¿Cómo hacer un currículum de abogado sin experiencia?

23136

La experiencia es sin duda uno de los apartados que mayor peso tiene en el CV. Sirve para conocer qué sabes hacer, qué has hecho anteriormente, y es un buen indicador de si serás capaz o no de desempeñar el trabajo que solicitas.

Pero, ¿qué pasa cuando no tienes experiencia?, ¿cómo hacer un CV para conseguir trabajo de abogado sin experiencia?

Hoy repasamos todos los pasos a seguir para elaborar tu primer currículum como abogado. Aprende a lucirte como un candidato atractivo sin necesidad de tener experiencia en el sector.

Consejos para tu CV de abogado sin experiencia

Empezamos por los pilares fundamentales de todo currículum:

1. Piensa en tu objetivo: ¿estás escribiendo a un pequeño despacho de abogados o a una startup?

No es lo mismo escribir un CV dirigido a una ONG, una pyme, una startup, o una multinacional.

Según el tipo de empresa al que te dirijas, deberás destacar unos aspectos u otros de tu perfil, haciendo coincidir tus puntos fuertes con las expectativas del puesto.

Te explicamos cómo. Antes de empezar a escribir, investiga a fondo la oferta de empleo y la empresa, y después enfoca todo tu CV hacia tu objetivo: el diseño, el resumen profesional, haz coincidir los requisitos de la vacante con tus habilidades, formación, etc

Tampoco estaría de más que elabores una carta de presentación específica para tu empresa objetivo, ampliando la información de tu CV y explicando tus motivaciones, logros o para dar más detalles de tu personalidad.

2. Céntrate en tus habilidades

Los tiempos han cambiado y ahora mismo no basta con un buen expediente académico. A los nuevos abogados se les piden también otras competencias como el dominio de las nuevas tecnologías, habilidades sociales, comerciales, capacidad de adaptación, compromiso, etc.

Ahora que ya lo sabes, estudia tus fortalezas y ¡marca la diferencia!

La idea es detectar las competencias que has desarrollado durante la carrera o en tus pasantías, e incorporar las que encajen con la posición.

Cuida la estética

El diseño de tu CV dice mucho de ti.

Por lo tanto, no te conformes con tener un currículum del montón, igual a los cientos de CV grises que reciben los reclutadores cada día.

Tienes que crear un CV con personalidad, más atractivo y actual, y que transmita profesionalidad y claridad.

Aquí te dejamos algunos ejemplos de plantillas de CV de abogado por si te sirven de ayuda:

3. No olvides lo básico

    • Añade fechas de todos tus estudios y experiencias. Y siempre en orden cronológico de reciente a antiguo.
    • Cuida la redacción y la ortografía. Revisa siempre tu CV antes de enviarlo para asegurarte de que todo está correcto.
    • Usa como máximo una hoja. Si no tienes experiencia, no tiene sentido escribir más.
    • Recuerda poner la información más relevante en la parte superior de tu CV.

Secciones para un CV de abogado sin experiencia

Presta atención, porque ahora entramos en detalles. Aquí veremos qué debes incluir en tu CV por secciones.

Datos personales

Esto son tu nombre y tus apellidos completos, el email y el teléfono.

La dirección no es algo excesivamente relevante pero siempre puedes poner la ciudad y/o la provincia.

Por otro lado, si eres activo en redes sociales como LinkedIn, Facebook, o Instagram, y las tienes al día y orientadas al mundo laboral, sería interesante que las pusieras.

Título

Justo debajo de tu nombre y apellido puedes incluir un título que te identifique y te distinga.

No tengas miedo de ponerlo en grande, se trata de que se vea. En tu caso, como eres un profesional nuevo en el sector de la abogacía, puedes poner algo como “Graduado en derecho. Máster en Derecho Internacional de Negocios” o “Graduado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid”.

Pero también dependerá de la especialización a la que te quieras dedicar, recuerda enfocar tu perfil en todo momento a tu objetivo.

Perfil profesional o resumen

El resumen profesional es un apartado opcional pero muy útil. Así que si realmente quieres conseguir ese trabajo, deberías plantearte incluirlo.

Se trata de escribir una breve descripción de cómo te defines como profesional. Puedes incluir aspectos como habilidades específicas, idiomas, especialización dentro de tu área, experiencias, o motivaciones. En definitiva, cualquier cosa que quieras resaltar y que pueda aportar al puesto y a la empresa.

Formación Académica

Este debería ser uno de tus fuertes.

Destaca tu especialidad académica y todos los estudios como masters, cursos, webinars, seminarios, etc. que estén relacionados con la vacante. También puedes resaltar trabajos de campo que hayas hecho como investigaciones o trabajos de fin de grado.

Experiencia

¡Dale valor a todo lo que has hecho!

Aunque no tengas experiencia previa como abogado, cualquier tipo de experiencia es valiosa.

Piensa que aunque no sea exactamente el mismo sector, puedes haber desarrollado habilidades como disciplina, capacidad comunicativa, flexibilidad o trabajo en equipo, muy valiosas para tu próximo trabajo de abogado. 

Por ejemplo: si has trabajado en el negocio familiar, o de profesor particular para tus vecinos, si has hecho voluntariado en el extranjero.

Este tipo de experiencias no solo te pueden dar referencias, sino que demuestran que eres una persona comprometida y proactiva, algo que valorarán mucho los reclutadores.

Idiomas

Los idiomas suman siempre, sobre todo para un abogado.

Pero si vas a poner un idioma, asegúrate de que por lo menos tienes un nivel intermedio tanto escrito como hablado. Decir dos palabras en otro idioma no aporta nada, y a las empresas tampoco les suele valer el entiendo y leo bien pero no sé hablarlo o cosas similares.

Mejor no poner nada, a tratar de aparentar, y que luego en la entrevista te pregunten por ello.

Habilidades

Las habilidades son junto con tus estudios, el apartado clave para hacer atractivo tu perfil.

Tienes que hacer un poco de introspección para identificar cuáles son tus puntos fuertes o competencias, y luego elegir las que se adecuen mejor a las que solicitan en la vacante.

Por ejemplo: proactividad, compromiso, atención al detalle, etc.

Conclusión

Tener poca experiencia puede convertirse en una ventaja si sabes cómo aprovecharlo.

Piensa que muchas empresas buscan jóvenes profesionales sin experiencia a los que formar e inculcar los valores de su empresa.

Así que, ahora que ya sabes cómo hacer un buen currículum de abogado sin experiencia, céntrate en preparar un buen plan de búsqueda de empleo, sé activo en las redes sociales y portales específicos, y seguro que consigues tu meta profesional.

Comentarios: