Alumno ateo no puede negarse a llevar curso de contenido religioso en universidad católica

5822

El Juzgado Transitorio Constitucional de la provincia de Huamanga declaró infundada la demanda de amparo que el estudiante de derecho, Alfredo Fidel Mariño Alfaro, interpuso contra la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote.

Mariño Alfaro pretendía que se ordene a la institución demandada la exoneración de llevar el curso de Doctrina de la Iglesia (nivel I y II) por la afectación a su derecho constitucional de la libertad de conciencia y religiosa, así como su derecho a la objeción a la conciencia, dada su condición de ateo.


Fundamento destacado 6.7.- Por lo que, el recurrente, teniendo una diversidad de posibilidades de ingresar a una institución educativa superior de estudios, con plena autonomía de su voluntad, optó por matricularse en una universidad católica privada que tiene por visión ser una universidad católica, pese a tener la condición de ateo frente a la religión católica-cristiana; es decir, que él mismo se puso en una situación en la cual se vería inmerso en la impartición de temáticas con contenido religioso católico. Siendo ello así, pretender la exoneración de las asignaturas con contenido religioso (Doctrina de la Iglesia, Nivel I y II), resulta un ejercicio irregular de su derecho a la libertad religiosa, pues como ya vimos, el derecho a la libertad religiosa del demandante Alfredo Fidel Mariño Alfaro, se veía limitado (pues no es un derecho absoluto) en el sentido, que la entidad “Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote”, había establecido previamente mediante su conversión a una universidad Católica mediante el Decreto 042-2008/OBIS/CH, que el ámbito de su actuación estaba dirigido a la impartición y respeto por los principios y valores contenidos en la religión católica, y que si bien una persona no estuviese de acuerdo con tales preceptos, era libre de optar de una institución educativa superior acorde a sus ideales y creencias particulares, y que en ningún momento el actor estaba obligado a matricularse en dicha institución, al ser esta una entidad privada.


JUZGADO TRANSITORIO CONSTITUCIONAL DE AYACUCHO

EXPEDIENTE: 0076-2019-0-0501-JR-DC-01
MATERIA: ACCIÓN DE AMPARO
JUEZ: CARLOS MORALES HIDALGO
ESPECIALISTA: NAJARRO GALINDO DIANAA
DEMANDADO: UNIVERSIDAD CATÓLICA LOS ÁNGELES DE CHIMBOTE
DEMANDANTE: ALFREDO FIDEL MARIÑO ALFARO

S E N T E N C I A

Resolución Número 06.-

Ayacucho, uno de junio de dos mil veinte.

SE HACE CONSTAR:

Se emite la presente sentencia en la fecha por lo siguiente:

1.- El Magistrado que suscribe hizo uso de vacaciones durante el mes de febrero de 2020.
2.- El Juzgado de Vacaciones no ha dado el trámite oportuno a un considerable número de demandas ingresadas durante el mes de febrero, lo que ha obligado al suscrito Magistrado atender el trámite de las mismas según la fecha de ingreso y teniendo en cuenta la considerable carga procesal que soporta esta judicatura, por ser la única para tramitar acciones de garantía constitucional en la provincia de Huamanga.
3.- De la imposibilidad de atención del presente caso con anterioridad, en virtud a las disposiciones de urgencia dictadas por el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, con motivo del estado de emergencia dispuesto por el Poder Ejecutivo, desde el 15 de marzo de 2020, suspendiendo los plazos procesales.
4.- Que se procede a emitir pronunciamiento en la fecha, en atención a que se ha autorizado a los Jueces, el recojo de expedientes a efecto de realizar trabajo remoto respecto de carga pendiente de resolver, mediante Resolución Corrida N° 000031-2020-CE-PJ de fecha 12 de mayo de 2010. Por lo que se resuelve a través del trabajo remoto.
5.- Que da fe de la presente resolución, la Auxiliar Jurisdiccional que suscribe quien ha sido autorizado para tal efecto.

VISTOS: La demanda interpuesta por ALFREDO FIDEL MARIÑO ALFARO, contra
UNIVERSIDAD CATÓLICA LOS ÁNGELES DE CHIMBOTE, sobre Proceso Constitucional de
Amparo.

I. ANTECEDENTES:

1. PETITORIO

ALFREDO FIDEL MARIÑO ALFARO, pretende que en el Proceso Constitucional de Amparo instaurado, se ORDENE A LA ENTIDAD DEMANDADA LA EXENCIÓN DEL CURSO DE DOCTRINA DE LA IGLESIA, NIVEL I Y II, por la afectación al derecho constitucional de la Libertad de conciencia y religiosa así como su derecho a la objeción a la conciencia, en su condición de ateo.

2. FUNDAMENTOS DE HECHO DEL PETITORIO

2.1. Refiere que en su calidad de estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote; en la condición de Ateo (doctrina al cual señala no estar obligado a acreditar documentadamente por la misma naturaleza que tiene), el 10 de octubre de 2018 mediante carta notarial, solicitó al Rectorado de la Universidad en mención, se le exonere de llevar el curso de Doctrina de la Iglesia Nivel I y II.

2.2. Razón a ello, el 02 de noviembre de 2016, mediante Carta Nº 059-2018-SG-ULADECH- católica, la entidad demandada respondió declarando IMPROCEDENTE la solicitud, bajo los siguientes argumentos:

Nuestra Universidad tiene autonomía universitaria, el mismo que está amparado en el cuarto párrafo del artículo 18 de la Constitución Política del Perú, que les reconoce a las universidades públicas y privadas del país autonomía universitaria, la misma que ha sido desarrollada en el artículo 8 de la Ley Universitaria Nº 30220, y establecida en nuestro Estatuto Universitario Versión 15, esta autonomía reconoce cinco regímenes siendo estos: a) normativo, b) de gobierno, c) académico, d) administrativo y e) económico; para el caso que nos referimos exclusivamente al régimen normativo que señala “implica la potestad auto determinarnos para la creación de normas internas (estatuto y reglamentos) destinadas a regular institución universitaria” Es así que, en base a ello nuestra representada cuenta con un Estatuto, Reglamento y TUPA (…).

Asimismo, tal como lo señala el artículo 5 del reglamento estudiantil: “Así, la Uladech Católica se caracteriza por la opción con los jóvenes de las clases populares, con las comunidades académicas de una clara IDENTIDAD CATÓLICA, con el proyecto institucional orientado en su intencionalidad EDUCATIVO-PASTORAL”, el cual informamos tiene como antecedente en fecha 22 de noviembre de 2008, cuando la Universidad SE ERIGE COMO UNIVERSIDAD CATÓLICA EN LA CATEDRAL DE LA DIÓCESIS DE CHIMBOTE, esta categorización está RESPALDADA POR LA IGLESIA CATÓLICA y por el Obispo de la Diócesis Monseñor Ángel Francisco Simón Piorno, en su calidad de Gran Canciller y Presidente Honorario de esta Casa Superior de Estudios. Es a partir de este histórico suceso que la Uladech Católica CONTRIBUYE A LA MISIÓN EVANGELIZADORA DE LA IGLESIA, y se configura como un centro de formación humanística, orientado por los principios y valores de la Doctrina Social de la Iglesia, otorgando un servicio de calidad para el bien común, asimismo, garantiza el mejoramiento académico profesional a través de convenios internacionales y culturales con otras universidades.

2.3. Es así que, alude, frente al primer argumento planteado por la Universidad, mediante el cual refieren que al tener autonomía normativa, esta se encontraría con la facultad de establecer normas internas, para de alguna forma imponer presumiblemente DOGMAS Y PRECEPTOS RELIGIOSOS, evidenciándose un error de interpretación al artículo tomado, puesto que de la transcripción literal del referido párrafo del artículo 18, se tiene lo siguiente:

Artículo 18.

(…)
Cada universidad es autónoma en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo, y económico. Las universidades se rigen por sus propios estatutos EN EL MARCO DE LA CONSTITUCIÓN Y DE LAS LEYES.

2.4. En tal sentido señala, respecto a la autonomía alegada, que no es fundamento para no acceder a su petición de exoneración del curso Doctrina de Iglesia I y II, máxime si el artículo alegado fue interpretado de manera incompleta, advirtiéndose de esta manera que dicha decisión, el cual fue injustificada y arbitraria, viene afectado directamente su derecho a la libertad de conciencia y religión, un derecho reconocido constitucionalmente en el inciso 3 del artículo 2 de la Constitución Política del Perú, puesto que una Universidad por más autonomía normativa que resulte tener, este debe estar sujeto al marco Constitucional conforme lo prescribe el artículo 18 de nuestra Carta Magna.

2.5. De igual forma, alude que del segundo argumento sobre los preceptos religiosos en la que se funda su doctrina universitaria, que se basa en una EDUCACIÓN CATÓLICA CON INTENCIONES PASTORALES y CONTRIBUYEN A LA MISIÓN EVANGELIZADORA DE  LA IGLESIA, antagónicamente es insostenible a su posición como ateo, por lo que su pedido queda aun más fortalecida.

2.6. Ahora bien, a lo indicado por la Universidad que, “nuestra representada ya contaba con dicha denominación y categorización por cuanto ya estaba establecido en su normativa interna, que usted debió tener conocimiento desde el momento que decidió adquirir nuestro servicio educativo”, precisa que aun existiendo conocimiento o desconocimiento de lo establecido en su normativa interna, no le facultaba a negar su petición, puesto que se encuentro revestido por el derecho de conciencia y libertad religiosa, al cual, la referida Universidad no viene respetando.

2.7. En un tercer, cuarto y quinto considerando de la referida contestación notarial, la Universidad señalo lo siguiente:

Asimismo, le informamos que si bien el curso de Doctrina Social de la Iglesia se ha implementado dentro del Plan Curricular de la escuela profesional de Derecho, es por cuanto tal como lo señala el artículo 6 del Reglamento Académico. “El DEP evalúa anualmente el currículo de estudios para su actualización y mejora continua”. Es así que, en base a los fundamentos antes señalados, le informamos que si bien su persona
tiene la condición de Ateo y no Católico ello NO ES IMPEDIMENTO para que pueda llevar el curso de Doctrina Social de la Iglesia I y II, pues no existe impedimento ni exclusión de que cualquier estudiante sea católico, ateo o agnóstico o profese otra religión puede recibir este curso, pues como estudiante de Derecho PUEDE SU PERSONA CONOCER LA FE CRISTIANA y dar a conocer propio punto de vista como ateo, respecto y la estima mutua de los diferentes creyentes y no creyentes, valores que ampara y promueve la Constitución Política del Perú y la Ley Nº 29635 de Libertad Religiosa.

En base los fundamentos expuestos, su requerimiento de exención del curso de Doctrina de la Iglesia I y II, es IMPROCEDENTE, por lo que su persona como estudiante de nuestra casa de estudios debe llevar los cursos señalados en su Plan Curricular, esto es los cursos de Doctrina de la Iglesia I y II, POR CUANTO ELLO NO VULNERA SU CONDICIÓN DE ATEO NI VULNERA SU DERECHO COMO ESTUDIANTE.

CONTINÚA…

Para descargar en PDF clic aquí.

Comentarios: