Disimilitud en la primera inscripción de dominio: ¿inmatriculación o matriculación?

178

Sumario: 1. Introducción, 2. Sobre su procedencia, 3. ¿Cómo se introdujo el uso de este término en el Perú?, 4. Código Civil, 5. En el sistema argentino, 6. Conclusiones.


1. Introducción

A propósito del reciente precedente de observancia obligatoria emitido por el Tribunal Registral sobre la inmatriculación (primera inscripción de dominio), donde se dispone los nuevos requisitos para que un predio sin inscripción de dominio pueda acceder al registro, obviando algunos requisitos que evitan la burocracia[1]; pese a lo importante que es el precedente, considero que la máxima instancia registral no ha realizado una distinción correcta sobre el término adecuado para referirse a la primera inscripción de dominio: ¿inmatriculación o «matriculación»?

Recordemos que el lenguaje jurídico es el conjunto de términos y expresiones que denotan principios, preceptos y reglas a que están sometidas las relaciones humanas en toda la sociedad civilizada[2]. La función de este lenguaje es sintetizar los conceptos básicos en los que se sustentan la experiencia y el saber metódico acerca del derecho[3]. Su finalidad es la univocidad semántica, la economía léxica y la precisión conceptual o claridad entre los preceptos[4]. Por otra parte, dentro del complejo abanico de lenguajes técnicos existentes, el lenguaje jurídico presenta características especiales que lo diferencian de los otros lenguajes[5].

En función a la interrogante planteada, nuestro sistema registral usa el término «inmatriculación» para hacer referencia a la primera inscripción de dominio de un bien. Sobre este punto en particular quiero centrarme en esta opinión.

2. Sobre su procedencia

Para tener claro la diferencia entre los dos términos es necesario recurrir a la fuente o fuentes donde es empleado su gramática y su significado en el lenguaje jurídico y su significado como tal. Por ello, el profesor Gonzales Barrón da un alcance sobre el génesis de este término: «El citado vocablo se origina en la lengua alemana (immatrikulatio), y posteriormente ha pasado a la española (inmatriculación), pero con el significado castellano de «matricular»[6]. Al llegar este término a España, los legisladores españoles lo incluyeron en su legislación, no obstante, no realizaron las indagaciones correctas sobre el uso de la gramática alemana y que es distinta en la adecuación del término alemán en la legislación española.

Considero acertado lo dicho por el profesor Gonzales Barrón, y también indica que: «Se trata de una construcción gramática errada, no solo porque en la lengua de recepción existe una palabra que significa lo mismo que en la lengua de exportación (verbo matricular y su forma de sustantivo matriculación), sino porque el nuevo vocablo «inmatricular» desafía las reglas de la lengua castellana, pues, en esta, el prefijo «in» niega al sustantivo o verbo al que se adiciona «in-habil» , «in-capaz», «in-tocable», etc.)»[7].

2.1. Sobre su significado inverso «in-matricular»

Véase desde una perspectiva estricta y rigurosa tenemos esta explicación, «in-matricular» tendría un significado contrario al que se pretende lograr, esto es, se entenderá como «des-inscribir» cuando en realidad busca dar la idea de «inscribir», y ¿a qué se debe ello? Lo que pasa es que en la lengua alemana es frecuente el uso continuo de consonantes repetidas como la «mm», «ss», etc.[8], lo que no ocurre en el castellano, por tanto, la traducción debió ser con el término «matricular», además de semejante.

3. ¿Cómo se introdujo el uso de este término en el Perú?

Ocurre que cuando la legislación española adoptó este término, lo hizo sin adecuar de forma correcta y yendo en contra de las reglas de la lengua castellana. En efecto, la Ley Hipotecaria Española de 1944 le da carta de ciudadanía a este término y su doctrina también lo usa en forma reiterada[9]. Con esta inadecuación, nuestro sistema registral, en el afán de copiar de todo lo que provenga del sistema registral español, sin una distinción y sin una correcta adecuación de su gramática adoptó este término (en el reglamento de inscripción de predios, vehículos y demás.) como «inmatriculación» en lugar de «matriculación», que es el término correcto. Desde este punto es donde proviene el error.

La legislación peruana utilizaba preferentemente el término primera inscripción de dominio[10]; sin embargo, recientes disposiciones empiezan a utilizar la palabra inmatriculación, como es el caso del primer reglamento de Inscripciones del Registro de la Propiedad Vehicular[11] (y sus sustituciones[12]) y la Directiva para «inmatricular» vehículos reconstruidos. El actual reglamento de Inscripción del Registro de Predios, (art. 16) impone decididamente el uso del vocablo «inmatriculación», en relación a ello, el art. 16 define la inmatriculación, cuyo texto es el siguiente:

Articulo. 16.- Definición: La inmatriculación es el acto por el cual se incorpora un predio al Registro. Se realiza con la primera inscripción de dominio, salvo disposición distinta.

4. Código Civil

A diferencia de los reglamentos[13] que adoptan este término, nuestro Código Civil[14] para referirse a la primera inscripción (mueble e inmueble) no emplea el término inmatriculación, sino el de «primera inscripción de dominio». Con relación en ello, en el Código Civil, en el art. 2018 respecto a la primera inscripción de dominio, no indica a mayores rasgos sobre el concepto de este. El contenido de este texto normativo es el siguiente:

Articulo 2018.- Primera inscripción de dominio: Para la primera inscripción de dominio, se debe exhibir títulos por un periodo ininterrumpido de cinco años, o en su defecto, títulos supletorios.

Por tanto, la palabra «inmatriculación» es de reciente data en el ordenamiento peruano (ello con relación al primer reglamento de inscripción vehicular y el reglamento de inscripción de predios del 2008), y ello se origina por el afán de copiar de todo lo que provenga de la doctrina española[15].

5. En el sistema argentino

Si hay una legislación que respeta la naturaleza de la terminología y lenguaje jurídico es la legislación argentina, que en este punto son más puristas en el uso de lenguaje y se niegan a adoptar la pésima traducción de los doctrinarios españoles. Lo mencionado podemos encontrarlo en la Ley 17.801 sobre el Registro de la Propiedad Inmueble de Argentina[16], específicamente en el art. 10, el texto es el siguiente:

Matriculación. Procedimientos

Artículo 10.- Los inmuebles respecto de los cuales deban inscribirse o anotarse los documentos a que se refiere el art. 2º, serán previamente matriculados en el Registro correspondiente a su ubicación. Exceptúense los inmuebles del dominio público.

De igual manera, también ello se ve plasmado en el registro de la propiedad (Argentina), ello en su reglamento referido al procedimiento de inscripción registral, este es el Decreto 466/99 [17] – Reglamento de la Ley del Registro de la Propiedad Inmueble para la Capital Federal, y en este también se emplea un correcto uso en la precisión conceptual de este término.

6. Conclusiones

Como vimos, se entiende la procedencia del término de inmatriculación desde la legislación alemana y consecuentemente adoptada por la ley hipotecaria española hasta llegar a nuestro sistema registral. En este orden de ideas, in-matricular tendría un significado inverso al que se pretende lograr, esto es, se entenderá como «des-inscribir» cuando en realidad busca dar la idea de «inscribir».

Sobre su uso en nuestro país, la legislación peruana utilizaba preferentemente el término primera inscripción de dominio; sin embargo, las recientes disposiciones especiales empezaron a utilizar la palabra inmatriculación, excepto en el Código Civil que aún la emplea para referirse como primera inscripción de dominio lo cual es correcto y no incurre en equivocaciones.

Por último, con el uso del término inmatriculación se estaría desvirtuando el correcto significado de matriculación, hecho que no ocurre en la legislación registral argentina en donde ellos sí respetan y hacen un correcto uso del empleo de este término.

En mi opinión, el Tribunal Registral debería referirse respecto al tema y disponer si se debe optar por referirse a la «primera inscripción de dominio» como inmatriculación o matriculación, o en su defecto el uso de ambos términos para referirse a la primera inscripción de dominio. Ahora, para usted, ¿cuál es su opinión respecto a la diferencia entre estos dos términos? ¿Cree usted que se debe optar por el correcto termino o mantener el actual?


[1] RN 1019-2021-SUNARP-Tribunal Registral.

[2] Instituto de Investigaciones Jurídicas (UNAM). «II El Lenguaje Jurídico». En IIJ México: UNAM, 2010, P. 01. Disponible en: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2926/5.pdf  [consultado el 13 de octubre del 2021

[3] Idem.

[4] Idem.

[5] Idem.

[6] Gonzales Barrón, Gunther. La Usucapión: fundamentos de la prescripción adquisitiva de dominio. Cuarta edición. Lima: Gaceta Jurídica, 2017, p. 403.

[7] Ibid., p. 404.

[8] Ídem.

[9] Gonzales Barrón, Gunther. Óp. Cit., p. 403.

[10] Puede verse en el Código Civil art. 18, así mismo el DL 667 sobre Ley de creación del registro de Predios Rurales y también el DS 001-90-VC sobre Reglamento de inscripciones del registro predial urbano.

[11] Sustituido por el Reglamento de 2004 y el de 2013.

[12] Alaya Rodríguez, Teodocia. «Inscripción referidas a la descripción del predio». En Huerta Ayala, Oscar (coord.). Comentarios al reglamento de inscripción del registro de predios. Primera edición, Lima: Grijley, 2017, p. 265.

[13] Ídem.

[14] Código Civil, art. 2018, DL 295-1984

[15] Gonzales Barrón, Gunther. Óp. cit., p. 403.

[16] Poder Ejecutivo Nacional (PEN). «Registro de la propiedad inmueble». En Infoleg [En línea]: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/verNorma.do?id=53050 [consultado el 13 de octubre del 2021].

[17] Ministerio de Justicia y derechos Humanos (MJDH). «Reglamento de la ley del registro de la propiedad inmueble para la capital federal – Argentina». En MJDH [En línea]: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/55000-59999/57481/texact.htm [consultado el 13 de octubre del 2021].

Comentarios: