Ocho películas que no sabías que trataban sobre derecho

2082

El cine y el derecho siempre han estado conectados. No son pocos los relatos cinematográficos que han reflejado grandes enfrentamientos judiciales y procesos épicos. Pero el derecho va más allá de un juicio.

El derecho va al cine (2013) es una publicación de la Universidad del Pacífico, editada por Cecilia O’Neill, que reúne una serie de artículos que exploran los dilemas de la ley desde el ángulo de clásicos del séptimo arte. Las referencias, sin embargo, escapan a los ejemplos más obvios.

¿Qué vincula a Star Wars o Aliens con la correcta ejecución de la ley? Lo veremos en esta lista de películas que no sabías que trataban sobre derecho .

1. Aliens y el derecho laboral

Es fácil distraerse por el alienígena xenomorfo que se roba las miradas en esta saga creada por Ridley Scott y perfeccionada por James Cameron en la secuela Aliens. Pero hay un gran debate sobre el derecho laboral dentro de esta franquicia.

En la primera Alien, los pasajeros de la nave Nostromo son una tripulación que es enviada a morir, desechable con tal de que se cumpla un fin superior. El rol de una empresa malvada que mueve los hilos se hace más evidente en la secuela, Aliens, donde vemos con más profundidad el accionar de la corporación Weyland – Yutani.

La obsesión por Hollywood contra ese «capitalismo malvado», a la par que defiende indirectamente los derechos laborales de unas minorías olvidadas, es un elemento clave de este conjunto de filmes estelares. Y es, también, un tópico recurrente entre los autores más críticos dentro de la ciencia ficción.

2. Be kind, rewind y el derecho de autor

Estamos ante una joya del cine indie de Michel Gondry que no tuvo un estreno oficial en Perú, por lo que su traducción oficial no está definida. En Argentina se estrenó de forma limitada como Rebobinados y en el resto de Latinoamérica llegó como Originalmente pirata.

Jack Black encarna al dueño de una tienda de películas en VHS, probablemente una de las últimas que queda. Un día debe reponer las cintas luego de que se estropearan en un accidente provocado por él mismo. Así inicia una delirante aventura para filmar él mismo todos esos grandes clásicos, desde Los Cazafantasmas hasta El rey león.

Este accionar, sin duda, es cuestionable desde una perspectiva legal. La cinta celebra la creatividad, pero también hace preguntas sobre la legalidad en hacer un remake de bajo presupuesto y los derechos de autor. Al final, el debate del filme se acerca a la libertad que trae consigo la ausencia de una finalidad comercial y las ansias de difundir el arte.

3. Blade Runner 2049 y el futuro del derecho

No son pocos los que reconocen a Blade Runner como una pieza clave para entender la ciencia ficción, pero su secuela no recibe suficiente cariño. Blade Runner 2049 de Denis Villeneuve es una continuación que entiende los puntos claves que hicieron grande a la primera parte y evoluciona en lo relacionado a fotografía o guion.

Un futuro en el que los robots pasan desapercibidos entre los humanos trae consigo muchos debates y la mayoría de ellos son jurídicos. ¿Un ser consciente vale menos que otro por el hecho de no ser humano? ¿Cómo se delimita la humanidad y sus derechos en un mundo en el que los robots sienten tanto como nosotros?

Otro punto clave para entender Blade Runner es el futuro oscuro que sugiere. Lo que nos lleva a dudar si esta visión distópica involucra más diálogos que pronto tendremos que discutir en la vida real.

4. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos y el derecho cognitivo

En un futuro no muy lejano, la gente tiene la opción de eliminar de su memoria a ciertas personas gracias a un milagroso procedimiento. Esa aplicación nos llevará a un análisis sobre la toxicidad de las parejas y la necesidad de dejar ir a ciertas personas.

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos es un drama maravilloso, dirigido también por Michel Gondry. Pero su debate jurídico está presente y es similar al que proponíamos sobre El origen en nuestro post sobre derecho constitucional.

La tecnología que propone la cinta nos lleva a conversar sobre la llamada «libertad cognitiva» y la protección de derechos fundamentales ante distintas formas de manipulación mental. Un debate que parece lejano, pero que ya se está buscando legislar propiamente en algunos países como Chile.

5. Star Wars y la libertad ante las dictaduras

Es fácil minimizar a Star Wars como una aventura espacial de sables de luz y trajes llamativos, pero hay un fuerte contexto legal y político que muchos ignoran.

Como lo comentaba en un post publicado por el May the 4th, en el universo creado por George Lucas se rigen bajo el esquema de los poderes ejecutivolegislativo y judicial. Esto, al menos, antes de la llegada del Imperio Galáctico.

Viendo la legislación peruana, vemos que en el mundo de Star Wars se entiende el derecho a la insurgencia. Gran importancia tiene la Alianza Rebelde en la caída de un gobierno tirano e usurpador que está liderado, entre otros, por Darth Vader.

6. Up: una aventura de altura y la propiedad privada

La gente recuerda los primeros y lacrimógenos minutos de Up: una aventura de altura, pero olvidan que el resto de este filme de Pixar es bastante destacable.

Carl Fredrickesen decide comenzar una odisea que había postergado toda su vida junto a un niño impertinente y un perro que habla, pero antes de eso vemos una confrontación porque habían terceros que querían quedarse con su propiedad.

Este conflicto detona con un diálogo que citamos a continuación:

Carl Fredricksen: Dile a tu jefe que puede quedarse con mi casa.
Constructor: ¿En serio?
Carl Fredricksen: Sí. ¡Cuando esté muerto!

7. Los increíbles y la imputación objetiva

Seguimos con Pixar.

Este tema ha sido tocado por otras cintas como Capitán América: Civil War o Watchmen. Pero, siendo polémicos, quien escribe se atreve a decir que Los Increíbles es una mejor película que las citadas anteriormente. Además, es la que estaba mencionada en la publicación original que inspira este post.

Una familia de supers debe intentar pasar desapercibida luego de que se prohíba, por ley, la existencia de superhéroes. El origen de esta ley fueron las constantes denuncias de personas que se veían «perjudicadas» de forma indirecta por la actividad de estos personajes.

Eso nos lleva a conversar sobre lo correcto que puede ser atribuir la responsabilidad de un hecho reprochable a alguien que está salvando a otras personas. Un debate que la cinta no responde del todo, pero que no la hace menos disfrutable.

8. Madeinusa y la legalidad alternativa

Terminamos la lista con una representante nacional.

Madeinusa, de Claudia Llosa, es un ejercicio de imaginación y suposición bastante bien logrado. En el pueblo inexistente de Manayaykuna, vive una una comunidad en una anomia absoluta.

Desde el Viernes Santo hasta el Domingo de Resurrección, el pueblo vive en una locura absoluta bajo la creencia de que «no existe el pecado» mientras Dios ha muerto.

Esto genera miles de conversaciones que son absolutamente jurídicas y que no se distancian mucho a las que motiva una franquicia más mediática como La Purga. En ese sentido, el Perú se adelantó a la propuesta.

Comentarios: