Escorzo biográfico de Cesare Beccaria

213

Escribir una biografía es siempre un reto porque se siente como una competencia con la historia y con los otros profesionales que se atrevieron a contar ese relato antes. Se requiere de humanidad y no solo de buena pluma para lograr ese reto literario que es escribir sobre otra vida. En este caso, Julio Armaza Galdos lo logra con solvencia.

El penalista y docente decide recoger los pasos del italiano Cesare Beccaria con un texto emocionante que se diferencia en sus formas a los anteriores trabajos más académicos del autor. Hay una fascinación palpable por parte del escritor hacia el jurista que impulsó la prevención del delito y el principio de legalidad.

El comienzo 

Escorzo biográfico de Cesare Beccaria arranca con una reflexión sobre el endurecimiento de las penas y el encierro, lo que nos adelanta la atmósfera que acompañará al pulso del escritor. Hay un espacio también para la mención obligatoria de Arequipa, pero eso es ajeno a los fines de este comentario.

Las primeras páginas de la propuesta de Armaza están dedicadas a explicar el contexto en el que nace Beccaria. Una Milán convulsionada que escapaba de una monarquía española y que se sostenía en una población cargada de resignación.

El jurista nació en el seno de una familia extensa, con varios hermanos que fallecieron muy jóvenes y sin los lujos que uno asumiría por su estatus de noble de la sociedad italiana. María Visconti Di Saliceto, su madre, compartía una inteligencia y pasión que el hombre de derecho replicó en su vida universitaria. Constantes cartas reflejan ese amor que acompañó la vida académica del personaje y que Armaza retrata con mucho tacto.

Nos centramos en las primeras páginas de este viaje para no spoilear la narrativa del penalista en el resto del libro, pero también porque es un resumen fidedigno del espíritu que el autor impregna en cada capitulo. Respeto y literatura. Cariño e historia.

Fuentes y cartas

Si hay algo que destaco de este libro es que, a pesar de su brevedad, cuenta con una enorme bibliografía que sirve como una recomendación indirecta del autor para ampliar el universo que recrea.

Eco, Hegel y Kant aparecen enlistados como fuentes. Sin duda, son los nombres más llamativos para las masas, pero hay otras inclusiones que los más apegados al derecho sabrán subrayar. Tal es el caso del abogado e historiador Guillermo Cabanellas, el criminólogo Enrique Ferri o el genial Von Feuerbach.

Pero es necesario destacar el valor emocional e incluso artístico que toma la presentación de las cartas de Cesare Beccaria a su hija Giulia. Es aquí donde trasciende la humanidad del penalista para ejecutar una selección correcta de misivas que revelan otro rostro de uno de los más importantes inspiradores del movimiento de reforma del antiguo derecho penal continental.

Mi carta favorita es la número 20, porque siento que desnuda una fragilidad que parece ajena a la época y a sus conceptos de masculinidad. Me tomó la confianza de compartir un extracto de la misma para dejar claro mi punto:

Querida hija:

Te debo y me debes muchas cartas en las que nos mostremos el amor que mutuamente nos profesamos, en las que hablemos de la risa, de los sueños e ilusiones de la gente; pero insistes me ocupe sobre el de las personas, y debo, muy a mi pesar, decirte que, en lo tocante a ello, ando sinceramente confundido, pues buena parte de los criminalistas europeos dicen que la sanción penal debe servir para atemorizar o, por el contrario, para corregir moralmente al sentenciado; en ambos casos, mal que bien, se busca evitar la ejecución de futuros delitos.

El consenso 

Escorzo biográfico de Cesare Beccaria es una travesía literaria que propone un equilibrio entre sus lectores que devoran el derecho y los que buscan una propuesta cultural sobre un personaje importante en la historia universal.

El olfato historiador de Armaza sobresale en su necesidad de subrayar los detalles y no dejar ningún nombre fuera de la ecuación. Las referencias para el escritor son sagradas y se nota en capítulos como Estructura de la obra, Infamias o Repercusión inmediata.

La mirada de abogado no es esquiva y trasciende en el cierre del libro, antes de las emotivas cartas comentadas en párrafos anteriores. Sé con certeza que los legistas lectores de LP – Pasión por el derecho disfrutarán del análisis técnico que Armaza concede en Vigencia, Óbito e Influencia en el Perú.

Dicho eso… ¿Estás listo para leerlo?

Para leerlo clic aquí.

Comentarios: