¿Cómo formular una correcta imputación objetiva en casos complejos?, por Enrique Gimbernat

2357

En una conferencia magistral, el jurista Enrique Gimbernat Ordeig explicó cómo formular una imputación objetiva cuando el comportamiento alternativo conforme a derecho también causa el resultado, al igual que el riesgo prohibido.

Lea también: Imputación objetiva, autoría y participación, por José Antonio Caro John (discípulo directo de Jakobs)

Durante más de 30 minutos, el experto en derecho penal desarrolla cuatro casos que evidencian el tratamiento de los magistrados al motivar la imputación objetiva. El profesor Gimbernat también explica, con mucha solvencia, cómo las teorías pueden conducir a decisiones completamente diferentes.

Lea también: [VÍDEO] ¿Cómo cuestionar una pericia de accidente de tránsito? Giammpol Taboada en diplomado de LP

Dos casos explicados

Un camionero adelanta a un ciclista y no guarda la distancia debida de un metro y medio. Lo adelanta con una distancia de 0.75 centímetros. El conductor de la bicicleta cae bajo las ruedas del remolque, es aplastado y muere. Sin embargo, el ciclista estaba ebrio. El dictamen pericial no puede excluir que aunque se hubiese mantenido la distancia de un metro y medio no se habría producido el giro del ciclista borracho cayendo debajo de las ruedas del camión y falleciendo.

Otro caso analizado fue el de una menor de edad que sufre una bronquitis asmática que le provoca un malestar importante, por lo que deben vacunarla. Se establecen protocolos y comienza con una dosis de 0.05 centímetros cúbicos que aumenta de manera progresiva. Se establece que si se interrumpe la administración de estas dosis se tendría que empezar nuevamente con la dosis inicial.

En este caso, la administración de las dosis se interrumpe. Sin embargo, al retomar las vacunas, dos meses después, no se aplica la dosis inicial. La enfermera no le aplica la dosis inicial (0.05 centímetros cúbicos), sino, le aplica 0.04 centímetros cúbicos y la menor muere de un shock anafiláctico. No obstante, lo que dijo el informe pericial es que aunque se hubiese aplicado la dosis correcta igual se pudiese haber producido el shock anafiláctico.

En ambos casos, el comportamiento correcto habría generado el mismo resultado. La pregunta que rigor: ¿cómo debería actuar el derecho penal frente a estas situaciones?

A continuación el vídeo completo.

Comentarios: