¿Qué son las ‘soft skills’ o habilidades blandas y cuáles necesita todo abogado?

1970

Un término que se ha puesto de moda durante las convocatorias y en el ámbito laboral es «soft skills» o habilidades blandas. ¿A qué se refieren esas palabras y qué tan importantes son en la vida de un abogado? Vamos a responder esas preguntas en esta publicación de LP.

¿Qué es una soft skill?

En palabras simples y comunes, podemos definir las softs skills como las competencias sociales que solo se adquieren en la vida diaria y que permiten a las personas integrarse en los entornos profesionales.

Estas complementan las hard skills o habilidades duras, que se pueden definir como los conocimientos que hemos adquirido a través de la formación universitaria o técnica. O a través de la experiencia profesional.

¿Son importantes en la vida profesional?

El IEBS Business School realizó un seguimiento en las ofertas laborales de diferentes países. Esto fue para determinar lo importantes que se han vuelto como elementos en el perfil de un posible trabajador ante los reclutadores y para armar una lista con las ‘habilidades blandas’ más demandadas en los procesos de reclutamiento en los últimos años.

Veamos las más resaltantes:

  • Resiliencia
  • Compromiso
  • Flexibilidad
  • Trabajo en equipo
  • Mentalidad de crecimiento
  • Aprendizaje constante e independiente
  • Creatividad
  • Tomar decisiones en base a datos
  • Habilidades digitales

Estas fueron enlistadas pensando en los profesionales de muchas carreras, por lo que son conceptos que todos conocemos relativamente bien. Lo que nos lleva a pensar en su importancia en el mundo de la ley y la jurisprudencia.

¿Son importantes para un abogado?

Por supuesto y hay algunas soft skills que queremos resaltar para complementar las ya mancionadas. Algunas que creemos que son fundamentales para complementar el conocimiento jurídico.

Capacidad de reconocer errores y pedir disculpas

De los anteriores soft skills se puede desprender un pensamiento crítico hacia nuestro trabajo y, sobre todo, a nuestra conducta. Con esta capacidad descubrimos errores y abrimos la puerta a otra habilidad deseable en los abogados, el saber pedir perdón por los errores cometidos y de esa forma neutralizar nuestro ego.

Automotivación

En esta época, los estudios de abogados buscan profesionales que tengan capacidad de automotivación para que se fijen metas laborales más ambiciosa que se reflejen en la reputación del despacho al que representa.

Gestión de la ansiedad

La ansiedad y, por lo tanto, estrés están a la orden del día. Estas emociones son casi siempre inevitables y el abogado debe trabajar  en la gestión de estas sensaciones para poder realizar su trabajo. Al respecto, hemos escrito en este post.

Comunicación

La comunicación implica muchas ideas, más allá de saber explicar los pensamientos propios correctamente o convencer con la palabra. Es un concepto que va en doble sentido, por lo que debemos saber escuchar a nuestro interlocutor y un abogado debe dominar ese arte. Al respecto, recientemente realizamos un post sobre el tema que puede revisar haciendo clic aquí.




Conoce nuestros cursos 

Curso sobre proceso de alimentos: https://bit.ly/3vExeKY
Curso de derecho laboral: https://bit.ly/3P7RpYC
Curso sobre derecho de sucesiones: https://bit.ly/3QpiXKg

 

Comentarios: