César Álvarez: lea la sentencia que lo condenó a 35 años de cárcel por caso Nolasco [Exp. 120-2014]

8872

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional dictó 35 años de prisión contra el exgobernador regional de Áncash, César Álvarez, por el caso Ezequiel Nolasco.

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional de la Corte Superior de Justicia de Lima determinó la responsabilidad de César Álvarez como autor de los delitos de homicidio calificado y asociación ilícita para delinquir. Además, fijó una reparación civil de 400 000 soles y la inhabilitación de 30 años para ejercer función pública.

De acuerdo con el Ministerio Público, César Álvarez encabezaba una organización criminal que planeó y ordenó la muerte de Nolasco Campos con la finalidad de ocultar asesinatos y delitos de corrupción referidos al manejo y direccionamiento de las obras públicas que ejecutaba el Gobierno Regional de Áncash entre 2009 y el 2014.

El exconsejero Nolasco Campos había denunciado que existía una mafia que saqueaba las arcas públicas y compraba fiscales. La banda criminal también usaba a policías como espías y a periodistas para difamar a sus opositores y ordenar la muerte de estos.


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA PENAL ESPECIALIZADA
PRIMERA SALA PENAL SUPERIOR NACIONAL TRANSITORIA ESPECIALIZADA EN CRIMEN ORGANIZADO
EXPEDIENTE 120-2014

CONSIDERANDO:

PRIMERO: IMPUTACIÓN FISCAL LLEVADA A JUICIO

Imputación fáctica
1 .1. En relación al delito de ASOCIACIÓN ILÍCITA PARA DELINQUIR: César Álvarez Aguilar, inicia su vida política en el año 1990, habiendo postulado y trabajado en diversos cargos políticos relacionados a la Región Áncash, es así que en el 2005 intenta por segunda vez obtener un escaño como congresista postulando al congreso por el partido político Frente
Independiente Moralizador, pero al no pasar la valla electoral no logra obtener un puesto, sin embargo a raíz de la campaña política su popularidad crece por lo que en conjunto con José Cochi Quezada forman el partido político «Movimiento Regional Independiente Cuenta Conmigo», teniendo como apoyo a Ezequiel Dionisia Nolasco Campos, persona vinculada al Sindicato Histórico de Trabajadores de Construcción Civil de Chimbote, logrando con ellos ganar las elecciones Regionales y Municipales del 2006 obteniendo su partido político un total de 13 escaños. Asimismo, ingresan a trabajar al Gobierno Regional diversos partidarios del Movimiento Político Cuenta Conmigo, como lo es Luis Humberto Arroyo Rojas a quien se le dio el cargo de Gerente de la Sub Región Pacífico, José Luis Carmen Ramos quien ingresa como asesor En octubre del 2007, se le asigna a José Cochi Quezada (también Consejero Regional) el cargo de Presidente de la Comisión de Fiscalización, el mismo que al asumir el cargo empieza a ver indicios de irregularidades en el tema de
las obras de construcción civil. Ezequiel Nolasco Campos, al observar ello, decide a apoyar a Cochi Quezada renunciando por ello al partido político Cuenta Conmigo, pasando en el
año 2008 a formar parte de la oposición de la gestión regional y denunciando ante diversos medios periodísticos el mal manejo y la corrupción que existía dentro del Gobierno Regional.

César Álvarez Aguilar al ver el poder obtenido y el gran negocio que se obtenía con las licitaciones de obras, a finales del 2009 se colude con Luis Humberto Arroyo Rojas a fin de continuar con dichas actividades delictivas. Asimismo, se alían a ellos los funcionarios públicos Hernán Abelardo Molino Trujillo, Jorge Luis Burgos Guanilo y José Luis Carmen Ramos a quienes se les designaron funciones como cobro de cupos en la región, buscar periodistas que desvirtúen la reputación de corrupción que mantenía el Gobierno regional, entre otros. Es en relación a este último punto, que la organización se contacta con los periodistas Juan Segundo Espinoza Linares, Nelson Cicerón Vázquez Baca y Rosa Alicia Olivares de la Cruz, quienes a diario en sus respectivos programas tanto a nivel televisivo como radial se dedicaban a hablar de las buenas gestiones realizadas por Cesar Álvarez como presidente Regional de Ancash, todo ello a cambio de dádivas económicas. Asimismo, a fin de ejercer el control de las obras en la región decide unir a su organización al nuevo Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil, Víctor Julio López Padilla, así como a sus segundos al mando Modesto Mondragón Becerra y Moisés Josué Pretell con quienes firma un convenio Luis Humberto Arroyo Rojas el 09 de enero del 201 o,· a fin de concederles un 303 de mano de obras de todas las obras realizadas por el Gobierno Regional de Ancash.

Ya cimentada su organización criminal, César Álvarez decide brindar protección a los miembros de la misma, siendo que, en el año 2010, se colude con diversos efectivos policiales- en actividad y en retiro- de dudosa procedencia como son Manuel Palacios Flores, Roberto Ysmodes Bustamante, Hugo Raúl Mayo Cortez, Ricardo Wilfredo Patiño Marmanillo, César Augusto Siguas, Willmer Ceferino Vargas Llumpor y Juan Lázaro Calderón Altamirano. Es así que en el mes de junio del 2010, a puertas de concluir su mandato, César Álvarez Aguilar decide pedir licencia a su cargo a fin de realizar proselitismo político y con ello lograr la reelección, nombrándose como Presidente de la Región Ancash a José Luis Sánchez Milla, quien asume el cargo el 07 de junio del 2010 sin embargo a pesar de ya haberse, designado a nuevo presidente, Cesar Álvarez continuaba tomando las decisiones dentro de la región, situación que enfadó en demasía a Sánchez Milla, quien ya tenía una serie de roces con César Álvarez por el poder que le daba a los Gerentes de diversas regiones, entre ellos Luis Arroyo Rojas, quienes en su mayoría no respetaban el cargo que ocupaba Sánchez Milla.

Es por ello que éste último una vez en el cargo una función fiscalizadora encontrando una serie de irregularidades relacionadas con las obras de construcción civil asi como fuertes indicios de la existencia de corrupción dentro del Gobierno Regional, por lo que decide hacer cambios de los gerentes de la región para comenzar a contratar gerentes de su entera confianza, formulando una agenda la cual daría inicio el 12 de julio del 201 O en la ciudad de Huaraz, donde se reuniría con Luis Humberto Arroyo Rojas (Gerente de la Sub Región Pacífico) a fin de hablar sobre el Proyecto Especial «Chinecas». De éste modo es que Sánchez Milla llega a constituir como un obstáculo para la organización criminal, debido a que no sólo quería destapar los malos manejos realizados por César Álvarez quien se encontraba en plena campaña política, sino que también amenazaba con despedir a su «cúpula de poder» asentada en el Gobierno Regional.

A ello se aúna la negativa de Sánchez Milla de firmar un importante paquete de obras ascendentes a ochocientos cuarenta millones de soles realizado en convenio con la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por la cual Cesar Álvarez recibiría de forma irregular e ilícita un «Diezmo. Es así que el 12 de julio
del 201 O, sin razón aparente, José Luis Sánchez Milla decide posponer un día más su reunión en Huaraz y dirigirse en compañía de: su hijastro Jhon Lora Bonifacio; su primo político Antonio Meza Paz, del Trabajador del Proyecto Especial Chinecas Víctor Cárdenas y el chofer Carlos Manuel Balvis López, en la ciudad de Trujillo, siendo que en dicha ciudad, el
citado Sánchez Milla es herido víctima de un impacto de bala insertada en la extremidad inferior derecha, que finalmente produjo su deceso. Al día siguiente de cometido este hecho criminal y a fin de enturbiar las investigaciones, César Álvarez decide enviar a la ciudad de Trujillo a los efectivos policiales Juan Calderón Altamirano y Hugo Mayo Cortez, los cuales tenían como objetivo dar la apariencia de que la muerte de Sánchez Milla, habría sido producto de un robo a mano armada (Cabe precisar que si bien, el Ministerio Público procesó a Miguel Oswaldo Ponce Jaramillo por el delito de robo agravado con subsecuente muerte en agravio de José Luis Sánchez Milla, hasta la fecha este caso se encuentra en reserva de juzgamiento). Asimismo, el mismo día de la muerte de Sánchez Milla por orden de César Álvarez Aguilar, Hernán Abelardo Molino Trujillo, junto a otros sujetos de identidad aún desconocida, irrumpieron en la oficina del difunto Presidente a fin de obtener el paquete de obras…. [Continua]

Descarga la sentencia completa en PDF aquí 

Comentarios: