La importancia de ser abogado y tener una red de contactos

3716

Es un secreto a voces, pero vamos a subrayarlo igual. La vida laboral es mucho más sencilla si cuentas con una red de contactos que te abran algunas puertas. Todos conocemos a alguien que ha ingresado a un puesto de trabajo por ser «conocido» o «amigo» de alguien, pero… ¿cómo puedo hacer lo mismo? ¿Debería intentarlo? ¿Hay algo indebido en estas acciones? Veamos algunos puntos importantes en esta conversación y que te ayudarán a entender todo lo que trae consigo este tema.

¿Qué es una red de contactos?

Los expertos coinciden al momento de definir a una red de contactos como un conjunto de vínculos que desarrollamos de forma laboral o personal. Su efectividad para garantizar éxitos profesionales dependerá de varios factores y para muchos no hay una fórmula secreta.

En ese sentido, puedes tener una red muy grande pero tal vez ninguno de ellos está en una posición de poder en ningún lugar de tu interés o no conocen a alguien con esa característica. O tal vez es muy grande, pero tus contactos no son de la carrera en la que tú te desarrollas, lo que puede jugarte en contra. Algunos deberán trabajar mucho más en ella y algunos, que nacen en un círculo más privilegiado, tendrán más ventajas desde el comienzo. Y un largo etcétera que podría ocupar toda líneas de este post.

A pesar de eso, es justo destacar también sus virtudes como una gran fuente de referencias, información y visibilidad a tu marca personal. Y funcionan mejor si entendemos una clasificación en la que muchos expertos en la materia coinciden.

Tenemos las redes personales, conformada por amigos y conocidos que nos brindan un impulso inicial y que normalmente hemos desarrollado muy casualmente. Luego tenemos las redes estratégicas, ligadas a profesionales que no son de tu área de trabajo pero sí la complementan y ayudan a tu crecimiento. Y, finalmente, las redes operacionales, las que generan ingresos directos. Es decir, clientes o compradores.

¿Cómo se crea una red de contactos?

Nuevamente, entramos a una zona llena de «peros» y matices. Si eres un joven estudiante de derecho que viene de una familia en la que todos han sido abogados, obviamente esta sección del post no será de gran utilidad. Aunque sin duda tienes problemas que vamos a desarrollar más adelante.

Obviamente aquí nos referimos a chicos que están comenzando desde cero y a ellos se les recomienda poner mucha atención durante la vida universitaria.

Alan Aldana, abogado venezolano fundador del estudio Aldana y Abogados, ha dedicado diferentes publicaciones a la creación de redes o networking. En ellos reitera que la experiencia universitaria es la primera puerta para crear tu red de contactos profesionales.

Y, en se sentido, da una serie de recomendaciones para cultivar esto de forma óptima:

Las buenas calificaciones son determinantes

Hablar de buenas calificaciones es una forma de englobar muchas acciones determinantes porque el buen desempeño en clase es atractivo para los profesores, que muchas veces están buscando a nuevos pupilos para sus estudios. Mejora tu participación en clase con habilidades verbales que te muestren seguro y en base a estudios que te permitan sonar como alguien profesional y no como un florero.

Sé parte de eventos académicos y profesionales ligados al derecho

Hay razones evidentes para esto. Complementas tu conocimiento, lo que te permite mejorar en el primer punto, pero también te acerca a un mundo profesional que parece lejano para un estudiante. Aquí debes recordar comportarte a la altura de las circunstancias y es DE-TER-MI-NAN-TE pedir todas las tarjetas de contacto que puedas.

Usa tus redes sociales de forma responsable

No todas tus interacciones en las redes sociales terminarán en un contrato, pero debes saber que reflejan una parte importante de tu personalidad. Así que tal vez deberías considerar subir menos fotos de tus juergas amnésicas y empezar a mostrar aspectos de tu lado más profesional. Incluso puedes animarte a crear contenido ligado a la carrera en redes como Instagram o Tik tok, lo que no te hará perder profesionalismo ante profesionales más jóvenes.

¿Cómo mejorar una red de contactos?

Lo lograste, en parte. Ya estás trabajando dentro de la carrera en un puesto de trabajo relativamente satisfactorio. En el camino has forjado una red que ha sido, también, relativamente útil. ¿Aquí acaba todo? Obviamente no.

Hay distintas formas de cuidar y mejorar tu red de contactos, evitando estancarte y permitiéndote progresar constantemente.

Karla Barreto, directora de PAD Alumni, la red de egresados de los programas del PAD – Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, destaca algunas recomendaciones:

No puedes limitarte a recibir, también tienes que dar

Un problema que cometen muchos es esperar que su red de contactos sea provechosa para ellos, pero nunca entregar nada a cambio. Recuerda recomendar a contactos tuyos que tengan potencial, recomendar los proyectos de tus amigos y sumarte activamente a esfuerzos académicos de terceros. A la larga, eso también te dará beneficios.

Haz un seguimiento de las nuevas promesas

¿Recuerdas a tu «yo joven» que no conocía a nadie pero tenia mucho talento? Actualmente hay muchos chicos así que eventualmente van a dar la hora y tenerlos en la mira puede garantizar que te mantengas actualizado y vigente para una nueva generación de abogados. No tengas miedo en intercambiar información y ser una enciclopedia abierta para los juristas del mañana.

No vendas algo que no eres

Aspirar a más es natural, pero debe ir de la mano con tus verdaderas capacidades. Armar una red de contactos promoviendo una imagen que no obedece a tu desempeño o tu talento simplemente degenerará en problemas de los que no podrás recuperarte a tiempo. Así que estudia constantemente para mejorar tus habilidades y ser siempre el abogado que juras ser en CVs o en tus redes.

Los problemas de una red de contactos. ¿Hablamos de corrupción?

Volvamos al caso mencionado anteriormente. ¿Eres un abogado joven que sigue el linaje de una familia llena de personas pertenecientes al derecho? Te irá bien al momento de conseguir trabajo, sí… Pero muchas pondrán en duda tu verdadera capacidad al ser «un hijo de papi». El propio César Nakazaki reconoció en una entrevista brindada a LP que eso es algo que enfrentó su hijo homónimo y representó para su familiar una lucha difícil para ganarse un lugar propio en la escena.

Aunque con menor intensidad, estas dudas alrededor de tu capacidad se repetirán siempre que se sepa que estás ingresando a un centro de trabajo en el que conoces a alguien de poder. O al saber que tu entrada se facilitó gracias a un tercero, lo que no es un problema en el sector privado, pero sí puede ser motivo de cuestionamientos en el sector público. Lo que muchos entienden ahora como soft corruption o conductas poco o nada éticas.

En relación a esto es conveniente revisar un reciente proyecto de ley que propone que los jueces y fiscales ya no enseñen en universidades. En la exposición de motivos se explica que el ejercicio de la cátedra debilita la independencia, imparcialidad, autonomía de estos profesionales. Lo que se conecta con nuestro tema en discusión, ya que le permite a muchos jóvenes crear vínculos con autoridades que pueden verse reflejadas en contrataciones cuestionables. Lo que, al fin y al cabo, es una forma de ejercer una red de contactos.

Pero vayamos más a fondo. En un artículo periodístico publicado por la web ACV, el periodista Héctor G. Barnés explora la corrupción dentro de las redes de contacto y el networking. Allí señala que dentro de estos círculos es común que se aproveche de la «lealtad» y los favores para cruzar las líneas de lo legal.

El periodista específica que estas redes pueden cuestionarse porque limitan el crecimiento profesional de la comunidad a un número limitado de individuos. Pero el verdadero problema sucede cuando hay dinero público en juego. Aquí las redes de contacto se vuelven «una malversación punible y una perversión sistémica».

Otro punto polémico que es analizado por el hombre de prensa es el elitismo que estas redes representan en muchos casos. Todo dentro de lo que él llama «un nuevo nepotismo» que se genera alrededor de grupos con una identidad muy poderosa. Esto podemos entenderlo como limitar en secreto una convocatoria para miembros de ciertas universidad, clubes o partidos políticos. Algo que también obedece a las reglas de las redes de contacto.

¿Tú te has visto beneficiado o perjudicado por ellas? Cuéntanos en los comentarios.

Comentarios: