Siete episodios de «Black Mirror» para entender las Elecciones

1495

La naturaleza sorpresiva del Perú evoca a una ficción que jamás podría catalogarse como aburrida. Y los insólitos giros de guion que vemos a diario en en la política y la sociedad han servido para que muchos hagan las analogías con una famosa serie de culto que acaba de anunciar una nueva temporada.

Black Mirror, serie creada por el británico Charlie Brooker, es una antología de relatos que analizan el comportamiento humano a través de la tecnología. Sigue de cerca la tradición de La dimensión desconocida (1951), aunque este proyecto opta por ser desgarrador antes que pensar en una moraleja evidente.

Con eso en mente, tenemos cinco episodios de Black Mirror que todo abogado debe ver para entender este capitulo de la serie llamado Perú.

1. El momento Waldo

Durante su estreno, El momento Waldo fue uno de los episodios menos celebrados de la segunda temporada del show. No fue hasta la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses que se revivió la vigencia de este extraño capítulo.

Waldo, un personaje animado satírico y provocador, termina postulando en una elecciones como un acto de rebeldía contra el sistema. Para sorpresa de todos, esta candidatura llega más lejos de lo esperado y su creador pierde el control de todo.

Este episodio es un recordatorio de que el pueblo está dispuesto a arriesgar por una alternativa que vaya contra el sistema que los ha abandonado o no los entiende. No importa qué tan disruptiva sea o qué tan poco preparada esté. Es una crítica también a las politicas que regulan y determinan quienes son óptimos para ocupar puestos de poder.

2. Los hombres contra el fuego

Una organización militar sin nombre e integrada por soldados estadounidenses tiene como misión el exterminio de seres humanos mutados, a los que llaman «cucarachas». Stripe, un integrante de ese pelotón, empieza a tener dudas al respecto de esa misión cuando nota que hay algo más detrás de esos «enemigos» a los que enfrenta.

Los hombres contra el fuego toma al pie de la letra la premisa de que los gobiernos invisibilizan a las minorías, hasta el punto de antagonizarlas y privarlas de todos sus derechos al punto de deshumanizarlas por completo. Lo hace con una trama de corte bélico y con más diálogo de lo que muchos preferirían, pero sus intenciones son bastante rescatables.

La propuesta distópica mantiene algunos puntos que son característicos del mundo creado por Brooker. Entiéndase como la crítica a las élites y las nuevas herramientas que facilitan la vida solo de los privilegiados.

3. Odio nacional

Nadie pone a duda el poder de las redes sociales en el Perú y se ha comprobado que estamos ante una muchedumbre que, entre likes y compartir, es ruidosa y violenta. La crudeza de las opiniones en Twitter es el punto de inicio de Odio nacional, una historia que reflexiona sobre la cultura de la cancelación en medio de una serie de asesinatos que se originan bajo la presión popular promovidos por un hashtag. ¿Hay o debería haber un castigo real contra las personas funadas en las redes sociales?

En ese episodio, una pareja de detectives especializadas en crímenes tecnológicos investigan unas muertes de personajes que fueron «cancelados» en las redes sociales. La investigación las llevará a descubrir una conspiración ligada una nueva herramienta que mantiene el orden del medio ambiente y a un personaje que busca demostrar una siniestra teoría.

Este thriller está más cerca una película por su extensión y originalidad. Y su cuestionamiento sobre la justicia y moral con la que operamos en las redes es relevante más que nunca. Basta con ver las reacciones viscerales ante los resultados de anoche y el constante operar de los trolls.

4. Toda tu historia

Se dice que la falta de memoria es característica del peruanoy esa es la clave para entender Toda tu historia. Un episodio que es para muchos el mejor de la serie junto a San Junípero.

En este relato, llegamos a un mundo en el que todos cuentan con un dispositivo implantado que registra todo lo que se hace, ve y escucha. Liam, un joven abogado, empieza a sospechar de la infidelidad su esposa y usará esta capacidad de recordarlo todo para demostrarlo.

¿Es saludable un mundo en el que no podemos olvidar nada? Brooker lleva la conversación hacia las relaciones humanas más románticas, pero es inevitable pensar en el efecto que esta habilidad podría tener si se usara con fines políticos o en los propios procesos judiciales.

El veredicto del autor es que el recuerdo perpetuo es tóxico, dañino. Trae un remordimiento y un dolor que no acontece cuando la memoria es frágil, cuando dejamos que todo lo que no es trascendental se vaya. Y también nos deja una tesis sobre lo fácil que es antagonizar a alguien que, incluso con la verdad de su lado, actúa como un monstruo.

Y puntos extra por la soberbia actuación de Toby Kebbel, que nos ayuda a empatizar con un supuesto antagonista.

5. Blanca Navidad

La conversación tecnológica en Blanca Navidad gira alrededor de la inteligencia artificial y la posibilidad de que se alcance un punto en que pueda o deba reclamar derechos humanos. Algo que se explora con más profundidad en episodios como Black Museum. Pero la charla que queremos rescatar son las preguntas que están ligadas al ámbito jurídico y el uso de la tortura con fines de «obtener justicia».

¿Usar fines tecnológicos que no dañan físicame0nte pero sí psicológicamente son métodos válidos? ¿Cuál es el limite que nos ponemos al momento de justificar nuestras acciones? Y sobre todo, nos hace cuestionar el alcance real de un castigo y su severidad, al ver que «desaparecer» puede ser una sanción.

6. Cállate y baila 

Las historias sobre justicieros y vengadores han llenado la cultura popular, pero lo que propone Black Mirror es uno de los relatos más interesantes al respecto. Charlie Brooker ve el impacto de las nuevas tecnologías en el alcance de la supuesta justicia y cómo algunas faltas éticas se miden con la misma vara que crímenes turbios en lugares como las redes sociales.

No es la primera vez que la serie juzga que la justicia se vuelva un show. Pero Cállate y baila es el ejemplo más crudo sobre este juicio de opinión y sobre la constante idea de que las apariencias engañan. Siendo esa la gran clave para el spoiler que determina el peso de este episodio.

7. Himno nacional

Cerramos la lista con el primer episodio de la serie. Con una historia que quiebra la realidad que conocemos y nos lleva al mundo en el que sucede todo lo visto en Black Mirror.

Una duquesa es secuestrada y la exigencia para su liberación es… insólita. El primer ministro inglés deberá realizar un acto sexual frente a millones de televidentes o dejar que la joven muera. Todo desencadenará una crisis que involucrará a políticos, periodistas, activistas y ciudadanos.

Himno nacional nace como un comentario sardónico sobre la sociedad inglesa, pero la globalización lo convirtió como un reflejo de siglo XXI. Una critica a los medios de comunicación y su uso tramposo de la información para garantizar que las cosas sucedan de cierta forma. Una llamada de atención sobre los extremos que puede provocar el descontento de un individuo con su clase política.

Y, sobre todo, es una llamada de atención a la falta de consecuencias con la que vivimos. Cada cierto tiempo nos exponemos a hechos violentos y traumáticos, sin que nada cambie como sociedad. Hay reacciones momentáneas, emotivas, pero sin un efecto a largo plazo.

El episodio puede considerarse como grotesco, pero sus virtudes están por encima de una característica tan subjetiva. Es la puerta de entrada para una serie que ha revolucionado a la ficción moderna.

Comentarios: