¿Qué está pasando en el Ministerio Público?

3298

Durante la tarde del 12 de noviembre, un documento enviado a la Junta Nacional de Justicia (JNJ) generó controversia. La exfiscal del equipo especial del caso Los cuellos blancos, Rocío Sánchez, solicitó a la institución que procesara y suspendiera de sus funciones a la fiscal de la Nación Zoraida Ávalos. Esto como medida cautelar y por presuntamente haber interferido en la investigación del mencionado caso.

Las supuestas infracciones 

Sánchez expuso en 26 páginas las supuestas infracciones administrativas en las que habría incurrido la fiscal de la Nación que supuestamente afectaron el curso de las investigaciones que estaban a su cargo. A saber.

  1. Ávalos habría ordenado que las grabaciones de las escuchas telefónicas del caso Los Cuellos Blancos, que efectúa el equipo Constelación de la Dirección Antidrogas, se entreguen a un fiscal diferente al autorizado por el Poder Judicial.
  2. La fiscal de la Nación habría ordenado que el equipo del Segundo Despacho de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa contra el Crimen Organizado del Callao, que se encontraba en la avenida Abancay, se mudara a un edificio de la avenida César Vallejo, en Lince. Desprovistos de medidas de seguridad y custodia.
  3. El nombramiento por parte de Ávalos de la hija de María Zavala Valladares, relacionada con exintegrantes del Consejo Nacional de la Magistratura y con dirigentes de Fuerza Popular,  “en una fiscalía clave en la investigación por delitos contra el crimen organizado”.
  4. Ávalos habría pronunciado frases insultantes y amenazantes contra un fiscal de menor rango para desacreditarlo y apartarlo de sus funciones sin haber evidenciado supuestos actos ilícitos.
  5. La fiscal habría obstruido una investigación sobre supuestos actos indebidos durante su nombramiento como Fiscal Suprema.

Luego de presentar este documento, Sánchez ha conversado con diferentes medios de comunicación para complementar todo lo señalado. Por ejemplo, ha afirmado que «en el Ministerio Público hay una inestabilidad total, falta de dirección y una lucha constante para que las investigaciones no lleguen a todas las personas que deben de llegar».

La respuesta 

Luego de algunas horas y a través de un comunicado, la fiscal Ávalos rechazó cualquier tipo de injerencia en los equipos especiales de fiscales encargados de los casos Los Cuellos Blancos del Puerto y Odebrecht. O en cualquier otra investigación que se lleve a cabo en el Ministerio Público.

La funcionaria señaló que desde que asumió el cargo ha sido blanco de “ataques” para socavar su “idoneidad”. Y, por lo tanto, no es coincidencia que se presente una nueva acusación en vísperas del proceso de ratificación de jueces y fiscales.

Ávalos también aseguró que en reiteradas oportunidades se ha pretendido “desacreditar” su actuación como fiscal de la Nación con el fin de afectar las investigaciones a su cargo. Investigaciones que están protagonizadas por expresidentes de la República, ministros y congresistas. Así como también jueces y fiscales supremos.

El comunicado, que puede leer aquí, concluye hablando directamente con los ciudadanos:

«Estas afirmaciones infames no conseguirán desalentar la lucha contra la corrupción y serán respondidas en su momento, cuando la Junta Nacional de Justicia lo considere pertinente. Soy consciente de que esta guerra que libramos es con el frente externo, y –lamentablemente– también con el frente interno.Me mantengo firme en mis principios y con la convicción de que los fiscales comprometidos con la verdad y aquellos que actúan con apego a la Ley y la ética no cesaremos en nuestros esfuerzos para impedir que la impunidad reine en el Perú».

Por otro lado, el Equipo Especial del caso Los Cuellos Blancos del Puerto negó cualquier interferencia de las autoridades del Ministerio Público en las investigaciones. En ese sentido, calificaron de “falsa y desleal” la versión de  Sánchez.

A través de un pronunciamiento público en video, se remarcó que se continúa con la función constitucional de perseguir el delito. Más allá de que algunos de los miembros de la organización criminal hayan decidido acogerse a la colaboración eficaz.

“Rechazamos que exista interferencia por parte de las autoridades del Ministerio Público en la investigación de los casos y negamos la versión falsa y desleal de la fiscal renunciante Rocío Sánchez Saavedra, quien fue separada del equipo especial hace unos meses y se encuentra actualmente incursa en un proceso disciplinario ante la Junta Nacional de Justicia”, expresaron.

Antecedentes 

Fuentes del Ministerio Público le señalaron a La República que la queja interpuesta por Rocío Sánchez se trataría de una represalia en agravio de la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos. Esto por haberla apartado del caso Los Cuellos Blancos.

Recordemos que a finales de febrero de este año se removió del caso Cuellos Blancos a las fiscales Sandra Castro y a la ya mencionada Sánchez. Todo sucedió luego de que se conociera una reunión con el expresidente Martín Vizcarra en el 2018.

En su momento, Avalos indicó que la reunión de ambas fiscales con el cuestionado presidente constituía  un hecho de suma gravedad. Y el problema no había comenzado allí, ya que previamente la fiscal Sánchez puso su cargo a disposición luego de que la fiscal Sandra Castro revelara que ella se reunió con Martín Vizcarra.

Su renuncia se dio luego de que la fiscal Roxana Jáuregui, una de las integrantes del equipo especial que investigaba el caso, pidió que se investigue dicha reunión. Jáuregui consideró además que, si un fiscal se ve involucrado en un hecho de este corte, lo que corresponde es apartarse del equipo y dejar otros asuman el trabajo con objetividad.

Comentarios: