Diez canciones cuyo contenido jurídico quizá desconocías

1860

Muchas veces escuchamos canciones y nos perdemos en la melodía sin percatarnos en la letra. Y muchas de esas composiciones ocultan historias que pueden ser entendidas desde la perspectiva del derecho.

Por eso, en LP Pasión por el derecho hemos elaborado una lista con diez canciones cuyo contenido jurídico quizá desconocías. Desde clásicos como Michael Jackson hasta nuevas propuestas como Foster the people o Rosalía han dedicado canciones a hechos jurídicos.

1. Michael Jackson – Billie Jean

Era indispensable incluir esta canción.

En 1982, Michael Jackson sorprendía al mundo entero con una canción con todos los elementos que caracterizaban al Rey del Pop. Pero la historia de este track era particular.

Billie Jean es una mujer que le exige al cantante reconocer la paternidad de su hijo. Todo llega a un proceso judicial en el que, según Jackson, «por cuarenta días o cuarenta noches la ley estuvo de su lado».

La historia no está basada en una persona en especifico. Sin embargo, la estrella reconoce que muchas mujeres se han hecho pasar como amantes suyas que esperaban a su primogénito. A pesar de eso, hay teorías de que Randy Taraborrelli, una mujer que escribió una biografía no autorizada del artista, es la verdadera Billie Jean.

2. Shakira – Se quiere, se mata

Antes del Waka Waka, Shakira contaba historias más complejas en sus canciones. En el caso de Se quiere, se mata se mete de lleno en los abortos clandestinos que han matado a miles de mujeres en Colombia y la región.

La mirada de la cantante sobre el tema se puede considerar bastante conservadora. Y lo podemos suponer desde que vemos la letra, en que enfatiza la responsabilidad de la mujer en el  «Y tu dos metros bajo tierra viendo crecer gusanos» o en el aspecto terrorífico que le da el videoclip a las clínicas abortivas.

3. The Killers – Jenny was a friend of mine

Hot Fuss fue el álbum que lanzó al estrellato a The Killers y la primera canción de este proyecto cuenta la historia de un asesinato irresuelto.

Desde la perspectiva del asesino que, al ser interrogado, niega que haya matado a la víctima en medio de un «crimen pasional». Su defensa es que «ella era solo su amiga», a pesar de que sabe detalles muy específicos sobre esta muerte.

4. R.E.M. – Shiny Happy People

La banda detesta esta canción por lo poco que respeta el estilo que los posicionó, pero R.E.M. no puede hacerla desaparecer de las radios del recuerdo.

En la superficie, Shiny Happy People es un himno a la alegría bastante pop dentro de sus arreglos rockeros. Lo que casi todos ignoran es que las intenciones de Michael Stipes y compañía eran hacer una burla irónica a esa sensación de felicidad impostada. Y, a la vez, criticar un hecho histórico que sucedió en China.

En la Plaza Tiananmen, estudiantes opositores al régimen comunista fueron masacrados por los militares que apoyaban al gobierno. Se estima que más de 2000 jóvenes murieron y los hechos quisieron ocultarse con una campaña de comunicación que llevaba como slogan el nombre de la canción. La estética del videoclip es, en todo sentido, una sátira a esa imagen propuesta en la propaganda china.

5. Tam Tam Go! – Manuel Raquel

Tam Tam Go! conversaba sobre la transfobia desde hace 30 años, antes de que el tema fuera una debate cotidiano en las redes sociales.

La historia de Manuel, que en realidad se identificaba como Raquel, es triste. Perseguida y humillada desde joven por su orientación sexual, decide suicidarse para huir de la persecución y las redadas.

Sin dar detalles específicos de su muerte, suponemos que se lanzó desde una altura considerable. Y, con una romantización del suicidio que sería muy cuestionada en estos días, Nacho Campillo nos detalla que ella se fue contenta. Sin gritos ni lamentos.

6. La ley – El duelo 

El nombre de la banda ya los hace merecer un post en esta página, pero aquí La Ley se ganó su posición haciendo muchos méritos.

El Duelo comienza como un alegoría a una relación sadomasoquista, a una relación intensa en la que el dolor es fundamental. Una balada lenta y desgarradora, en la que Beto Cuevas se luce sin mucha dificultad.

Los problemas comienzan cuando el intérprete revela que «esa forma de mirada que hay en ti me obligó a matarte lentamente». El ritmo de la canción cambia y la perspectiva del relato que tenemos nosotros también se ve afectada.

7. Blondie – One way or another

Es una de las canciones más bailadas en la historia del rock, pero su historia detrás resultará familiar para muchas lectoras.

Debbie Harry, vocalista de Blondie, detalla que letra de la canción está basada en las frases con las que un acosador la atormentaba cuando su carrera despegaba.

El stalker la seguía a bares y tocadas diciéndole «De alguna forma u otra, voy a encontrarte, voy a tenerte». Sin contexto y con la desenfrenada compañía musical del grupo, todo suena dentro de lo cotidiano. Pero al saber la historia es imposible no notar la intensidad del discurso.

8. Foster The People – Pumped up Kicks

Foster The People no es la primera banda que se inspira en el atentado de Columbine para una canción. Pero sin duda es la que mejor ha camuflado el tema en un himno de fiesta y relajo.

Inspirada en los diarios que escribieron los autores de la masacre, Pumped up kicks es un viaje psicológico en la mente de un school shooter antes y durante un tiroteo.

Y no hay tanta sutileza en un coro en el que se canta, sobre un silbido pegajoso, que «Será mejor que corras, será mejor que corras, más rápido que mi bala».

9. Celia Cruz – Te busco

Cuando se escucha esta canción de Celia Cruz por primera vez, se entiende que la búsqueda del amor es un asunto importante. Pero es difícil entender la magnitud de ese rastreo.

Víctor Víctor, el famoso compositor cubano, la escribió luego de que un amigo suyo perdiera a su esposa en un secuestro en La India. Desde ese día, el conocido dedicó años de su vida para encontrarla en un país ajeno al suyo, sin ningún éxito.

El autor la convirtió en una fantasía que trascendió gracias a la voz de Celia. El resto es historia.

10. Rosalía – Pienso en tu mirá

El mal querer, primer álbum de Rosalía, está inspirado en una novela anónima del siglo XIII titulada Flamenca. Si bien toda la propuesta gira alrededor de una relación tóxica, es el tercer track el que resume mejor la idea de un amor opresor con resultados fatales.

No es gratuita la metáfora que pone «la mirá» de alguien a la altura de una bala en el pecho. Aunque la problemática del control es explicita en la letras como:

Cuando sales por la puerta
Pienso que no vuelves nunca
Y si no te agarro fuerte
Siento que será mi culpa

El videoclip complementa una idea evidente con una simbología sobre la violencia y la muerte. Aunque, respetando lo dicho al comienzo, recomendamos el disco completo para entender la experiencia.

Comentarios: