativa: nuevas respuestas para viejos interrogantes. Disponible aquí.
  • Kuhn, T. S. (1962). La estructura de las revoluciones científicas. Fondo de Cultura Económica de México.
  • Martínez, V. L. (2013). Paradigmas de investigación. Manual multimedia para el desarrollo de trabajos de investigación. Una visión desde la epistemología dialectico crítica. Disponible aquí.
  • Miranda, S. y Ortiz, J. A. (2020). Los paradigmas de la investigación: un acercamiento teórico para reflexionar desde el campo de la investigación educativa. Revista Ride, Vol. 11, Núm. 21. DOI: https://doi.org/10.23913/ride.v11i21.717.
  • Patton, M. Q. (1990). Métodos cualitativos de investigación y evaluación: Integración de la teoría y la práctica. Sage.
  • Ramos, C. A. (2015). Los paradigmas de la investigación científica. En Revista de Psicología, 23(1): 9-17.
  • Ricoy, C. (2006). Contribución sobre los paradigmas de investigación. Revista do Centro de Educação, 31 (1): 11-22
  • Schettini, P. y  Cortazzo, I. (2015). Análisis de datos cualitativos en la investigación social. Procedimientos y herramientas para la interpretación de información cualitativa. Editorial Universidad de la Plata.
Comentarios: