[VÍDEO] ¿Enrique Bunbury plagió 539 versos en estas canciones? Habla el escritor que exhibe los supuestos plagios

Mario Bennedetti, Frida Kahlo, Joaquín Sabina, entre otros, habrían sido plagiados por Enrique Bunbury, exvocalista de Héroes del Silencio. Lee aquí la nota completa:

788
Francisco Chuquicallata
Autor: Francisco Chuquicallata, periodista especialista en judiciales.

Un escritor español puso en jaque a Enrique Bunbury por 539 versos supuestamente plagiados en 37 canciones. El exvocalista de Héroes del Silencio habría plagiado a Mario Bennedetti, Frida Khalo, Joaquín Sabina, Fernando Sánchez Dragó y otros autores.

Hace tres meses, Fernando de Val publicó «El método Bunbury», un ensayo académico que analiza las canciones de Bunbury y cuestiona sin aspavientos su honestidad intelectual.

Esta investigación ha encendido un afiebrado debate alrededor de la mítica figura del rock universal, pues podría ser denunciado penalmente por el presunto delito de plagio. Es decir, un ensayo de 300 páginas podría llevarlo tras las rejas.

Aquí la entrevista al autor de ‘El método Bunbury’:

Lea también: ¿Cómo establecer responsabilidades del plagio cometido en trabajo grupal?

Según el autor de El método Bunbury, el cantante habría plagiado a Fernando Arrabal, Felipe Benítez Reyes, Mario Benedetti, Charles Bukowski, Fernando Sánchez Dragó, Blas de Otero, Michel Houellebecq, Gabriel Celaya, Nicanor Parra, Antonio Gamoneda y Haruki Murakami, el destacado escritor japones.

En diálogo con LP Pasión por el Derecho, Fernando del Val sostuvo que existen dos condenas por plagios en España, en ambas hubo menos versos cuestionados a diferencia de los hallados en el caso Bunbury. «Lo más prudente es que este callado», aseguró con firmeza del Val.

«Buena parte de las letras que Bunbury ha escrito se componen de fragmentos de escritores a los que no cita. En mi libro se demuestra que la práctica ha sido habitual en toda su carrera», sostuvo Fernando del Val al diario El País.

Los fragmentos localizados por el escritor revelarían la existencia de un deshonrroso método para plagiar versos, una mala práctica arraigada en la trayectoria del artista. Aquí algunos ejemplos:

La chispa adecuada

  • Fernando Arrabal, La bicicleta del condenado 

«Las palabras son como avispas y la calle como un cohete cuando te espero (…) Tengo un ataúd para tus besos y una corona para tu pelo (…) Eres el verano y mil tormentas y el león que sonríe en las ortigas»

  • Enrique Bunbury, La chispa adecuada

«Las palabras fueron avispas y las calles como dunas, cuando aún te espero llegar / En un ataúd guardo tu tacto y una corona con tu pelo / Eras verano y mil tormentas, yo el león que sonríe a las paredes»

Iberia sumergida

  • Mario Benedetti, La casa y el ladrillo y Geografías

«Hoy amanecí con los puños / cerrados; Nos formulan preguntas / que incluyen su semilla de respuesta”; Ahora que estoy insomne / (…) / quiero morir de siesta; Alimenta rumores clandestinos»

  • Enrique Bunbury, Iberia sumergida

«Amanecí con los puños bien / cerrados; Formulas preguntas con semilla / de respuesta; Ahora que padeces de insomnio / quisieras morir de siesta; (…) en sus rumores clandestinos»

Deseos de usar y tirar

  • Frida Kahlo, Cartas apasionadas

«Tus ojos espadas verdes dentro de mi carne (…) todo tú en el espacio lleno de sonidos en la sombra y en la luz»

  • Enrique Bunbury, Deseos de usar y tirar

«Tus ojos / espadas dentro de mi carne / me llenan de sonido / en la sombra y en la luz»

Lea también: [VÍDEO] ¿Qué fue del Pezweon? El pescadito «inmoral» de testículos rosados vs. Indecopi

El autor de El método Bunbury también dijo que el álbum musical Hellville de luxe contiene 157 versos ajenos en nueve canciones.

Otra de las revelaciones alude a la canción El hombre delgado que no flaqueará jamás, de acuerdo con el autor, esta pieza musical incluye versos del poeta Pedro Casariego Córdoba y de Joseba Sarrionandia.

Durante una entrevista a la prensa española, explicó que tardó 25 años en escribir El método Bunbury y obtener más de medio millar de referencias.

En ese sentido, aclaró que nunca tuvo la intención de perjudicar al cantante, sin embargo, es inevitable que sus revelaciones no afecten la imagen del músico.

El silencio de Bunbury

Mientras algunos colegas del músico lo defienden sin aspavientos y alegan que se trata de una práctica habitual entre los compositores, otros prefieren lincharlo virtualmente.

Por su parte, Enrique Bunbury mantiene silencio ante las acusaciones. De hecho, su representante fue quien salió a declarar ante la prensa y criticó a los medios de comunicación por difundir la información.

Fiel a su estilo, Fernando del Val indicó que no podría tratarse de una práctica habitual, pues existen 539 versos en 37 canciones. También explicó que habitualmente los artistas consignan en sus discos a los autores de los que adoptan las ideas.

«Si tú utilizas cuatro versos brillantes de un poeta y no dices de quién es, el oyente, automáticamente, te los está adjudicando. Por tanto, le estás engañando», aseguró con firmeza. Durante una entrevista ofrecida al portal EstiloDF cuestionó el argumento que ensayan los militantes de Bunbury:

«Los creadores no copian, no se fusilan la obra de otros. Está al alcance de cualquier comprobar que otros artistas como Robe Iniesta, Joaquín Sabina o Los Enemigos, consignan los autores de los que toman en el libreto de sus discos, es la práxis habitual», concluyó.

Lea también: El delito de plagio, por Eduardo Oré Sosa

No es plagio, es homenaje

En 2008, Enrique Bunbury también fue cuestionado por haber tomado prestado frases del poeta vasco Joseba Sarrionandia. Ante el escándalo, Bunbury negó las acusaciones en diálogo con El Periódico de Aragón.

En su respuesta sostuvo que los escritores suelen ‘recoger’ frases de los poetas y comparó su técnica con la empleada por Bob Dylan, reconocido músico estadounidense.

«No es ni plagio ni nada. Es lo que hacemos los escritores en todos los ámbitos: recoger frases de la calle, de los periódicos, de los bares y, por supuesto, de los poetas. La acusación es una chorrada. Y si no que le pregunten a Dylan. ¡No me jodas! Que no sean superficiales. En la misma canción hay una frase que está sacada de un titular de la sección de Economía de un periódico, y nadie se ha dado cuenta», aseguró aquel entonces.

Comentarios: