Clásicos de la literatura navideña que debes leer

780

La Navidad es una fuente de inspiración para muchos, pero algunos afortunados han convertido esa motivación en clásicos de la literatura. Hablamos de piezas literarias, peruanas y extranjeras, que exploran una festividad pero también otros aspectos humanos de interés para los abogados.

En este post, les recomendamos las mejores historias dentro de este subgénero. Y si bien parece que estos ejercicios narrativos solo se disfrutan en diciembre, la verdad es que sus virtudes no tienen fecha de vencimiento.

1. Cuento de Navidad de Charles Dickens (1843)

Probablemente el clásico indiscutible de la Navidad, reversionado y adaptado a mil escenarios. Desde Los Simpsons hasta cintas protagonizadas por Bill Murray como Los fantasmas contratacan.

Un viejo llamado avaro llamado Ebenezer Scrooge recibe las visitas de los fantasmas del pasado, presente y futuro. Ellos llegan a mostrarle lo que ha sido su vida, pero también las consecuencias de su conducta miserable en la gente cercana cuando él ya no esté. Una lectura obligatoria para los adictos al trabajo que están perdiendo su humanidad y para los abogados.

Algunos especialistas en Dickens confirman que este amargado protagonistas se dedicaba al derecho por claves dentro del libro, aunque el autor nunca se detiene a especificar el origen de su fortuna.

2. Un recuerdo navideño de Truman Capote (1985)

Describir a Capote solo por su novela más conocida (y sangrienta) es ignorar esta faceta tan fascinante, el Truman más humano y triste. En Tres Cuentos m una selección de relatos cortos, incluye la historia que da titulo a esta sección del post.

El atormentado escritor nos abre las puertas a sus reuniones familiares navideñas, encuentros nostálgicos y que no son del todo felices. Aquí, en este tema tan «cotidiano», se perciben todas las huellas del relato intimo y agresivo del cronista norteamericano. Y, a la par, es un estudio sencillo de la mente de un genio algo perturbado.

3. Las cartas de Papá Noel de J. R. R. Tolkien (1976)

no conoces sobre Tolkien, es justo empezar mencionando que es el autor de clásicos como la trilogía del Señor de los Anillos y todo el universo de la Tierra Media. Así que no hablamos de ningún desconocido o improvisado.

Las cartas de Papá Noel reúne una serie de escritos que Tolkien le escribía a sus hijos en fechas navideñas, fingiendo ser el querido gordo vestido de rojo. Una tradición que empezó en 1920 y estaba carga de una imaginación digna del creador de los hobbits. Y una belleza literaria que puede emocionar hasta a los corazones más duros.

Estas misivas fueron publicadas luego del fallecimiento del escritor y han ganado valor luego del éxito de sus sagas fantasiosas.

4. Vanka de Anton Chéjov (1886)

La literatura victoriana está cargada de historias sobre infancias quebradas y lo que hoy conocemos como coming of age, historias de maduración en las que se irrumpe rápidamente en la adultez.

En esta historia particularmente sentimental conocemos a Vanka Zhúkov, un huérfano que le escribe una carta a su abuelo por Navidad. A pesar de sus nueve años, relata una sensación de soledad y frustración por su entorno que es imposible ignorar. Y concluye con un único pedido, un ruego para que este abuelo se lo lleve a vivir con él. Lejos de todo el dolor que le causa este maltrato indiscriminado que recibe.

5. Cuento de Navidad de Enrique A. Carillo (1948)

La última parada en esta publicación va destinado a un autor peruano, para no pecar de ponerle más atención a la producción externa. Y en el camino, vamos a explorar a algunos escritores nacionales que tal vez no son de todo conocidos.

Enrique A. Carrillo, el primero que mencionaremos, fue un escritor y diplomático que es considerado uno de los mejores prosistas peruanos del siglo XX. En Cuento de navidad narra la tarde previa a la Noche Buena de un hombre nostálgico que lo ha perdido todo. O al menos, está en camino a quedarse sin nada, incluyendo a su familia.

Este cuento es una oda a aquellos que están lejos de casa físicamente, la realidad del migrante que ha sido una constante en el Perú y no es un fenómeno nuevo.

Comentarios: