¿Acusación directa puede suspender plazos de prescripción? [Casación 902-2019, La Libertad]

Jurisprudencia destacada por el abogado Frank Valle Odar.

1910

Sumilla. Acusación directa: efectos 1. El Código Penal establece que el transcurso de la prescripción puede suspenderse o interrumpirse —se siguieron, al respecto, desde el Código Penal anterior, los modelos suizo e italiano (este último, en especial, respecto a la suspensión)—.

2. La suspensión es un efecto jurídico —que se verifica en presencia de algunas causas impeditivas del procedimiento penal— por el cual el transcurso del término de la prescripción se detiene durante el tiempo necesario para remover el obstáculo, de tal modo que la porción de tiempo ya transcurrida no pierda validez y pueda sumarse al periodo de tiempo posterior, que transcurre dese el día de la cesación de la causa suspensiva.

3. Una causa impeditiva del procedimiento penal, de carácter general, que introduce un obstáculo al transcurso del término de la prescripción (es decir, un detenimiento a la continuación del plazo legal para perseguir el delito), además de las previstas en el artículo 84 del Código Penal (cuestión previa, cuestión prejudicial, antejuicio constitucional y desafuero —ya eliminada— ), es la incorporada expresamente por el artículo 339, numeral 1, del Código Procesal Penal: formalización de la investigación preparatoria.

4. Las causas de suspensión tienen que ser expresamente determinadas por la ley, y su consistencia jurídica la toman exclusivamente de la ley, no del principio contra non valetem agere non currit praescriptio: la prescripción no corre contra el que no puede obrar.

5. La acusación directa, como la acusación escrita y, antes, la disposición fiscal de formalización y continuación de la investigación preparatoria, es un acto de imputación fiscal, con el agregado de que es propiamente una acusación, aunque anticipada — introduce la pretensión penal y, como tal, delimita el factum o plantea la fundamentación fáctica y define la calificación jurídico penal respectiva—, y tiene como requisito material el estándar de sospecha suficiente, probabilidad más alta que la exigida para dictar la aludida disposición fiscal —residenciada en la sospecha reveladora—.

6. Es verdad que el Código Procesal Penal específicamente no mencionó que un efecto de la acusación directa sea la suspensión de la acción penal; sin embargo, es obvio que así corresponde encuadrarla, al igual que la incoación del proceso inmediato. Lo relevante es que se trata de un acto de imputación fiscal (todas ellas, por lo demás) y que precisamente por ello, en tanto en cuanto tiene un cierto nivel de concreción, genera automáticamente la suspensión de la prescripción de la acción penal.


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO DE CASACIÓN N.º 902-2019, LA LIBERTAD

Lima, once de junio de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de casación interpuesto por la fiscal de la Tercera Fiscalía Superior Penal contra la sentencia de vista de fecha diez de diciembre de dos mil dieciocho, que declaró fundada la prescripción extraordinaria de la acción pena sobreseyó la causa incoada contra Henry Sebastiani Paz Carpio como autor del delito de lesiones leves, en agravio de Carlos Eduardo Marquina Álvarez, y declaró sin objeto el pronunciamiento respecto a la impugnación de fondo presentada por dicho encausado contra la sentencia de primera instancia del veinticinco de mayo de dos mil diecisiete, que lo condenó como autor del delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de lesiones leves, en agravio de Carlos Eduardo Marquina Álvarez, y le impuso la pena de un año de privación de libertad suspendida en su ejecución por el mismo plazo y sesenta días multa; asimismo, fijó en S/ 3000 (tres mil soles) el monto que por concepto de reparación civil deberá pagar a favor del agraviado.

Fue ponente la señora jueza suprema CARBAJAL CHÁVEZ, con intervención del señor juez supremo SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS DE HECHO

§ I. Itinerario del proceso

Primero. Que, conforme al requerimiento de foja 20, se formuló acusación directa contra Henry Sebastiani Paz Carpio como autor directo del delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de lesiones leves, en agravio de Carlos Eduardo Marquina Álvarez. Según sus términos, el primero de febrero de dos mil quince, aproximadamente a las 5:30 horas, cuando el agraviado Carlos Eduardo Marquina Álvarez se encontraba en el interior del local Club Deportivo Alfonso Ugarte, ubicado en la avenida Larco sin número de la localidad de Chiclín, fue agredido físicamente por Henry Sebastiani Paz Carpio, conjuntamente con su primo Carlos Oswaldo Vallejos Carpio, con puñetes y patadas en diferentes partes del cuerpo (porque no aceptó tomar licor). En tal virtud, le ocasionó las lesiones que describe el certificado médico legal de fecha dos de febrero de dos mil quince, lo cual requirió cinco días de atención facultativa por veinticinco días de incapacidad médico legal.

Segundo. Que el Juzgado Penal Unipersonal Supraprovincial de Ascope de la Corte Superior de La Libertad, mediante la sentencia de fecha veinticinco de mayo de dos mil diecisiete, condenó a Henry Sebastiani Paz Carpio como autor del delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de lesiones leves, en agravio de Carlos Eduardo Marquina Álvarez, y le impuso la pena de un año de privación de libertad suspendida condicionalmente por un año y sesenta días multa —que, aplicado el veinticinco por ciento de su haber diario, asciende a la suma de S/ 435 (cuatrocientos treinta y cinco soles), los cuales deben ser pagados al décimo día de emitida la sentencia—; asimismo, fijó en S/ 3000 (tres mil soles) el monto de pago por concepto de reparación civil. Estimó lo siguiente:

2.1 Las lesiones leves que sufrió el agraviado son incuestionables. Es más, ello no ha sido objeto principal del debate contradictorio ni negado por el acusado, pues la hipótesis de la defensa no fue negar la existencia de las lesiones, sino básicamente refutar la participación del acusado en el evento, lo cual es sustancialmente distinto, es decir, la relación de causalidad entre la conducta del acusado y las lesiones sufridas por el agraviado. Sin embargo, por obligación constitucional, es necesario señalar que las lesiones sufridas se encuentran debidamente probadas con la declaración del propio agraviado, quien señaló en el plenario que fue lesionado por dos sujetos, entre ellos, el acusado, con patadas y puñetes en diversas partes del cuerpo. Esta versión se halla corroborada con el certificado médico legal, que concluyó que el agraviado sufrió lesiones traumáticas de origen contuso por mano ajena y requirió cinco días de atención facultativa y veinticinco días de incapacidad médico legal; medio de prueba que ha sido ratificado por el médico legista Jimmy Santos Cosme Vigo, quien señaló que para efectos de pronunciarse se le requirió un informe radiológico y se determinó que presentaba una lesión en los huesos nasales, encuentra fractura, una fisura en los huesos de la nariz, y que dichas lesiones eran de origen contuso en las zonas identificadas, por lo que concluyó que el agraviado presentó lesiones de origen traumático por mano ajena. Los referidos medios de prueba acreditan contundentemente, sin margen de dudas, que el agraviado ha sufrido lesiones leves.

2.2 De las versiones del acusado y del agraviado en sede plenarial no se advierte que ambos hayan tenido enemistad. Existe coherencia y solidez en el relato del agraviado.

Tercero. Que el encausado Henry Sebastiani Paz Carpio interpuso recurso de apelación mediante su escrito de foja 46, del veinticinco de mayo de dos mil diecisiete. Señaló que:

3.1 El iudex a quo fijó los hechos de forma errónea porque quien golpeó al agraviado fue Carlos Vallejos y no él, pues así lo habrían manifestado los testigos Diego Bonilla, Carlos Vallejos y Luis Solano. De otro lado, las lesiones sufridas por el agraviado han sido en la cara, según el certificado médico legal, y no en las piernas, los brazos y la espalda, como lo ha señalado el iudex a quo.

3.2 La reparación civil ya fue asumida por Carlos Oswaldo Vallejos Carpio a través de un acuerdo de principio de oportunidad celebrado con el agraviado, donde además asumió su responsabilidad penal.

3.3 La declaración del agraviado no cumple con los criterios de certeza del Acuerdo Plenario número 02-2005, porque Vallejos Carpio ya aceptó que fue él quien lo agredió. Hay contradicciones y falsedades en su relato.

3.4 En la audiencia de apelación, además de los argumentos esgrimidos, como segundo planteamiento solicitó la prescripción de la acción penal. Argumentó que la acusación directa se habría realizado el veinte de noviembre de dos mil quince y que la pena por el delito imputado es de dos años; por consiguiente, la acción penal habría prescrito.

Cuarto. Que la Tercera Sala Penal de Apelaciones de La Libertad emitió la sentencia de vista de foja 73, del diez de diciembre de dos mil dieciocho, que declaró fundada la prescripción extraordinaria de la acción penal y sobreseyó la causa incoada contra Henry Sebastiani Paz Carpio como autor del delito de lesiones leves, en agravio de Carlos Eduardo Marquina Álvarez. Estimó que:

4.1 En relación con la prescripción de la acción penal en la acusación directa, algunos operadores jurídicos consideran que la prescripción de la acción penal queda interrumpida acorde con lo dispuesto en el artículo 83 del Código Penal, pues toda actuación del Ministerio Público interrumpe la acción penal; y otros consideran que, ante el requerimiento de acusación directa, la prescripción de la acción penal queda suspendida en aplicación del artículo 339, numeral 1, del Código Procesal Penal, porque tanto la formalización de la investigación preparatoria como la acusación directa tienen la misma función de poner el hecho criminal en conocimiento del órgano jurisdiccional, y que por consiguiente sus efectos serían también para ambas, razón por la cual estiman que el requerimiento de acusación directa también suspende la prescripción de la acción penal.

4.2 La Corte Superior de Justicia de La Libertad ya superó estas dudas mediante el Acuerdo de Jueces Superiores número 7-2017-SPSCSJLL, del trece de octubre de dos mil diecisiete, celebrado entre los jueces superiores integrantes de las Salas Penales de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, que acordó que el requerimiento fiscal de acusación directa presentado al juez de la investigación preparatoria tiene el efecto jurídico de interrumpir —no suspender— la prescripción de la acción penal. Siendo así, ante el requerimiento de acusación directa, la prescripción de la acción penal queda interrumpida.

4.3 Al haberse declarado fundada la prescripción de la acción penal, carece de objeto pronunciarse por los demás argumentos de la impugnación.

Quinto. Que la fiscal de la Tercera Fiscalía Superior Penal de La Libertad interpuso recurso de casación excepcional por el escrito de foja 101. Requirió que la Sala Suprema desarrolle como doctrina jurisprudencial el siguiente tema:

5.1 Si existe suspensión del plazo de prescripción de la acción penal cuando se presenta una acusación directa en el proceso, como ya fue materia de pronunciamiento por esta Sala Suprema en la Sentencia Casatoria número 66-2018/Cusco.

5.2 Constan pronunciamientos contradictorios en la propia Corte Superior de Justicia de La Libertad e incluso en las Salas Superiores de dicho distrito judicial, ya que arribaron a un acuerdo en el que indicaron que la acusación directa no suspende el plazo de prescripción de la acción penal, sino que la interrumpe.

5.3 La Sala Superior, en la sentencia de vista, negó la posibilidad de equiparar los efectos de suspensión de la prescripción de la acción penal que tiene la disposición de formalización y continuación de la investigación preparatoria con la acusación directa y, por tal motivo, declaró prescrita la acción penal en el presente proceso.

Sexto. Que, por resolución de foja 113, del veintiséis de mayo de dos mil nueve, emitida por la Tercera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, se admitió el recurso de casación interpuesto por la representante del Ministerio Público.

§ II. Motivos de la concesión del recurso de casación

Séptimo. Que este Supremo Tribunal, por la ejecutoria de calificación del diecinueve de junio de dos mil veinte, declaró bien concedido el recurso de casación por la causal establecida en el inciso 3 del artículo 429 del Código Procesal Penal (infracción de precepto material). Precisó lo siguiente:

7.1 El tema propuesto por el representante del Ministerio Público contiene un interés casacional en relación con el efecto de la suspensión de la prescripción cuando media acusación directa, y debe dilucidarse a fin de prevenir sucesivos pronunciamientos contradictorios al respecto.

7.2 En tal sentido, concedió el recurso de casación al amparo de la causal prevista en el numeral 3 del artículo 429 del Código Procesal Penal, a fin de analizar si se aplicó indebidamente, se interpretó erróneamente o existió una falta de aplicación de la ley penal, esto es, de los artículos 83 y 84 del Código Penal, que regulan la interrupción y suspensión de la prescripción de la acción penal en concordancia con el numeral 1 del artículo 339 del Código Procesal Penal.

[Continúa…]

Descargue la jurisprudencia penal aquí 

Comentarios: