«El estafador de Tinder»: ¿si fuera peruano qué delitos habría cometido?

3128

Tinder es una plataforma global de citas en línea, encuentros sexuales o, en ocasiones, el preludio de exitosas relaciones amorosas, con ella puedes chatear y conseguir una cita con personas con quienes existe gusto en común o entre quienes se han seleccionado mutuamente.

El documental de Netflix, El estafador de Tinder narra la historia de tres mujeres que fueron engañadas mediante esa red social por un hombre llamado Simon Leviev, cuyo verdadero nombre es Shimon Yehuda Hayu.

El estafador de Tinder planeaba su estrategia de la siguiente manera: enamoraba a una mujer joven con solvencia económica, le prometía una relación estable (dependiendo del caso), cuando su víctima se enamorada por completo inventaba una trágica historia con la intención de que le depositen dinero a su cuenta bancaria a modo de préstamo.

En concreto, remitía imágenes de Simon Leviev herido. Esto angustiaba a sus víctimas, quienes transferían ingentes sumas de dinero con la intención de auxiliarlo para que escape de sus enemigos.

Así, el estafador de Tinder gastaba el dinero de varias mujeres en otras víctima de diferentes nacionalidades:

    • En 2015 fue capturado en Finlandia por el delito de estafa, tras la denuncia de tres mujeres víctimas y lo sentenciaron a tres años de prisión.
    • En 2017 decidió cambiar su nombre de forma legal: Shimon Yehuda Hayu a Simon Leviev, pues era conocido internacionalmente de esa manera.
    • En 2019 intentó huir a Grecia con un pasaporte falso, pero fue capturado.

Tiempo después, creó el personaje de un hombre rico en Tinder, enamoró a sus víctimas y volvió a estafarlas luego de pedirles dinero.

Si Simon Leviev fuera peruano, ¿por qué delitos podría ser procesado? Veamos.

Estafa

El delito de estafa es el uso de artificio o engaño, a fin de procurar para sí o para terceros un provecho patrimonial en perjuicio ajeno. Este delito protege el patrimonio.

Sebastián Soler[2] considera como estafa «la disposición patrimonial perjudicial tomada por un error determinado mediante ardides, tendientes a obtener un beneficio indebido».

Artículo 196.- Estafa

El que procura para sí o para otro un provecho ilícito en perjuicio de tercero, induciendo o manteniendo en error al agraviado mediante engaño, astucia, ardid u otra forma fraudulenta, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de seis años.

Artículo 196-A.- Estafa agravada

La pena será privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años y con noventa a doscientos días-multa, cuando la estafa:

1. Se cometa en agravio de menores de edad, personas con discapacidad, mujeres en estado de gravidez o adulto mayor.

2. Se realice con la participación de dos o más personas.

3. Se cometa en agravio de pluralidad de víctimas.

4. Se realice con ocasión de compra-venta de vehículos motorizados o bienes inmuebles.

5. Se realice para sustraer o acceder a los datos de tarjetas de ahorro o de crédito, emitidos por el sistema financiero o bancario.

6. Se realice con aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima.

Simon Leviev, de acuerdo con la legislación peruana, podría ser denunciado por el delito de estafa. Las víctimas podrían aducir que las ingentes sumas de dinero que le entregaron, es decir, la disposición patrimonial, fue producto de la astucia o ardid del agente, quien les hizo caer en error de forma deliverada. El error es la falsa representación mental de la realidad.

Ellas creían en los montos eran préstamos o donaciones que se producían en la confianza de una supuesta e inexistente relación amorosa. Aunque también habría un gran escollo probatorio, porque es complicado determinar si ‘el amor’, o la promesa de una relación formal constituyen formas fraudulentas que configuren el tipo penal de estafa.

El delito sería agravado porque se realizó en perjuicio de una pluralidad de víctimas.

La pena privativa de libertad por este delito es no menor de cuatro ni mayor de ocho años y con noventa a doscientos días multa.

Falsedad genérica

Simon Leviev también habría cometido el delito de falsedad genérica, pues utilizó un pasaporte falso para huir de Israel. Este delito se encuentra regulado en el artículo 438 del Código Penal.

Artículo 438.- Falsedad genérica

El que de cualquier otro modo que no esté especificado en los Capítulos precedentes, comete falsedad simulando, suponiendo, alterando la verdad intencionalmente y con perjuicio de terceros, por palabras, hechos o usurpando nombre, calidad o empleo que no le corresponde, suponiendo viva a una persona fallecida o que no ha existido o viceversa, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años.

Artículo 438-A.- Falsedad genérica agravada

El que otorgue, expida u oferte certificados, diplomas u otras constancias que atribuyan grado académico, título profesional, título de segunda especialidad profesional, nivel de especialización u otra capacidad análoga, sin que el beneficiario haya llevado efectivamente los estudios correspondientes, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de cinco años y sesenta a ciento cincuenta días-multa.

En 2019, Simon Leviev intentó viajar a Grecia con un pasaporte falso. Sin embargo, al aterrizar fue capturado y extraditado a Israel. Allí fue condenado a 15 meses de prisión y al pago de una multa cercana a los 50 000 dólares para resarcir a sus víctimas.

A la fecha, Leviev es un hombre libre y niega haber cometido las estafas. Apenas cumplió 5 meses de prisión y fue liberado. Tras la difusión del documental, el guardaespaldas de El Estafador de Tinder anunció que demandaría a la productora del documental en Netflix, pues lo presentan en calidad de cómplice del estafador.

Comentarios: