¿Qué es el coworking?

1831

El coworking es una modalidad de contratar temporalmente espacios para trabajar que involucra una serie de características adicionales: lockers y mobiliario, conectividad, impresiones, recepción de llamadas y correspondencia, workshop, salas de reuniones, zonas comunes, seguridad, entre otros servicios y ventajas.

Además, permite alternar con otros coworkers y construir una red de contactos entre emprendedores y empresas de todo tipo.

El coworking o cotrabajo se refiere al espacio físico de trabajo compartido, donde varias empresas pequeñas, startups, autónomos o profesionales independientes pueden llevar a cabo su actividad en un mismo lugar.

1. ¿Contrato de coworking?

Esta nueva figura contractual se originó en los Estados Unidos. Sin embargo en nuestro país no tienen una regulación especial de modo que los propietarios organizan el negocio a través de contratos innominados y locación de servicios integrados o complementarios.

Para Martin Mejorada, especialista en derecho civil, estamos ante “arrendamientos”, aunque los operadores se resistan a utilizar esta denominación.

Los actos jurídicos que dan lugar al coworking se apartan en varios aspectos de las consideraciones que inspiran la regulación del “contrato de arrendamiento” (artículo 1666 del Código Civil).

El especialista señala que la complejidad radica en que los arrendatarios no necesariamente gozan de la misma calidad posesoria.

Los ocupantes son poseedores exclusivos, inmediatos y legítimos de las secciones que hayan adquirido en esa condición (artículo 896 del Código civil), pero son coposeedores de los bienes compartidos que hayan decidido tomar (artículo 899 del Código Civil).

Aquí se confirma una excepción al artículo 887 del Código Civil, impuesta por la realidad. Según esta norma los “bienes integrantes” no pueden ser objeto de derechos singulares porque el Código entiende que estamos ante “un solo bien”, cuyos componentes no pueden ser explotados separadamente. Esto implicaría que una oficina cerrada o un cubículo dentro de un espacio mayor no podrían ser materia de un derecho de uso exclusivo.

El autor explica que el contrato es en el fondo una suerte de reglamento interno de un mini condominio, donde los titulares de secciones separadas no son propietarios, pero sí “usuarios”, y donde los bienes y servicios comunes son fundamentales.

Aquí no aplica el régimen de propiedad exclusiva y propiedad común, pero el contrato es capaz de generar el estatuto jurídico para que esto funcione.

No se no debe confundir con el contrato de alquiler de oficina, para el cual es necesario utilizar un contrato de arrendamiento de negocio, con el contrato de coworking.

La diferencia principal entre ambos es que con el primero se alquila la totalidad de una oficina, para uso privado del arrendatario, mientras que con el contrato de coworking se alquila un espacio compartido con otros profesionales dentro de una oficina.

2. ¿Quiénes intervienen en el contrato de coworking?

El contrato de coworking es un contrato o acuerdo entre las partes signatarias mediante el cual, una de las partes intervinientes denominada parte arrendadora/coworking, que es propietaria de la oficina, se obliga a poner a disposición de la otra parte arrendataria/coworker el uso y disfrute de uno o varios puestos de trabajo y/o despachos cerrados en dicha oficina.

3. ¿Qué caracteriza al coworking?

Se trata de un espacio de comunicación y compañerismo.  Para los expertos en esta nueva modalidad, quienes están bajo esta modalidad obtienen de sus compañeros alguna ayuda, idea o duda para por ejemplo un proyecto.

Ayuda a concentrase en el trabajo. Por lo que aumenta la productividad.

Separa tu vida profesional de la personal. Tener como dirección empresarial el domicilio particular no aporta profesionalidad.

  • Crea imagen de marca. Reúnete con tus clientes en un espacio más profesional.
  • Figura del gestor de espacio. Persona que trabaja a tiempo completo para general clima de comunicación.
  • Zonas comunes para las comunicaciones entre trabajadores.

4. Ventajas del coworking

a. Flexibilidad. Los nuevos modelos de espacios de trabajo permiten que la empresa se transforme a su ritmo y que adopte modelos innovadores que se ajusten a sus necesidades, como el de una oficina central con pequeñas oficinas satélite en otros coworkings o la reserva de puestos de trabajo en coworking mediante una app.

Los nuevos modelos también facilitan que los trabajadores tengan más libertad para trabajar desde donde desean, según sus necesidades personales o las de la empresa.

b. Rapidez. En un coworking está todo preparado para empezar a trabajar en cualquier momento. Se evita la ralentización que supondría buscar una oficina para alquilar, localizar proveedores de servicios (internet, restauración, etc.), adquirir muebles, contratar al personal de seguridad, limpieza, recepción.

c. Coste. No se requiere de inversiones iniciales y se paga solo por aquello que se necesita, permitiendo reducir los costes fijos.

d. Ambiente. Los trabajadores de las multinacionales más punteras buscan un ambiente que les aporte valor añadido, con la posibilidad de relacionarse con otros profesionales, de dentro y fuera de la empresa.

5. Tipos de oficina coworking 

Dentro de un coworking existen distintas modalidades de espacios que varían según las necesidades de sus miembros:

a. Hot Desk | Escritorio móvil

Son la opción más económica para trabajar en un coworking. Un escritorio móvil es un  espacio justo para trabajar con un portátil.

No pueden reservarse, por lo que el coworker ocupa el escritorio que se encuentre disponible.

Es ideal para aquellas personas que:

    • Solo necesitan el espacio por unas horas a la semana.
    • Viajan constantemente y buscan un espacio de calidad para trabajar en cada ciudad que visitan.
    • Valoran la coexistencia con otros profesionales, ya que tendrá coworkers a ambos lados y al frente.

b. Dedicated Desk | Escritorio fijo

Los escritorios fijos sí pueden ser reservados por los profesionales, esto significa que solo él podrá utilizar el escritorio que le ha sido asignado.

Aun cuando siguen estando en un espacio compartido, proporcionan al coworker la ventaja de establecerse, personalizar el espacio de trabajo a sus necesidades y guardar sus cosas, dado que, normalmente, suelen tener cajones, taquillas o armarios con lockers que permiten asegurar todo aquello que se considere privado o valioso.

c. Oficina abierta

Las oficinas abiertas son secciones reservadas dentro del edificio dirigidas a emprendedores con equipos y empresas.

Una oficina abierta suele consistir en un grupo o varios grupos de escritorios reservados para el uso exclusivo del equipo o la empresa que la contrate. Sin embargo, comparten un espacio diáfano con el resto de compañeros del coworking.

Aunque no existe una delimitación física con el resto de oficinas abiertas (paredes o similar), se presupone que esa zona está reservada y una persona que no pertenezca al equipo no podrá ocupar uno de esos lugares.

Las oficinas abiertas poseen menos privacidad y están más conectadas que las privadas al ambiente del coworking. Por esta razón, para efectuar reuniones de equipo deben reservar salas y así no molestar al resto de compañeros del coworking.

d. Oficina privada

Son secciones reservadas dentro del edificio. Ofrecen mayor formalidad y privacidad, pero sin perder la esencia del mundo colaborativo.

Estas oficinas están restringidas al resto de los miembros del coworking y solo puede accederse a ellas mediante llave o identificación.

Al ser oficinas privadas, en muchas ocasiones las empresas o equipos pueden adaptar la disposición de las mesas y los equipamientos a sus necesidades.

Se pueden realizar las reuniones de equipo sin necesidad de reservar salas ya que, al estar separadas por paredes, se evita molestar a otros compañeros de coworking.

Las oficinas privadas comparten zonas comunes y equipamiento con el resto del coworking, en la mayoría de ocasiones, baño, cocina, comedor, impresoras, internet.

6. Coworking y corpworking

El uso del coworking es tal que algunas multinacionales también intentan replicar el espíritu del coworking en sus propias oficinas.

Esto ha provocado que se empiece a hablar del corpworking, que consiste en crear un espacio dentro de la oficina corporativa que está pensado para la interacción más libre de los empleados e incluso para recibir y trabajar codo con codo con visitantes externos.

Así, se garantiza la privacidad en una zona, pero a la vez se consigue mantener el espíritu del coworking que ayuda a crear sinergias y redes de colaboración.

7. Conclusiones

a. El coworking es una nueva forma de trabajo, en donde los trabajadores, especialmente, los locadores, remotos y freelancers pueden realizar su rutina en un espacio compartido.

b. En nuestro país aun no existe una regulación sobre esta figura, sin embargo se puede utilizar contratos atípicos para acceder a esta figura.

c. El corpworking es una nueva tendencia que intenta replicar al coworking, creando un espacio en la misma oficina corporativa que está pensado para la interacción más libre de los empleados.

Comentarios: