Cuatro problemas de salud que suelen aquejar a los abogados (y cómo evitarlos)

2492

Los abogados y las abogadas tienen un estilo de vida que los llena de emociones intensas, con grandes historias que contar y que son el corazón de esta página. Sin embargo, también hay grandes problemas que intentan solucionar y que son parte de esta cotidianidad.

Al respecto, un estudio sobre la salud y el bienestar de la abogacía española por el Instituto de Salud Mental de la Abogacía reflejó que el 80 % de los abogados no duerme más de seis horas, algo que no es muy diferente a la realidad peruana. Este mal hábito, entre otros, es el detonante de muchos problemas de salud que veremos a continuación.

Yahaira Agredo, especialista en comunicación y marketing jurídico, realizó una lista de males que vamos a desarrollar. A la vez, brindaremos algunos consejos para enfrentarlos, lo cual siempre debe ir acompañado de la atención de profesionales para cada caso específico.

1. Estrés

Hemos hablado del estrés en otras oportunidades, pero lo volveremos a hacer porque es uno de los problemas de salud más habituales en el mundo de los abogados.

No es tan difícil de creer que el derecho está vinculado al estrés si tenemos en cuenta que es una carrera que está ligada al conflicto humano de terceros, por lo que la cercanía a tantos problemas puede provocar un estrés bastante complejo si no se trata en su momento.

¿Soluciones? Además de buscar a un profesional adecuado, recomendamos dialogar con los amigos con los que tengamos mayor confianza, así como la práctica de ejercicio acorde con nuestro tiempo y dormir bien. Hacemos énfasis en lo último, ya que suele ser un factor importante para la solución de otros problemas que vamos a mencionar.

2. Problemas de vista

Si eres abogado o conoces a algún abogado, sabes que esta es una realidad. El abogado puede pasar muchas horas frente al monitor de la PC buscando jurisprudencia o revisando archivos del caso que esté cubriendo. Y, si no está frente a la computadora, está revisando el smartphone o archivos impresos en su despacho o en pleno movimiento del transporte.

El problema es que son varios los estudios que indican que la exposición de siete horas al día o más frente a una pantalla puede traer diferentes situaciones dañinas. Por ejemplo, el deterioro de la película lagrimal, la cual es elemental para una correcta lubricación de los ojos.

¿Soluciones? Como siempre, repetiremos que es necesario visitar a un profesional. Otras recomendaciones son hacer descansos ocasionales para evitar la fatiga visual y controlar la iluminación que desprenden nuestros monitores o celulares.

3. Mala postura

Este es un mal que no es exclusivo de los abogados, pero que sin duda entienden a la perfección. La mala postura se debe a no caminar erguidos y permanecer sentados de manera incorrecta durante gran parte del día. Rara vez el abogado se sienta «bien», ya que lo hace en una posición poco cómoda sin darse cuenta.

Una mala postura en el día a día trae principalmente dolores de espalda y un daño general a los músculos de las extremidades. ¿Soluciones? Invertir en una buena silla ergonómica y visitar a un fisioterapeuta o a un masajista.

4. Problemas estomacales

La rutina del abogado se puede resumir en comer tarde, beber mucho café, optar por la comida rápida en lugar de un almuerzo sano y beber alcohol en reuniones elegantes. Esto puede traducirse, casi de forma segura, en problemas estomacales.

¿Soluciones? Evidentemente, visitar a un profesional. Asimismo, algo que puedes hacer por tu cuenta es empezar a reducir la cafeína, las bebidas alcohólicas, los alimentos procesados y la comida picante. También empezar a respetar nuestros horarios de desayuno, almuerzo y cena se debe tener en cuenta.

Comentarios: