Campo Algodonero: La sentencia de la Corte IDH que marcó un antes y un después en la lucha contra la violencia de género [Gonzáles y otras («Campo Algodonero») vs. México]

481

Uno de los casos más emblemáticos resueltos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) es el caso González y otras vs. México, conocido también como «Campo Algodonero», cuya sentencia fue emitida el 16 de noviembre de 2009.

Como se sabe, esta sentencia, además de representar un antes y un después para el Estado mexicano, es el giro más importante del sistema interamericano en el problema de la violencia de género.

La Corte IDH condenó al Estado mexicano como responsable en la desaparición y muerte de las jóvenes Claudia Ivette González, Esmeralda Herrera Monreal y Laura Berenice Ramos Monárrez, cuyos cuerpos fueron hallados en un campo algodonero de Ciudad Juárez el 6 de noviembre de 2001.

Los cuerpos de las muchachas fueron objeto de un particular ensañamiento por parte de los perpetradores de los homicidios: las tres víctimas fueron violadas y abusadas con extrema crueldad.

Así pues, la Corte IDH estableció en su fallo los parámetros o directrices para determinar cuándo estamos frente a un caso de violencia de género y, por supuesto, para prevenir, investigar, procesar y castigar hechos que tengan ese móvil.

Hechos narrados por la Corte IDH

– Los hechos del presente caso sucedieron en ciudad Juárez, lugar donde se desarrollan diversas formas de delincuencia organizada. Asimismo, desde 1993 existe un aumento de homicidios de mujeres influenciado por una cultura de discriminación contra la mujer.

Laura Berenice Ramos, estudiante de 17 años de edad, desapareció el 22 de septiembre de 2001. Claudia Ivette Gonzáles, trabajadora en una empresa maquilladora de 20 años de edad, desapareció el 10 de octubre de 2001. Esmeralda Herrera Monreal, empleada doméstica de 15 años de edad desapareció el lunes 29 de octubre de 2001. Sus familiares aparecieron las denuncias de desaparición. No obstante, no se iniciaron mayores investigaciones. Las autoridades se limitaron a elaborar los registros de desaparición, los carteles de búsqueda, la toma de declaraciones y el envío del oficio a la Policía Judicial.

– El 6 de noviembre de 2001 se encontraron los cuerpos de Claudia Ivette Gonzáles, Esmeralda Herrera Monreal y Laura Berenice Ramos Monárrez, quienes presentaron signos de violencia sexual. Se concluyó que las tres mujeres fueron privadas de su libertad antes de su muerte. A pesar de los recursos interpuestos por sus familiares, no se investigó ni se sancionó a los responsables.

Para descargar en PDF clic aquí.

Comentarios: