[VÍDEO] ¿Suicidio o asesinato? Cómo descubrir la verdad tras el cadáver

No te pierdas Crimiadictos, el único programa sobre criminalística del Perú, que se transmite todos los jueves por la tarde a través de la página de Facebook de LP Pasión por el Derecho.

4339

Esta pregunta concentra toda la atención de los investigadores criminales al examinar un cadáver con impacto de bala en la cabeza, un desafío criminalístico que exige mucha observación y pericia. ¿Se suicidio o lo asesinaron?.

En estas investigaciones, los peritos forenses examinan los bordes de la lesión producida por un arma de fuego, a fin de identificar la presencia del tatuaje de pólvora, es decir, la marca negruzca impregnada sobre la piel del cadáver. Aquí una imagen referencial [1]

Fuente: Dantes, Armando (@ARMANDODANTES), Twitter, 2 de enero, 2020, https://bit.ly/3u3h37T

También examinan la anatomía del cadáver (zurdo o diestro) e incluso si los orificios de bala se ubican en lugares anti anatómicos o atípicos. Es importante analizar la mano del cadáver para descubrir, mediante pruebas científicos, si manipuló el arma de fuego segundo antes de morir.

A la fecha, los criminales del mundo del hampa, tras cometer sus fechorías, intentan desaparecer el cadáver o simular un suicidio. Lo que ellos desconocen es que la criminalística posee múltiples especialidades de investigación que permiten descubrir cómo se produjo la muerte del cadáver y quiénes lo hicieron. Los crímenes perfectos no existen.


1. Distensión en músculos que sujetan el arma de fuego

El autor del asesinato podría ubicar un revólver en la mano del cadáver para confundir a los peritos criminalistas, de ser así, el perito balístico junto a su equipo deberá observar la presión con la que el cuerpo sujeta el arma de fuego.

El suicida, por inercia, sujetará con mucha fuerza la empuñadura del arma de fuego al momento de matarse, pues un disparo en la cabeza produce una suerte de «corto circuito al interior del cerebro», explicó el perito Omar Santome Retes durante una entrevista sobre balística forense.

Esta reacción contrae los músculos de la mano y el suicida sujetará fuertemente el arma de fuego, de haberse simulado un suicidio y posteriormente, haber ubicado el arma de fuego sobre la mano de la víctima, no se apreciaría esa rigidez en la mano del suicida.

2. Restos de disparo en la mano

Al analizar el cadáver inerte y el arma de fuego, el perito balístico realiza la prueba de absorción atómica para conocer si durante sus últimos minutos de vida utilizó o no el arma hallada en la escena del crimen o lugar de los hechos.

Este análisis determina la presencia o ausencia de cationes metálicos en la mano (plomo, bario y antimonio), de no ser así, el arma que produjo el disparo mortífero fue otra. Esto permitiría sospechar de un suicidio simulado, es decir, en el lugar de los hechos se habría cometido un asesinato. 

3. Tatuaje de pólvora en la cabeza

Los disparos a corta distancia, es decir, a menos 50 centímetros dejan rastros de pólvora sobre la piel. Este es un dato clave para determinar si se trató de un suicidio u homicidio, pues al no identificar el tatuaje de pólvora, es decir, la marca negruzca impregnada en la piel del cadáver, se trataría de un homicidio, ya que es improbable que el suicida ubique su pistola a más de 50 centímetros para auto eliminarse.

A lo mejor, su verdugo lo asesinó a más de 50 centímetros con un disparo certero e intentó simular un suicidio ubicando la pistola sobre las manos de su víctima, sin imaginar que el tatuaje de la herida mortal lo delataría.

4. Revólver sin casquillo en la escena

El autor del asesinato con arma de fuego podría ubicar el revólver en la mano de su víctima, con la intención de confundir el criterio de los peritos criminalistas. Estas armas de fuego, al momento de ser disparadas, no expulsan el casquillo de la munición como las ametralladoras o pistolas. Las revólveres almacenan el casquillo en su tambor.

Esta información es importante, pues podría tratarse de un revólver que no participó en la escena del crimen y fue introducido en la escena para despistar.

Así lo explicó el perito en criminalística y médico legal, José Luis Pacheco de la Cruz, en el primer capítulo del programa #Crimiadictos.

5. Disparos anti anatómicos en cadáver

Los disparos improbables. Los suicidas no podrían dispararse en la espalda o en las costillas, esto dificultaría auto eliminarse. Esos orificios de balas permitirían sospechar que el caso versa sobre un asesinato y no un suicidio.

El perito balístico debe examinar los orificios de entrada, salida, reingreso, etc, de los proyectiles, a fin de determinar qué arma de fuego perpetró los disparos. 

6. Disparos de zurdos y diestros

Los cadáveres hablan. Los peritos criminalistas también examinan qué lado del cuerpo utilizaban a menudo las víctimas, es decir, si eran diestras o zurdas. Un diestro no podría manipular cómodamente su pistola en la mano izquierda y viceversa, por ende, el perito que conozca esta información podría desvirtuar un suicidio simulado.

Es inusual que el autor de un asesinato conozca si la víctima es zurda o diestra al tratar de simular un suicidio para librarse de responsabilidades penales, es probable que falle. Aunque, de no ser el caso, existen muchos más métodos para descubrirlo.

7. Martillo de pistola liberado

El martillo o gatillo del revólver o pistola es una pieza saliente o liberada en la parte trasera del grip, que siempre es oprimida cuando el tirador empuña el arma, este martillo acciona y produce un golpe trasero. Conoce AQUÍ las partes de un arma de fuego.

En el primer capítulo de #Crimiadictos, el médico legista José Luis Pacheco de la Cruz, dijo que no es lógico encontrar el martillo de una pistola o revólver liberado en la escena de un supuesto suicidio, pues al perpetrar un disparo, el martillo del arma de fuego retorna a su posición original. En ese sentido, podría tratarse de un suicidio simulado.

Omar Santome Retes es perito balístico con más de 23 años de experiencia al servicio de la investigación criminal y oficial en retiro de la Policía Nacional del Perú. Estudió en Estados Unidos, específicamente en Sirchie Fingerprint Labs, temas concernientes a la especialidad de balística forense.

A la fecha, asesora a Representaciones Robinson 2000 EIRL, una de las empresas líderes en tecnología forense del Perú.


Importante: La pistola exhibida en los vídeos de esta publicación fue manipulada por un perito balístico y en todo momento estuvo desabastecida.

Mira aquí la entrevista completa sobre balística forense: 

  • No te pierdas Crimiadictos, el único programa sobre criminalística del Perú, que se transmite todos los jueves por la tarde a través de la página de Facebook de LP Pasión por el Derecho.

[1] Dantes, Armando (@ARMANDODANTES), Twitter, 2 de enero, 2020, https://bit.ly/3u3h37T 

Comentarios: