Seis películas sobre derecho y periodismo

1232

En el marco del Día del Periodista en el Perú, celebramos a esos profesionales cuyas metas van de la mano con los ideales de un abogado, la búsqueda de la justicia.

Nombrar casos en las que ambas carreras se han encontrado sería un ejercicio interminable, por lo que vamos a apuntar la conversación a otro lado. Al terreno cinematográfico donde estos choques nos han dado clásicos recientes. Incluso ganadoras del Oscar.

Por eso hoy, en LP Pasión por el derecho les dejamos una lista de películas en la que el derecho y el periodismo se encuentran. En algunas ocasiones, para trabajar juntos por un bien común y en otras para servir como una advertencia de lo que puede pasar si se corrompe el sistema.

1. Shaterred Glass (2003)

Una historia real y fascinante cuyo visionado debería ser obligatorio en las facultades de periodismo. Stephen Glass es un joven que rápidamente se ha convertido en el redactor estrella del New Republic Magazine gracias a sus fascinantes historias.

Cuando un periodista de una revista rival encuentra un agujero en una de sus historias, comienza a desentrañar una red de mentiras que podría poner en jaque al protagonista y a su medio. Resulta que una de sus historias es falsa e incluso todas podrían serlo.

Glass enfrenta un proceso legal mientras su medio deberá demostrar su desconocimiento de todas las patrañas del escritor.

2. Nothing but the truth (2008)

La reportera Rachel Armstrong escribe una historia prometedora en la que revela la identidad de un agente encubierto de la CIA que estaba en una misión en Venezuela. Esto pone todo de cabeza, tanto en su medio como en el gobierno.

El Estado determina que lo realizado por Armstrong es traición, por lo que un fiscal federal la convoca frente a un jurado de acusación para exigirle, entre otras cosas, su fuente. Un abogado contratado por el diario de la periodista deberá intentar librarla de este caso que tendrás más consecuencias de lo pensado.

3. Fotógrafos de la muerte (2010)

Durante los años noventa, Kevin Carter, Ken Oosterbroek, Greg Marinovich y Joao Silva formaron lo que hoy conocemos como el Bang-Bang Club. Este grupo de fotógrafos cubrió, entre otras hechos históricos como los violentos incidentes que acompañaron al movimiento de liberación de la raza negra en Sudáfrica. Es decir,  la lucha contra el Apartheid.

Esta recomendación a la cinta dedicada a este grupo va a acompañada de una invitación a leer The Bang-Bang Club: Snapshots from a Hidden War (2000), un libro escrito por ellos mismos en el que documentan a fondo sus experiencias. Una gran pieza sobre la ética y la moral dentro de la labor periodística.

4. Maten al mensajero (2014)

El reportero Gary Webb, interpretado por un Jeremy Renner post The Avengers, se convierte en el objetivo de una agresiva campaña de difamación. Todo luego de que su más reciente trabajo destapara que la C.I.A recibía dinero a cambio de mirar hacia otro lado mientras toneladas de cocina, procedentes de Nicaragua, inundaron en los ochenta los barrios más pobres de Los Ángeles.

Basada en hechos reales, esta cinta tiene un final trágico y como producto, está hecho con las intenciones de venerar la figura del periodista. Como una muestra de respeto a este reportero y a todos los que se han envuelto en eventos similares, que no podemos spoilear.

5. Primicia mortal  (2014)

Louis Bloom es un sociópata sin ningún futuro y sin ninguna virtud más allá de tener el rostro de Jake Gyllenhaal. Un día descubre que hay un nicho de trabajo inexplorado en la grabación de tragedias que pueden venderse por miles de dólares a los grandes canales.

Bloom notará que mientras más violento el incidente, más dinero puede obtener. Así que terminará alterando escenas de crimen y generando hechos para poder obtener ganancias más sustanciosas. ¿Cuál es el límite? ¿El pseudo periodista obtendrá un castigo?

6. Spotlight (2015)

Hablar de derecho y periodismo es hablar de la galardonada Spotlight. El relato sobre los periodistas de investigación del Boston Globe en su agobiante misión de revelar los casos de pederastia cometidos por sacerdotes en todo Estados Unidos.

Su presencia en esta lista no es un gesto amable. El hecho que desencadena todo el proceso es una columna de opinión publicada por un abogado, Mitchell Garabedian, que acusa a las autoridades de la iglesia de saber sobre estos escándalos  y no hacer nada. Este legista se vuelve una pieza clave en toda la trama y en la historia que hoy es fundamental para entender el poder de la prensa.

Los descubrimientos de los periodistas lograron que se revelara la forma en que los acusados de abusar de menores se libraban de la justicia, causando un terremoto en el sistema juridico que sigue trayendo consecuencias a la fecha. La comisión del Vaticano encargada de estos casos se volvió mucho más transparente e incluso participó en la entrega de información necesaria para el filme.

Comentarios: