Cinco lecciones para abogados por Saul Goodman (Breaking Bad, Better Call Saul)

4607

El debate por el trono a «la mejor serie de la historia» tiene algunos contendientes constantes y entre ellos se encuentra Breaking Bad. La serie destacó por unos guiones soberbios que sorprendían sin perder la coherencias, actuaciones gigantescas que humanizaban hasta al más cuestionable de los villanos y personajes encantadores dentro de su crapulencia. La cúspide de esas características fue Saul Goodman.

El abogado, sinónimo de carisma, alcanzó tal popularidad que terminó protagonizando su propio spin-off, una práctica poco común en las series de tan alto prestigio. Y para sorpresa de muchos, «Better Call Saul» ya es considerada por muchos como un relato mejor estructurado que el de Walter White.

Vea también: Cuando te quieren estafar pero eres abogado

Pero… ¿qué podemos aprender del hombre alguna vez conocido como Jimmy McGill? Revisemos algunas de sus frases emblemáticas para encontrar algunas lecciones.

“Si estás lo suficientemente comprometido, cualquier mentira puede funcionar. Una vez le dije a una mujer que yo era Kevin Costner. Y se lo creyó porque yo también lo creí”

El abogado necesita abrazar su versión de la verdad y defenderla a toda costa. No basta memorizarla como un guion porque, como dirían los profesores de teatro, hay una gran diferencia entre actuar y ser. Y los que conocemos a Saul sabemos sobre su compromiso con las historias de sus defendidos y lo lejos que puede llegar por ellas.

“La perfección es el enemigo de lo adecuado”

Esta frase surge en un momento familiar de nuestro abogado favorito, así que sirve para definir la relación de Jimmy con su hermano, pero también tiene aplicaciones profesionales. La dañina obsesión por lo perfecto no escapa de lo jurídico y es responsable saber reconocer los límites de presión a los que podemos llegar. Y en especial, es importante saber reconocer cuándo estamos ante un buen trabajo que se sostiene más allá de nuestras ansias de más.

Lea también: 7 series de Netflix que debes ver si eres abogado o aspiras a serlo

“¿Me vas a decir que no tienes un plan para esta contingencia? La nave Enterprise tenía un botón de autodestrucción, por si acaso, es todo lo que digo”

Saul Goodman siempre tiene un plan B. Y cuando no lo tiene, aprovecha su velocidad mental para salir de los apuros necesarios. Y es que, cuando estás rodeado por los narcotraficante más peligrosos de Nuevo México y la posibilidad de que te secuestren en una camioneta en plena noche es latente, necesitas estar listo para todo. Y aunque tú no tengas que enfrentar al temible Gus Fring en tus diligencias, siempre debes imaginar todos los escenarios y ver formas de responder ante ellos.

«A veces tienes que decir algo en voz alta para oír lo loco que eso suena»

Hay frases y discursos que pueden sonar como un argumento convincente y arrollador en nuestra mente, pero que se derrumban cuando escapan del terreno de la imaginación. Lo que suena brillante como una voz en tu cabeza puede ser realmente una defensa mediocre cuando es expuesta frente al público, por lo que esta es una invitación a revisar tu contenido. Ya sea como lo dice Saul o consultándolo con terceros que puedan darte una opinión que obedezca a oídos ajenos.

Lea también: Siete películas imprescindibles para estudiantes de criminología

«Algunas personas son inmunes a los buenos consejos»

Sí… puedes tener una gran idea, pero no siempre van a escucharla. La gente inmune a los buenos consejos es recurrente en la fauna jurídica y ser abogado significa aprender a interactuar con ellos. ¿Es necesario comenzar una odisea para convencerlos? Va a depender del contexto y la cercanía que tengamos con este vacunado contra tu sabiduría, pero debes estar listo para enfrentar la terquedad.

Y si todo esto no basta, mejor llama a Saul.

Comentarios: