Técnicas de subrayado que mejorarán tu proceso de aprendizaje

4094

Una parte importante del proceso académico, además de la anotación de apuntes o el repaso para los exámenes, es el subrayado. Todos los que han comenzado a vivir la experiencia universitaria saben que el subrayado consiste en destacar mediante trazos de color las ideas fundamentales o secundarias presentes en un texto.

Hay muchas formas de realizar este método, pero la Universidad de Minnesota en Estados Unidos creó cuatro técnicas de subrayado que son reconocidas como las más óptimas para los jóvenes estudiantes. Y en Juris.pe vamos a contarte sobre esas técnicas, esperando que te sirvan en tu día a día.

Recomendaciones iniciales 

Antes de repasar cualquier técnica de subrayado, debes asegurarte de primero leer el texto en cuestión y en su totalidad. Solo de esta forma podremos saber que ideas son relevantes entre todas las que conforman una lectura.

Si te resulta difícil encontrar una idea principal de una lectura completa, puedes dividirla por párrafos. De esta forma, puedes detectar una serie de ideas importantes para luego compararlas y descartarlas hasta tener una idea central y sus complementos.

Recuerda que la idea central refleja el pensamiento general mientras que los complementos son información que respalda, ejemplifica o extiende la data más importante. Con esto claro, pasemos a analizar las técnicas prometidas al inicio de esta publicación.

Técnica del pensamiento completo

Es la técnica más sencilla de todas, ya que consiste en subrayar todas las palabras que constituyan un apoyo importante a la idea principal. Tantas como consideres necesarias.

Por ejemplo, puedes marcar el primer enunciado completo, pero solo parte del segundo porque el foco se encontraba allí. La ventaja de este método, explican los especialistas, es que se realiza con facilidad y rapidez.

La ventaja de este método de subrayado, según los especialistas, es que lleva poco tiempo de realizar aunque implica más esfuerzo cuando necesites revisarlo posteriormente.

Veamos un ejemplo:

Las citas ideográficas reconocen la autoría de las ideas formuladas por otro autor. Estas citas no refieren a copias literales de textos, sino a ideas esbozadas por el autor. Al omitir citar estas ideas se incurre en plagio.

Técnica de pensamiento incompleto

Marca las partes de los enunciados que contienen una idea principal o un detalle de apoyo irremplazable, tratando de resaltar solo un sector que transmita el concepto central de manera precisa.

Aquí se enfatiza la lucha contra la tentación de subrayar un enunciado completo para generar el efecto resumen en cada enunciado. Por su brevedad, esta técnica tiene la ventaja de prestarse a la recitación cuando lo revises, un método ideal para realizar una autoevaluación de preguntas y respuestas.

Veamos un ejemplo:

El hábeas corpus es un proceso constitucional autónomo que tiene por finalidad la protección de la libertad individual y de los derechos constitucionales conexos, de modo tal que frente a la amenaza o privación de la libertad de una persona, este proceso faculta al juez constitucional a tutelar de forma urgente la libertad y los derechos conexos del afectado.

La demanda de hábeas corpus se presenta ante el juez penal de turno, y no requiere defensa cautiva, es decir, no necesita de la firma de un abogado para interponerlo. De hecho, por su importancia, este escrito está exento de formalidades. No obstante ello, un abogado debe saber cómo redactar correctamente un escrito de esta naturaleza, a fin de evitar perjuicios a su patrocinado.

Técnica del subrayado tipo telegrama

Concéntrate en la esencia de cada enunciado, subrayando solo una idea fundamental. Este método evita las redundancias que compliquen el entendimiento de un mensaje, como se hacia con el telegrama durante los conflictos bélicos.

Otra ventaja es que la revisión finaliza con una menor cantidad de palabras conceptuales subrayadas que facilitarán su incorporación. El punto negativo es que requiere bastante tiempo para discriminar lo relevante, por lo que es una técnica más avanzada. No se puede esperar que esta sea el primer método que use un estudiante en su primera semana de clases.

Veamos un ejemplo:

Interponer una demanda es abrir la puerta al intrincado camino procesal. La demanda es el acto procesal mediante el cual se ejercita la acción, dirigida al juez para la tutela de intereses colectivos, siendo en consecuencia el acto continente y el contenido de la acción y la pretensión.

Al ser la demanda la presentación formal que el demandante hace para señalar y solicitar una respuesta a la administración de justicia, es un documento harto importante por su trascendencia jurídica y porque tras ella se espera una efectiva tutela jurisdiccional efectiva.

Una demanda se caracteriza además porque identifica a las partes demandante y demandada, expone los hechos de forma específica y los fundamentos de derecho.

Técnica de la señalización personalizada

Funciona como una técnica en sí misma o como complemento a los tres primeros métodos. Se distinguirán las ideas principales y los detalles de apoyo aplicando otro tipo de señalización, no solo el subrayado.

Podemos usar símbolos como asteriscos, líneas, doble subrayado o el elemento visual que consideres más práctico. En este caso, se recomienda que el subrayado se aplique para ideas principales y un asterisco para su respectiva explicación.

Uso de colores 

No existe una regla sobre el uso de colores, pero se recomienda una estructura basada en seis colores. Su uso y su función se detallará a continuación, pero ustedes pueden realizar las modificaciones que se consideren necesarias.

Amarillo: para la idea principal
Verde: para las ideas complementarias
Morado: para listados o enumeraciones
Azul: para las definiciones
Rojo: para los ejemplos o recomendaciones directas que despliegue el autor
Anaranjado: para fechas

Comentarios: