Argentina legaliza el aborto hasta la semana 14 de gestación. ¿Qué opinas?

1144

Latinoamérica despierta con una noticia histórica desde Argentina. Durante la madrugada del miércoles y luego de una serie de debates que mantenían la atención del mundo entero, el Senado de ese país votó a favor de legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación.

Eran las 4 de la madrugada cuando la interrupción voluntaria del embarazo se volvió ley con el apoyo de 38 votos, 29 en contra y solamente una abstención. Una cifra igual de ajustada a la recibida el 11 de diciembre en la Cámara de Diputados, donde se logró 131 votos a favor y 117 en contra.

Imagen
Resultados de la votación (Captura)

La previa

Antes de la votación, la preocupación de las activistas de pañuelo verde era tangible porque en el 2018 el Senado ya había rechazado el proyecto de legalización del aborto, aunque en esta oportunidad habían diferencias importantes en ambos contextos.

Hace dos años, el expresidente Mauricio Macri se mostraba distante al debate, sin querer tomar una postura clara a favor o en contra. Atemorizado, tal vez, por las reacciones del lado más conservador de su país y de la región.

En el 2020, el propio mandatario Alberto Fernández fue el impulsor de esta iniciativa, rigiéndose bajo la premisa de que “debe legislar para todos los argentinos”. Siendo él un ferviente católico, le otorga un peso mayor a esa frase.

Imagen
Diferentes generaciones se suman a la lucha (El Clarín)

Pero no solo había preocupación a los alrededores del congreso argentino. Las calles ubicadas al norte estaban ocupadas por las feministas que exigían la ley entre cánticos y abrazos. Desde familias unidas por un reclamo que consideran ajeno a una sola generación y mujeres mayores que vienen luchando por esta causa desde hace décadas.

Y obviamente, había oportunidad para los emprendimientos. La comida, la cerveza y la venta de pañuelos verdes «a dos por cien pesos» complementaba la expectativa que finalmente se volvió celebración.

Al sur de la Plaza del Congreso, primaban las oraciones y la protesta. Los grupos católicos se reúnen a rezar abrazando ecografías, muñecas teñidas de sangre y tomando el color celeste como antítesis al verde del extremo contrario.

No es una sorpresa esta respuesta de la Iglesia y sus integrantes. La Conferencia Episcopal ya había requerido la celebración de misas “en favor de la vida por nacer” a lo largo de todo la nación argentina, mientras que el Monseñor Óscar Ojea pronosticaba «una oscuridad» que se asomaba sobre Argentina.

Ambos grupos recibieron la noticia final como una bomba. El llanto de alegría por un lado, las lágrimas de indignación por el otro. Pero solamente el norte bailaba reemplazando el slogan de «Será Ley» por «#EsLey«.

Imagen
Proyecciones en medio de la celebración (Twitter)

Sobre la ley

La nueva ley establece que el aborto es legal hasta la semana 14. Después de ese plazo se permite en casos de violación o de riesgo de vida o de la salud de las mujeres y «personas gestantes, término que abarca a hombres trans y personas de género no binario.

Se establece también que el sistema de salud público deberá garantizar la práctica del aborto y asegurarse que el personal ponga por encima la ley antes que las posturas individuales sobre el tema.

Esta ley cambia de forma trascendental la legislación que rige en las tierras gauchas desde 1921, cuando se determinó su vigente Código Penal y por el que solo se puede acceder al aborto si corre peligro la vida de la madre o si el embarazo fue por una violación.

Imagen
Luego de aprobada la ley, comenzaron las celebraciones alrededor del congreso argentino (Twitter)

Durante el madrugador debate, se defendió la propuesta señalando algunos datos importantes. Uno de ellos es que el gobierno argentino calcula que ocurren entre 370,000 y 520,000 abortos clandestinos anuales, en un país de 45 millones de habitantes.

Junto a la ley, se aprobó el Plan de los Mil Días, iniciativa que busca bajar la mortalidad, la malnutrición y desnutrición de las personas gestantes y de sus hijos hasta los 3 años.

Este plan, presentado también por el presidente Fernández, agrega medidas que incluyen respaldo económico a través de una nueva asignación, la promoción de talleres y capacitaciones en cuidado, la provisión gratuita de insumos fundamentales para el embarazo y la crianza durante los primeros años y hasta la creación de líneas gratuitas de atención en todas las provincias.

De ese modo, Argentina se suma a Uruguay, Cuba y Guyana, los únicos tres países de América Latina donde el aborto es legal. En México, por otro lado, solo es legal en la capital. Y eso nos lleva a una pregunta importante:

¿El Perú está lejos de la realidad argentina en este tema?

Comentarios: